SATSANG CON NISARGADATTA MAHARAJ

Recordar lo que debe ser recordado es la clave del éxito. Llegas a esto a través de la honestidad. Busca una mente clara y un corazón limpio. Todo lo que necesitas es mantenerte silenciosamente alerta, investigando la naturaleza verdadera de tu “yo”. Este es el único sendero a la paz. 
Todo ocurre por sí solo. Ni el gurú ni el buscador hacen nada. Las cosas pasan al pasar. La culpa o la alabanza son añadidas después, después de que aparece el sentido de un agente.

El conocimiento puede llegar meditando en el “Yo Soy”, y ese conocimiento gradualmente se establece y se fusiona con el conocimiento universal y se vuelve libre como el cielo o el espacio. La dificultad verdadera es que el buscador debe desaparecer. 
Cuando descubres tu verdadera naturaleza, el “Yo soy”  permanece, pero es conocimiento ilimitado. No es posible que tú adquieras conocimiento; tú eres conocimiento, eres lo que estás buscando. 
Tu yo verdadero yace más allá de todo concepto. Todo existe en la mente; tanto el cuerpo como la mente son estados intermitentes. La suma total de estos flashes crea la ilusión de la existencia. Investiga qué es permanente en lo transitorio, qué es real en lo irreal, esto es la sadhana (la práctica espiritual).
No vienes de ninguna parte ni vas a ninguna parte, eres ser y conciencia intemporal.

Descubrir que el ego no es más que una idea conceptual de lo que somos, es el camino a la auto-realización y a la totalidad. 
Se debe estar en el estado previo al “yo soy”. El concepto “yo soy” surge y desparece espontáneamente; cuando aparece se considera como real y todas las subsecuentes confusiones surgen a partir de esta sensación de realidad en el “yo soy” [esto es el yo soy egóico]. En el momento que aparece el sentimiento “yo soy”, aparece también el “yo soy”.  Toda imagen que tengas de tu propio “yo” es errónea.

Para mi, es imposible identificarme con nada. La sensación de que no soy esto ni aquello es tan fuerte que cada vez que una cosa aparece, surge también la sensación de que ” no soy eso, no soy aquello”. 
Al cambiar el foco de atención, me convierto en la misma cosa que veo y experimento el tipo de conciencia que tiene. Me convierto en el testigo interior de la cosa. Llamo a esta capacidad de entrar en otros puntos focales de conciencia “amor”. Tu puedes darle el nombre que quieras. Ya que en cada punto del espacio y el tiempo puedo ser el sujeto o el objeto o los dos. Lo expreso diciendo que soy los dos y ninguno y más allá de los dos. 
Desde el punto de vista de la auto-realización o iluminación, no hay individuos; el Ser o Dios existe como todas las manifestaciones.

La percepción de que somos individuos, surge de la percepción equivocada. Tus pensamientos de la individualidad no son tuyos, son de la colectividad. Crees que tú tienes los pensamientos, pero en realidad, los pensamientos surgen en la conciencia. 
Al crecer en nuestro conocimiento espiritual, nuestra identificación con el cuerpo-mente individual disminuye y nuestra conciencia se expande en conciencia universal. La fuerza vital sigue actuando pero sus pensamientos y acciones no están limitadas a un individuo, son la manifestación total. Son como el viento que no sopla para un individuo sino para la manifestación total.

La salvación es ver las cosas como ya son. Mantente quieto. Haz tu trabajo en el mundo, pero internamente mantente quieto. Entonces todo vendrá a ti. 
No dependas de tu trabajo para tu realización, puede darle ganancias a otros pero no a ti. Tu esperanza yace en mantener silencio en tu corazón y en tu mente.  Como una mente espejo que refleja todo sin afectarse por nada.

Lo inesperado está por suceder, mientras que lo anticipado tal vez nunca llegue. Todo es porque tú eres. Contempla profunda y fijamente esto. Comprender esto como absolutamente verdad, es la liberación.

Aquél que se ha investigado profundamente, aquél que ha llegado a entender, nunca intentará interferir en el juego de la conciencia. 
No hay ningún creador con un vasto intelecto como tal, todo este juego ocurre de manera espontánea. No hay ningún intelecto detrás, así que no trates  de imponer el tuyo para intentar cambiarlo. Déjalo sólo. Tu intelecto es sólo el resultado de este proceso, así que ¿cómo tu intelecto puede hacerse cargo de o evaluar toda la creación? Investígate a ti mismo, esto es el propósito de tu existir. 
La espiritualidad no es más que entender este juego de la conciencia. Trata de entender lo que es esta ilusión descubriendo su fuente. No puede haber conciencia sin cognoscitividad [ingles: awareness, sánscrito vidya], pero puede haber cognoscitividad sin conciencia, como en el sueño profundo. 
La cognoscitividad es absoluta. La conciencia es relativa a su contenido. La conciencia siempre es de algo, es parcial y cambiante; la cognoscitividad es total, inmutable calmada y silenciosa. Es la matriz común de toda experiencia; lo que eres ya lo eres. Sabiendo lo que no eres, eres libre de eso y puedes permanecer en tu estado natural. Todo ocurre espontáneamente y sin esfuerzo.




Nisargadatta Maharaj
Ir a la fuente

Deja un comentario