Expresar lo que realmente piensas sobre un tema o situación, ofrece grandes beneficios para tu autoestima y relaciones personales. ¡Conócelos!


  A la hora de decir lo que piensas debes tener en cuenta que tu libertad acaba donde empieza la del prójimo, y que no hace falta herir para expresar nuestra opinión
 Ahora bien, algo que nunca debemos perder de vista en nuestras brújulas emocionales es que decir siempre la verdad sobre nuestros pensamientos, juicios y opiniones tiene un límite: el del respeto personal, la consideración y la empatía.

  Decir la verdad a veces puede traer sufrimiento, lo sabemos, pero si ese dolor momentáneo ayuda a que la persona que tenemos en frente crezca y asuma una perspectiva con la cual madurar y mejorar la convivencia, habremos hecho algo positivo.

Si dices lo que piensas duermes mejor por la noche

 Pocas cosas pueden ser tan beneficiosas, relajantes y saludables como irnos a la cama con una conciencia tranquila.
  Las personas que dicen lo que piensan, con respeto y asertividad, tienen una mejor salud emocional y combaten mucho mejor el estrés.

  Este arte, el de ser sinceros y hablar sin miedo, con el corazón en la mano, requiere de tiempo y práctica, pero te aseguramos que puede ser el mejor remedio para ese insomnio ocasionado por las presiones del día.

Mejora tu autoestima

  Cuando te sientes libre de expresar tus ideas, te sientes libre de hacer lo que quieras en la mayoría de los aspectos de tu vida y, tu autoestima se eleva al máximo, ya que para decir lo que piensas necesitas una gran dosis de seguridad y confianza en ti misma.
 

Fomentas en el respeto

  Tienes muy claro que quizá alguno de tus comentarios no será bien recibido por los demás y que las personas tienen opiniones diferentes a las tuyas y ¡lo respetas! 
 
  Además, siempre buscas tener una opinión adicional a la tuya para enriquecer tus conocimientos y mejorar tus decisiones.

Eres una persona empática

  Es importante escuchar antes de hablar, ser comprensivos y entender más allá de las razones que expone el otro, lo que hace que tome cierta posición y actúe o piense de tal o cual manera.

  Las personas que saben decir lo que piensan son empáticas a la hora de entablar una buena comunicación con otras personas en el momento de una diferencia o de querer dar su opinión sobre algo.
  La manera como lo digamos y poder ponernos en “los zapatos del otro” nos permite comprender la situación de la contraparte y buscar salidas más eficaces a los conflictos.

Ves los conflictos como oportunidades

  A diferencia de otras personas, quienes saben decir lo que piensan, la mayoría de las veces buscan soluciones y oportunidades a los grandes conflictos.

  Su seguridad las hace llevar por buen camino cualquier problema que se les presente, salir fortalecidas y aprender de lo ocurrido.

Ir a la fuente

Deja un comentario