20 Síntomas del bullying en el trabajo, también conocido como mobbing


  • 1


    0

  • 2
  • 0
  • 365

Cuando reflexionamos sobre el tiempo que pasamos en la oficina, nos damos cuenta de que es más del que estamos en nuestra propia casa. Esta es razón suficiente para desear que el ambiente laboral sea siempre el mejor, ayudándonos a crecer profesionalmente y a sentirnos bien cumpliendo con nuestras tareas. Sin embargo, en algunas ocasiones, se generan relaciones conflictivas con los superiores que pueden derivar en mobbing, o acoso laboral. Esta desagradable situación puede quitarnos las ganas de asistir al trabajo y, en casos extremos, causar daños psicológicos.

El equipo de Genial.guru te cuenta cuáles son las señales que te pueden indicar que estás siendo víctima de mobbing para que puedas pedir ayuda a tiempo.

1. Te han dado falsas esperanzas de crecimiento

Crecer profesionalmente y enfrentarse a nuevos retos es importante en un trabajo, por eso, cuando a alguien le prometen un aumento de sueldo o un cambio de puesto y jamás se lo cumplen sin dar mayor explicación puede llegar a ser desgastante. Según los expertos, estas falsas esperanzas son una de las formas más sutiles en las que se presenta el acoso. Pero deben ser tomadas en cuenta, pues pueden llegar a generar ansiedad y sensación de que no se está haciendo algo bien.

2. Te han intimidado o amenazado

Cualquier tipo de lenguaje con el que un superior haga sentir al empleado que puede perder su trabajo si no se resigna a hacer todo lo que se le pide (aun cuando es imposible o no está dentro de sus tareas) es considerado acoso laboral. Cuando esto pasa, la presión puede generar una gran carga de estrés, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda buscar ayuda con algún otro superior y recopilar evidencias de lo que está sucediendo para no cargar con ese peso en solitario.

3. Tu jefe ha “olvidado” invitarte a una junta


20 Síntomas del bullying en el trabajo, también conocido como mobbing

Dentro del mobbing es común que los jefes comiencen a excluir de reuniones y decisiones importantes al subordinado fingiendo que olvidaron invitarlo o simplemente no dando explicaciones. Esto también puede ocurrir cuando se organizan convivencias fuera de la oficina y la víctima no recibe invitación, pues poco a poco va quedando fuera del círculo social, sintiéndose aislado.

4. Te han puesto en una oficina lejana

El espacio de trabajo debe integrar a todos sus miembros, creando un buen ambiente. En caso del acoso laboral, el empleado suele ser enviado a una oficina lejos de todos o se le quita el lugar asignado para ponerlo en otro en el que no puede desempeñar sus labores de forma adecuada. La sensación de aislamiento, según los psicólogos, puede generar inseguridad y un estado depresivo, lo que a la larga comenzará a afectar a nivel personal.

5. Minimizan tus opiniones o sentimientos

Otro síntoma de mobbing es cuando el jefe, o incluso algunos compañeros, minimizan ideas del empleado o se burlan de alguna queja que haya hecho sobre el trato que se le da en la oficina. Esto puede convertirse en enojo por parte de la víctima, un sentimiento que lo puede llevar a tomar decisiones equivocadas, como defenderse agrediendo al mismo nivel o hasta comenzando a desquitarse con otros.

“En términos del entorno psicosocial del trabajador, este lleva directamente a la salud mental que se promueve o no en el espacio de trabajo. También afecta la habilidad que siente el trabajador para desempeñar su trabajo. Esto se relaciona con el concepto de autoeficacia, no solo en términos de cuidar su propia salud, sino de que utilice el trabajo como parte de su bienestar mental”, asegura la OMS al respecto.

6. Te hacen sentir culpable por los errores del equipo

Al tratarse justamente de un trabajo en conjunto, todos son responsables de los logros y de los fracasos, pero en un ambiente tóxico, el jefe buscará a quién culpar en caso de que esto no resulte. Así, el empleado siente que fueron sus decisiones las que arruinaron el proyecto. El sentimiento de culpa puede causar desánimo y hasta un burnout, o el fenómeno del empleado quemado, llevándolo a perder todas las ganas de contribuir de nuevo.

7. Cancelan proyectos tuyos sin darte justificación

Otra forma de hacer menos al empleado es quitarle o cancelar sus proyectos sin razón y sin avisar. Con esto, el acosador genera la sensación de que el empleado es inútil para el puesto en el que se desempeña y que muy pronto podría perder el trabajo. Ante circunstancias como esta, médicos han detectado síntomas físicos, como dolor de cabeza constante, palpitaciones cardíacas, dolor estomacal e incluso úlceras.

8. Bloquean tu trabajo o lo retrasan sin razón aparente

En este caso, el empleador simplemente ha dejado de hacer caso a los proyectos de su subordinado, aun cuando estos son buenos o importantes. Esta señal está relacionada con el aislamiento físico, pues genera que el empleado tenga la sensación de que no es valorado y no pertenece a la empresa realmente y, en consecuencia, no quiera seguir proponiendo nuevas ideas y se sienta mal consigo mismo.

9. Tu jefe te ha puesto en contra de alguno de tus compañeros

En un buen ambiente de trabajo, el jefe busca que todos sus empleados trabajen en equipo y se relacionen de manera profesional. Esto no ocurre cuando hay un ambiente de acoso pues, muchas veces, el líder de la oficina buscará confrontar a sus empleados, ya sea con rumores, comentarios ofensivos y hasta dando a entender que uno es mejor que el otro en sus labores.

10. Metas imposibles de alcanzar

Por supuesto, en todos los trabajos hay metas, pero en el momento en el que parecen imposibles o simplemente cambian de forma recurrente, sin sentido y de manera que el empleado no pueda alcanzarlas, se considera mobbing. La falta de claridad en los objetivos puede crear confusión, y el no alcanzarlos aumentará el estrés y la presión por no quedar desempleado.

11. Tu jefe te trata de forma emocional (depende de su humor)

No hay nada más desconcertante para la víctima del acoso laboral que el que su jefe lo trate bien o mal dependiendo de su humor. De acuerdo con los expertos, esto da la sensación de que se puede negociar con el superior y llegar a un acuerdo de paz, volviendo todavía más vulnerable al acosado, quien en realidad necesita buscar ayuda de alguien de Recursos Humanos o de un rango superior a su jefe.

12. Critica tu trabajo sin fundamentos

Una cosa es realizar cambios justificados en un proyecto y otra es hacerlo simplemente porque “no le gustó” o “no le pareció”. El acto para “rebajar” al empleado puede generar que este deje de creer en sus capacidades y se genere una cadena de errores pues, al final, solo piensa en complacer a su jefe, aunque nunca lo logre.

13. Se guarda información útil para tu trabajo para él mismo

La obligación de un superior es dar a su subordinado toda la información posible para desarrollar su trabajo de forma eficiente, de lo contrario, las cosas no saldrán como se tienen planeadas. Aunque puede ser parte de un descuido por parte del superior, también puede estar haciéndolo de forma intencional para entorpecer el trabajo de su empleado.

14. No acepta responsabilidad por sus errores

Todo el mundo se puede equivocar, pero lo malo está en no aceptar nuestros errores y, peor, en dejarlos en las manos de otra persona. En este caso, los jefes que acosan a sus empleados suelen culparlos frente a otros superiores por algo que era su responsabilidad.

15. Por el contrario, se queda con el crédito de tus logros

De igual forma que el jefe culpó a su empleado por una falla, buscará quedarse con todos los triunfos de su equipo, específicamente de aquel empleado o empleados a los que acosa. A la larga, esto deteriora el desempeño del equipo pues, como aseguran los psicólogos, recibir gratificación en el trabajo es importante para una persona y su desempeño, el cual se verá disminuido si esto nunca ocurre.

16. El acoso sexual también es síntoma de mobbing

Un tema muy delicado y en el que los expertos siempre recomiendan que intervenga la ley pues, dependiendo de cada nación, hay formas de frenarlo y evitar que el empleado se sienta incómodo durante sus horas de trabajo. Hay que recordar que el acoso sexual puede ocurrir tanto a mujeres como a hombres y que lo mejor es acudir a Recursos Humanos para informar de los hechos.

17. Te genera la sensación de que no sirves para nada

Cuando el mobbing ya es insoportable para el empleado, se han presentado varias o todas las señales anteriores e, incluso, tiene algunos de los síntomas descritos, el siguiente paso es que el jefe diga frases como “no sirves para este trabajo” o “no sé qué haces aquí”, disminuyendo todavía más la autoestima del afectado.

18. Genera rumores sobre ti

Esto es más común de lo que podría parecer, y muchos jefes o superiores que practican el mobbing suelen meterse con la vida personal de sus empleados, contando cosas falsas sobre ellos al resto de sus compañeros o inventando cosas para que todos hablen o tengan una mala imagen de él.

19. Te vigila en exceso

En este punto, el jefe presiona al empleado visitándolo constantemente en su oficina, preguntando a cada momento qué está haciendo y dejándole claro que tiene que saber cada uno de sus movimientos, lo que suma presión al trabajo del día a día, además de no darle libertad creativa o de espacio al trabajador.

20. Justifica su comportamiento

Por último, si te suena conocida la frase “sigues aquí por mí” o “agradece que todavía tienes trabajo”, quiere decir que el nivel de mobbing en tu oficina ya es alarmante y que es momento de que tomes cartas en el asunto. No solo debes informar a alguien superior al jefe acosador, sino también buscar ayuda psicológica, pues podría ayudar a evitar el estrés y la depresión que esta circunstancia podría estar causando.

¿Has sido víctima de mobbing o conoces algún caso? Compártelo con nosotros.

Ilustradora Natalia Tylosova para Genial.guru

Ir a la fuente

Deja un comentario