4 Afirmaciones diarias que toda mujer joven fuerte necesita recordarse

1. Eres lo suficientemente buena

Las damas de hoy se comparan constantemente, se cambian forzosamente y se consideran menos como individuos, mientras que simultáneamente se les presiona para que todas sean iguales. Las inyecciones de labios, tener un trasero grande, pechos grandes y caras perfectamente contorneadas, no sólo se han convertido en los estándares que las mujeres siguen hoy en día, sino que también han influido en la forma en que las especies masculinas ven a las mujeres.

IMAGEN: THE EARTH CHILD

Sé lo difícil que es desplazarse a través de Instagram constantemente viendo a esas chicas con sus selfies perfectos.


Pero tienes que recordar: Fuiste hecha para resaltar, no para encajar. Exudas una belleza que ningún otro ser en esta Tierra puede poseer. Tu postura, tus puntos de vista sobre la vida, tu individualidad no puede ni debe compararse con la de los demás.


Tu belleza irradia a través de tus palabras y tus pensamientos más profundos, no a través de filtros elegidos y fotos tomadas en ángulos extraños.


Date cuenta de que tienes mucho que ofrecer a este mundo y mucho de ti para compartir. Deja que tu belleza interior y tu intelecto desafiante tomen la iniciativa. Tarde o temprano te darás cuenta de que eres más que suficiente como eres.


2. No puedes controlarlo todo, así que deja de intentarlo

Tienes que aceptar que no puedes controlarlo todo. No puedes controlar los sentimientos del chico que te gusta, ni los pensamientos de las personas que hacen que tu misión sea despedazarte, ni siquiera el retraso del autobús con el que llegarías a tu cita de las 12 pm. Todo sobre lo que tienes el control es sobre ti.


Tus acciones, tus reacciones, la manera en que prestas atención a ciertas ideas.



3. Hazte dueño de tus errores, te pertenecen

Ya has oído esto muchas veces: nadie es perfecto. Y también lo has ignorado. No importa lo que puedas considerar un error en tu vida, tan duro e irrazonable esto puede sonar; te pertenece.


Hazte dueño de tus errores. Sé dueño de cómo te sentías cuando pensabas en ellos, cómo te sentías antes de que fueran incluso categorizados como errores. Cómo te sentiste después de que te diste cuenta de las consecuencias que vendrían con ellos. Ahora aprende de ellos.


4. Vive más. ¡Existe menos!

Eres joven. Nunca serás tan joven como eres en este mismo momento. Eres hermosa, eres valiente, llena de vida. Tienes tantas ideas y contribuciones para hacer, y tantos recuerdos para crear. Pero para hacerlo, tienes que prometerme esto. Deja de existir. Pasando por los movimientos de despertar, siguiendo una rutina paso a paso día tras día.


Haz algunos cambios.


Pequeñas cosas como tres azúcares en tu café en lugar de sólo dos. O incluso cosas más grandes como un viaje por carretera rodeado de amor y buenas vibras. Asegúrate de vivir cada día con la intención de que sea el mejor día de tu vida.



Escrito por Kevin Guanilo de Hoy Aprendí.

Deja un comentario