Como dice el periodista Juan Ignacio Blanco, que resolviera el Caso Alcácer, los fantasmas no existen. Los crímenes no se cometen solos y siempre dejan rastros, como en el Caso 11-M, algunos tan claros como esa famosa «trama asturiana» y sus «caravanas de la muerte» asociadas.

Descubriremos aquí las claves de esos dos timos de Estado, que van relacionados, y abriremos un melón que va a romperle la cabeza a más de uno: ETARRAS y PEPEROS trabajaron JUNTOS en la CLOACA DE AZNAR para FABRICAR UN GRAN ATENTADO del cual todos se iban a beneficiar.

Repito: etarras y Gobierno colaborando en todo un sendero de barbarie y sangre que va a rematar en el 11-M.

Para los que seguimos el canal no hay ninguna sorpresa: el 11-M lo hizo el verdadero Estado y Gobierno (y Ejército) de Europa Occidental: la OTAN.

Deja un comentario