“¿Soy Consciente de Mis Pensamientos?”. Por Claudia Campos Canifrú.

El oráculo te contestará
 ¿Soy consciente de mis pensamientos?
Debes elegir entre la carta 1, 2 o 3.

───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
¿Soy consciente de mis pensamientos?
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
Si escogiste la 1: Te cuesta mucho entenderte, muchas veces no sabes lo que te pasa. Quizás te es más fácil sentir tristeza, o te vas al otro extremo y lo primero que llega es la rabia. O un torbellino que ni tú mismo entiendes. Es importante que comiences a trabajar en ti, en darte cuenta qué está pasando por tu cabeza, basta que la mente funcione sola y sin control. Debes ser capaz de observar cuando te maltratas, cuando te invade la rabia repentina y es sólo tristeza profunda, o cuando llega la amargura, porque las cosas no resultan cómo alguna vez lo deseaste. Estar consciente, atentos a lo que pasa por nuestra cabeza, es un gran primer paso de liberación personal.
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
Si escogiste la 2: Haz hecho un trabajo de hormiga contigo mismo, en parte doloroso, pero ya no quieres que tus pensamientos estén fuera de control, porque quieres ser feliz de verdad y necesitas estar atento y despierto. Sigue por este camino, mirándote, evitando de dañar al otro cuando estás triste o enojado. Esa luz que irradias iluminará al que desea aprender con humildad en su corazón, y molestará al altivo. Tu sigue tu aprendizaje en paz y en silencio.
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
Si escogiste la 3: A veces te cuesta distinguir si lo que quiere tu corazón o tu cabeza es lo correcto, pero generalmente le apuntas bastante bien. Para hacer consciente tus pensamientos y tener claridad, necesitas sanar algunas heridas, como la costumbre que todos tenemos de culpar al otro. Cuando dejamos de responsabilizar a un tercero de lo que ocurrió u ocurre en mi vida, puedo hacerme cargo al 100% de mis pensamientos, porque sé que todo lo que me rodea, lo he construido yo. Esto te ayudará a tener claridad respecto a la rabia, la tristeza, la amargura, incluso el odio. Sana a profundidad, y verás como tus pensamientos y mente se convertirán en tus aliados en el día a día.

Ir a la fuente

Deja un comentario