20+ Platillos sanos para el día a día que te ayudan a perder peso

Para perder peso no es necesario masticar perejil y apio durante todo el día, negándote a disfrutar de maravillosas delicias. Una dieta saludable puede y debe ser sabrosa. ¿Sabías que existe una gran cantidad de platillos que se pueden comer casi sin restricciones? ¿Quién hubiera pensado que la carne oscura de pollo e incluso las papas ayudan a perder peso? Lo importante es saber cocinarlas correctamente.

Entre la enorme cantidad de información es fácil perderse, por lo que Genial.guru ha preparado para ti una lista de platillos sencillos y saludables para el día a día y está dispuesto a compartir contigo sus conocimientos de inmediato. Guarda este artículo y consúltalo cada vez que piensas en qué podrías comer para adelgazar.

Desayunos

Un desayuno adecuado acelera el metabolismo y contribuye a perder peso. Los productos seleccionados correctamente no solo aportan energía para todo el día, también promueven la quema de grasa sin hacer ejercicios. Hemos recopilado las opciones más sencillas de desayunos que pueden prepararse en solo un par de minutos:

  • Copos de avena con leche de soja o descremada, por Jamie Oliver. Para hacer que la avena no te sepa demasiado “aburrida”, añade plátanos, canela y almendras.
  • Muesli de frutos secos con piña y jengibre. La piña contiene la enzima bromelina, que alberga propiedades antiinflamatorias y contribuye a la pérdida de peso. Mientras que el jengibre mejora la digestión y tiene un efecto beneficioso sobre las hormonas.
  • Huevos fritos con salsa y plátanos. La combinación inusual de huevos fritos con una salsa picante y plátanos sobre una tortilla es una excelente alternativa a las tostadas habituales. Este platillo no contiene gluten, pero sí grandes cantidades de potasio.
  • Nachos de manzana. Los gajos de manzana, cubiertos con mantequilla de maní o miel, añadiéndoles arándanos se preparan en el microondas durante 20 segundos. El desayuno saludable está listo.
  • Rollitos de huevo con queso y jamón. Se recomienda añadir a este platillo perejil: mejora la digestión, mientras que la vitamina B2 fortalece el sistema nervioso, lo cual es muy útil en el período de las depresiones típicas de otoño.
  • Manzanas, queso y frutos secos. Científicos han descubierto que consumir manzanas aumenta la velocidad de sensación de saciedad y reduce el apetito.
  • Topping de calabacín crudo. Los calabacines blancos o verdes crudos, rallados, pueden utilizarse para espolvorar un sándwich, copos de avena, huevos revueltos y cualquier platillo en general. El truco es que mejoran la digestión gracias a su fibra alimentaria.

Ensaladas y aperitivos

Si estás tratando de vigilar tu alimentación eso no significa que debas renunciar a los aperitivos. A continuación verás las mejores combinaciones que logramos encontrar:

  • Queso tofu empanado. El tofu es una rica fuente de proteínas vegetales, calcio y hierro. Si lo fríes empanado a base de claras de huevo, añadiéndole semillas de sésamo, obtendrás un platillo bajo en calorías y, al mismo tiempo, muy sabroso.
  • Repollo rojo fermentado. Es un platillo modesto con “propiedades” verdaderamente increíbles: contiene cantidades récord de vitamina C y un mínimo de calorías, además mejora la digestión y el estado de la piel.
  • Una exquisita combinación de higos con queso de cabra. Este queso es un verdadero campeón en contenido de hierro, mientras que sus bajas cantidades de grasa (en comparación con otros quesos) lo hacen indispensable para aquellos que cuidan su figura.
  • Rollos veganos. Los expertos en una alimentación saludable aconsejan envolver en una hoja de nori, no la combinación tradicional de arroz con pescado, sino una mezcla de aguacate, zanahoria y calabacín crudo. Un aderezo de mostaza, jugo de limón y perejil picado le dará al platillo un sabor sabroso.
  • Cazuela de judías verdes al horno. Si mezclas judías verdes, champiñones y tomates, añades especias y aceite de oliva, para luego hornearlo, obtendrás un platillo abundante, pero bajo en calorías.
  • Ensalada de frijoles y atún en lata con cebolla roja. Como aderezo, añade aceite de oliva y perejil picado.
  • Ensalada de brócoli con pasas, anacardos y cebollas rojas. Y en vez de mayonesa como aderezo, opta por la mostaza, vinagre de manzana y ajo.

Sopas

Incluso la dieta más estricta no es una razón para rechazar una sopa caliente. Estas son las opciones para las sopas de esta temporada que no dañarán tu figura:

  • Sopa de zanahoria de 5 ingredientes. Los “personajes principales” son las zanahorias, caldo de pollo, tomillo y crema. Para rebajar la dulzura de la zanahoria, puede añadir salsa de soja.
  • Sopa de pollo con verduras de temporada (cebollas, apio, chirivías y zanahorias). ¿Sabías por qué el caldo de pollo es bueno contra los resfriados? La carne de ave contiene cistina, un antioxidante natural que ayuda a combatir las enfermedades inflamatorias.
  • Sopa de calabaza horneada. Necesitarás calabaza hecha al horno, caldo de verduras y un poco de ají. Rápido, sabroso y muy colorido.
  • Sopa verde francesa. La combinación de puerros, brócoli, calabacín y caldo de verduras compensará la deficiencia de la vitamina B12 y te llenará de energía.
  • Sopa de alubias y tomates en lata. Incluso puedes prepararla en un microondas: los tomates en su propio jugo y los frijoles blancos enlatados deben mezclarse a proporciones iguales y calentarse (3-4 minutos).
  • Sopa de cebolla en caldo de vacuno. Si excluimos la crema de la receta tradicional, el platillo resultará ser dietético. Mientras que los flavonoides, que contienen las cebollas, te protegerán de los resfriados estacionales.
  • Sopa con lentejas y zanahorias. Normaliza los niveles de azúcar en sangre y contiene fibra alimentaria que ayuda a una digestión adecuada.

Platillos principales

Si quieres perder peso, entonces no puedes rechazar los productos proteicos. Hemos recopilado las recetas más sencillas de los platillos principales, con los que no puedes ganar peso. Por cierto, entre ellas, incluso encontrarás el pollo frito.

  • Bacalao hecho al horno. Este pescado, contiene relativamente poca grasa, pero mucha cantidad de ácidos grasos poliinsaturados que normalizan los niveles de hormonas y regulan el metabolismo de las grasas.
  • La carne oscura de pollo oscura goza de una mala fama, pero es un mito. Los muslos de pollo al horno con coles de Bruselas y cebollas aportan solo 500 kcal.
  • Guiso de ternera. La carne guisada con maíz, zanahorias, frijoles, tomates y ají te aportará calor en las frías noches de temporada.
  • Un perrito caliente también puede ser dietético. Pero solo si los bollos para él son integrales, y las salchichas están hechas con carne picada natural. Renuncia al ketchup industrial, ya que contiene mucho azúcar.
  • Los mariscos y la carne se pueden preparar juntos al horno. En bolsas de papel de aluminio, deberás poner el solomillo, los camarones y las verduras al gusto.

Guarnición

Una adecuada guarnición puede “neutralizar” los platillos poco saludables.

  • Apostamos a que no sabías que las papas hervidas se pueden consumir en cantidades ilimitadas, pero se debe seguir una condición importante. Las papas tienen un alto índice glucémico, por que se considera uno de los productos no tan saludable. Pero existe un truco que ayudará a engañar al cuerpo: esta hortaliza debe consumirse fría.
  • Puré de calabaza. 100 gramos de puré contienen solo 49 kcal.
  • Frijoles. Los frijoles, al igual que otras legumbres tienen un bajo índice glucémico. Y para que no promuevan la formación de flatulencias, es necesario dejarlos en remojo durante varias horas antes de prepararlos.
  • Macarrones. Injustamente, han sido considerados como una comida “mala”. Pero si compras pasta de harina integral y, preparándola, la mezclas con ingredientes de origen vegetal, obtendrás una guarnición realmente saludable. Por ejemplo, espaguetis con salsa pesto (ajo, albahaca, piñones y parmesano).

Postres

La mayoría de nosotros sabemos que comer azúcar no siempre es lo más saludable. Sin embargo, este producto aporta una ventaja: es necesario para el funcionamiento eficaz del cerebro. Incluso si cuentas calorías, no puedes rechazar a los dulces. Aquí encontramos ejemplos de postres que no afectarán de ningún modo a la figura:

  • Chocolate negro. Según un estudio, un trozo de chocolate negro puede reducir el apetito.
  • Magdalenas de chocolate sin hornear. Para su preparación será necesario mezclar nueces, cacao, dátiles y un poco de miel.
  • Budín de calabaza sin hornear. Los ingredientes: calabaza enlatada, almendras y semillas de chía, mezcladas en un gran recipiente. Después de enfriar, el budín estará listo para comer.
  • Parfait de yogur. Quizás sea el platillo más sencillo de nuestra lista. Se trata de un yogur de vainilla con cualquier cobertura saludable: bayas, frutos secos o chocolate negro.
  • Malvavisco natural. Asegúrate de que no haya conservantes en este postre. Los malvaviscos naturales están hechos de puré de frutas y bayas y en cantidades razonables aportan solo beneficios.

Ir a la fuente

Deja un comentario