13 Secretos sobre la catedral de Notre Dame de París que ni Quasimodo conocía


  • 6


    0

  • 5
  • 4
  • 18k

El 15 de abril de este año la emblemática catedral de Notre Dame de París, una joya arquitectónica del gótico, sufrió graves daños debido a un incendio devastador. Esta majestuosa construcción era la casa de muchas historias, y escenario principal de la novela de Víctor Hugo, Nuestra Señora de París.

Genial.guru lamenta lo sucedido y quiere compartir contigo los secretos más impresionantes sobre la famosa catedral, desde el comienzo de su construcción en 1163, hasta los antecedentes de aquellos personajes que creíamos ficticios.

1. Quasimodo, el escultor

Un documento perteneciente al museo Tate Modern reveló un hecho impresionante para los fanáticos de la novela de Víctor Hugo. Se trata de la autobiografía del escultor Henry Sibson, quien fue contratado por el gobierno francés para trabajar en la reparación de la catedral de Notre Dame. En este texto, Sibson relata que, junto con él, había otro escultor contratado por el gobierno, era jorobado y solitario. La novela de Hugo fue escrita en la misma época en la que Sibson y el escultor jorobado trabajaron en la catedral. ¿Será una coincidencia o era el verdadero Quasimodo?

2. Viollet-le-Duc, el apóstol

El proceso de construcción de la catedral de París duró casi dos siglos con la intervención de muchos arquitectos. Después de la revolución francesa, Notre Dame estaba devastada y olvidada, fue entonces cuando comenzó el proceso de restauración en manos de Viollet-le-Duc.

El trabajo de Le-Duc fue criticado, pues una gran parte de su intervención procedía de su romántica idea de la Edad Media pero, lo cierto es que, a partir de este momento, la catedral retomó su esplendor y su prestigio. Existen muchos elementos curiosos en el trabajo de Viollet-le-Duc, uno de los más simpáticos son los apóstoles que agregó como decoración. Si nos fijamos bien, podremos notar que uno de estos personajes es el mismo arquitecto observando su creación.

3. Rosetones

Otro atractivo imperdible de Notre Dame es el gran rosetón ubicado en la fachada norte. Mide 13 metros de diámetro y contiene 80 figuras del Antiguo Testamento, dispuestas alrededor de la imagen central de la virgen.

Mientras tanto, en el extremo opuesto se encuentra un rosetón con la figura del Cristo del Apocalipsis, que fue agregado por Viollet-le-Duc durante la restauración.

4. El gallo de las reliquias

En la parte media de la catedral se plantó una gran aguja adornada en la punta por un gallo, símbolo del país galo. No solo el gallo es, en sí, un detalle muy curioso, también contiene tres reliquias: una de san Denis, una de santa Genoveva y una parte de la corona de espinas de Cristo.

5. Altura gótica

La arquitectura gótica se caracteriza por sus largos arcos ojivales, mismos con los que los cristianos buscaban acercarse a Dios. Fue el obispo Mauricio de Sully quien tuvo la ambición de crear la iglesia más grande del momento. Como resultado, la nave principal de Notre Dame se erigió con 33 metros de altura y una capacidad para 9 000 personas.

6. Techumbre de castaños

Los enormes arcos del edificio principal rematan con una techumbre impresionante de madera. Esta cubierta tan peculiar se realizó con más de 1 300 castaños, es decir, 24 hectáreas de bosque.

7. Emmanuel

Emmanuel es el nombre de la campana mayor de Notre Dame. Pesa 13 toneladas y fue refundida en el siglo XVII. Para conocerla debes subir a la torre derecha, la encontrarás en el punto más alto.

8. Un vampiro en la torre

Otro de los elementos agregados por Viollet-le-Duc fueron las quimeras y gárgolas. La más famosa es una con forma de estrige, algo parecido a un vampiro de la mitología romana.

9. Fiesta del Asno

Hoy en día es difícil imaginar una fiesta similar, sin embargo, en la Edad Media, dentro de este edificio religioso se celebraba un ritual con asnos. Cada 26 de diciembre, un hombre disfrazado como obispo se montaba sobre un burro y cabalgaba al interior de la catedral. A su lado saltaban, cantaban y bailaban cientos de personas disfrazadas. ¿Te imaginas algo así? Hoy en día solo vemos desfiles de turistas, disparando sus fotos de un lado al otro.

10. Ocupa el tercer lugar en tamaño

Aunque esta obra se considere la representación más importante del gótico, Notre Dame no es la catedral gótica más grande; ocupa el tercer lugar, después de las de Amiens y Beauvais.

11. La isla de la Cité

Después de las remodelaciones a cargo de Viollet-le-Duc, la gran catedral de París cobró más importancia. Esta recuperación provocó también que se considerara dentro del plan urbano del barón de Haussmann. Bajo la autorización de Napoleón III, Haussmann hizo derribar innumerables casas y edificios que obstruían la vista de la catedral. Fue así como surgió una nueva plaza frente a la fachada principal.

12. Las abejas de la sacristía

En 2013, un apicultor donó a la catedral una colmena de abejas. Los administradores, agradecidos por dicho regalo, decidieron darles su propio espacio en el techo de la sacristía, en el lado sur del edificio. En tu próxima visita, no olvides visitar el techo.

13. El punto cero

En el centro de la plaza principal de Norte Dame se encuentra un círculo integrado al pavimento, dividido en cuatro partes que nos hacen pensar en una brújula. Sobre él se puede leer “Punto cero de las rutas de Francia”, pues es desde aquí donde se contabilizan las distancias del país. Si te paras dentro de este círculo puedes estar seguro de que te encuentras en el centro exacto de la ciudad de París y el punto cero de toda Francia.

Ahora sí, ya eres un especialista de la majestuosa catedral, pero dinos, ¿habías notado alguno de estos detalles secretos?

Ir a la fuente

Deja un comentario