¿Qué significan los doce animales del Horóscopo Chino?

¿Por qué el zodíaco chino incluye animales tan comunes como el cerdo, la rata o el perro? ¿Por qué precisamente esos animales? Una antigua historia nos revela la sabiduría oculta detrás del zodíaco chino.

Durante los años ´50, cuando la República China estaba en sus albores y tratando de restablecer sus vínculos con el resto del mundo, una delegación china participó en una conferencia internacional, junto a representantes de las potencias occidentales. En medio de algunas copas y brindis en el cierre de la conferencia, un enviado de Alemania preguntó, en un tono burlón: ¿Por qué el zodíaco chino incluye animales tan vulgares como el cerdo, la rata o el perro? ¿No pudieron vuestros ancestros hacer una mejor elección?
Hubo algunas risas, seguidas de un incómodo silencio. En China, meterse con los ancestros es cosa seria… sin embargo, un joven caballero de la delegación china se puso de pie y, serena y pausadamente, comenzó a hablar.
“Qué gusto me da poder compartir con Ustedes algo de la sabiduría de nuestros ancestros. Ellos eligieron a esos doce animales porque, al considerarlos de a pares, revelan seis ámbitos de superación y perfección moral del hombre”.
Una atmósfera de expectativa no exenta de cierta sorna se apoderó de la sala. ¿Cómo podría ese conjunto de doce animales, la mayoría de ellos de tan ordinaria condición, tener algún significado profundo? Esto fue lo que el caballero chino les contó:
La Rata y el Buey forman el primer par. La Rata representa la astucia y la inteligencia, mientras que el Buey representa el trabajo duro y el sacrificio. Vivir de la astucia y pretender ganarse la vida sin trabajar es una de las mayores vergüenzas para el hombre. Pero trabajar duro y sacrificarse sin inteligencia alguna, sólo conduce a una vida de privaciones y sufrimiento sin fin. Por eso nuestros ancestros pusieron a éstos dos como el primer par, para enseñarnos que debemos unir a la inteligencia con el trabajo duro para alcanzar una vida plena.”
“La segunda polaridad la forman el Tigre y el Cerdo. El primero es feroz, el otro es amable y de buen corazón. Si nos dejamos llevar por nuestro instinto depredador, nuestro corazón se hará duro como el hierro y puede que las presiones y los enfrentamientos terminen por quebrarlo sin remedio. Pero si somos amables y tolerantes en extremo, es muy probable que los demás se aprovechen de nuestra debilidad. Tenemos que ser bondadosos y tolerantes, pero al mismo tiempo feroces y duros para perseguir nuestros objetivos e ideales.”
“Después vienen el Conejo y el Perro. El Conejo encarna el talento y la creatividad, mientras que el Perro es la lealtad. Sin lealtad, el talento no inspirará la confianza necesaria para conseguir el liderazgo y el éxito. Por otro lado, sin creatividad ni talento, la lealtad no servirá más que para acatar órdenes y podría ser fácilmente manipulada para fines ajenos. Uno necesita desarrollar talento y lealtad para liderar y para servir, al mismo tiempo.”
“El Dragón y el Gallo: uno es puro instinto e impulsividad, lo que lo hace impredecible y lleno de sorpresas. El otro es ordenado y sistemático, previsible como un reloj, como el gallo que canta todos los días a la misma hora. El Dragón representa el impulso interior, la corazonada que se traduce en el anhelo y la ambición; mientras que el Gallo es el camino metódico y sistemático hacia tus metas. Si solamente sigues tus corazonadas, sin método ni sistema alguno, estarás atado a tus impulsos y nunca sabrás con certeza hacia dónde caminas. Pero si eres demasiado rígido, incapaz de captar lo que el instante requiere, no conseguirás generar ningún cambio importante en tu vida.”
“La quinta pareja la forman la Serpiente y el Mono. La Serpiente simboliza al solitario que valora su individualidad, mientras que el Mono representa a la tendencia, igualmente importante, de formar parte de un grupo o comunidad. Cada uno debe escribir su propia historia y descubrir el propósito de su propia vida, de su propia identidad. Pero al mismo tiempo, cada uno de nosotros necesita integrarse a un orden mayor, a una sociedad, para aportar su energía y sus virtudes para el bien común y un ideal impersonal en beneficio de todos.”
“Y por último, la Cabra y el Caballo. El Caballo personaliza el movimiento, el avance, el que se separa del resto para perseguir sus propias metas. La Cabra significa el rebaño, el sentirse a gusto con la manada, el dejarse conducir por la mayoría. Quien no logra el equilibrio entre ambas tendencias, no podrá realizar nada valioso. Si sólo miras hacia tu futuro e intentas lograrlo todo por ti mismo, te encontrarás desamparado cuando te toque enfrentar un obstáculo importante. Pero si eres demasiado complaciente con la opinión de la mayoría, tu vida podría ser poco fructífera.”
“Señoras y señores, me siento feliz de poder compartir hoy con ustedes algo de la cultura de nuestros ancestros. Tal vez esa sea la manera en que nuestras naciones puedan vivir en armonía: compartiendo nuestra sabiduría y aprendiendo unos de otros, tal como los doce animales necesitan compartir y aprender de las virtudes de los demás.”
Por un largo rato, los delegados reunidos en aquel salón guardaron completo silencio.
(Discurso atribuido al Zhou Enlai, primer ministro de China entre 1949 y 1976).

Deja un comentario