YO SOY ESO

Todo lo que vemos es una ilusión óptica. 
Esto es por lo que el mundo es una broma, una broma cósmica. Porque lo único permanente en el mundo es el cambio. 
Todo cambia continuamente en este mundo, sobre todo tus pensamientos. Tú ya lo sabes, un minuto estás pensando una cosa y al minuto siguiente estás pensando en otra cosa. Y de alguna manera, si quieres encontrar la libertad y la liberación en esta vida, tienes que ralentizar tu mente y parar tus pensamientos. 
Son tus pensamientos los que te mantienen en la esclavitud. 
La única cosa en que tus pensamientos piensan, es en el pasado y en el futuro. Pero de alguna manera tienes que llegar a estar centrado en el momento presente y llegar a ser totalmente espontáneo.
Es sólo cuando los pensamientos paran, cuando cesan, que la mente deja de moverse. Y cuando la mente deja de moverse, todo el karma cesa. 
Son esos mismos pensamientos los que te mantienen alejado de tu mayor bien.
Si fueras capaz de parar tu mente de pensar, un poder misterioso se haría cargo de todo y descubrirías que por no pensar estás en una mejor posición como nunca has estado en tu vida.

Te corresponde a ti girar la mente dentro de sí misma. 

Cuando la mente se vuelve hacia sí misma, reposa automáticamente en el centro del corazón y el centro del corazón no es más que la consciencia.
La consciencia es tu verdadera naturaleza. La consciencia es omnipresencia. 
Entonces te conviertes como en una pantalla gigante. Una pantalla de cine universal gigante. Y todas las imágenes del mundo y el universo se superponen sobre ti.
Despiertas al hecho de que eres la pantalla. Y la pantalla es la consciencia pura. Y te das cuenta de que todo es una proyección de tu mente. Que todo es el Ser. Y puedes decir sinceramente: “Todo lo que contemplo es el Ser, y yo soy Eso”.

Robert Adams 
Ir a la fuente

Deja un comentario