Os ayudamos a aprender cómo dejar de ser celoso o celosa

Los celos son uno de los principales problemas que pueden llegar a desembocar en la ruptura con esa persona a la que amamos o ese amigo que ha estado siempre a nuestro lado. Esa es la razón por la que os vamos a ayudar a aprender cómo dejar de ser celoso o celosa, y para ello tan sólo vais a tener que tener en cuenta una serie de claves universales que funcionan absolutamente para todo el mundo y para todo tipo de relaciones.

Los celos y los problemas de inseguridad

Antes de nada hay que tener muy claro que los celos están íntimamente relacionados con los problemas de inseguridad e incluso con los problemas de autoestima. Por esa razón, la mejor forma de liberarnos de los celos, ya seamos hombres o mujeres, es precisamente tratando estos aspectos de nuestra personalidad.

Es decir, tenemos que comenzar a valorarnos más, a entendernos más y a tener muy claro que lo más valioso que vamos a tener en toda nuestra vida somos nosotros mismos, de manera que todo lo que nos rodea puede tener un valor muy importante ya que nos aporta gran cantidad de beneficios como por ejemplo el hecho de sentirnos queridos, pero no se trata de elementos únicos, es decir, si una persona no quiere estar con nosotros, existirá otra que sí querrá, por lo que no se trata de un problema nuestro, sino que directamente cada persona tiene derecho a ser feliz de la forma que considere más adecuada.

Por ello, si una persona decide no estar a nuestro lado, eso no quiere decir que no tengamos valor como persona, ni que seamos feos ni nada por el estilo, sino que ha abierto otras puertas de la misma forma que a partir de ahora nosotros podemos abrir otras nuevas que seguro nos conducirán a una mayor felicidad.

Con todo esto queremos deciros que tenéis que dejar de lado la inseguridad, ya que mientras tengáis una personalidad asentada, una buena autoestima y consigáis garantizar la seguridad en vosotros mismos, si esa persona os quiere, estará siempre a vuestro lado, y si algún día se quiere marchar, es directamente por razones suyas, no vuestras.

Recordad siempre que las personas que tienen seguridad en sí mismas y autoestima alta tienen la capacidad de entender que lo que ocurre a su alrededor no es culpa de ellos, sino que se trata de pasos que se van dando en la vida y que, en un momento dado, puede que nos afecten, pero eso no significa que debamos tirar la toalla ni que el problema real se encuentre dentro de nosotros. Incluso si nos equivocamos, tenemos todo el derecho del mundo a hacerlo, y si esto conlleva una pérdida, será una lección aprendida, no una derrota personal.

Consejos para aprender cómo dejar de ser celoso o celosa

Cabe destacar que estos consejos están dirigidos tanto a hombres como a mujeres, ya que se basan específicamente en la propia relación por lo que puede ser interesante incluso que ambos miembros de una pareja los leamos y apliquemos para mejorar nuestra amistad o solidificar nuestra relación a través de un cambio desde ambas partes con respecto a los celos.

Además, si la otra persona no es celosa, también puede ser interesante esta lectura, ya que ambos pueden conseguir superar el problema poniendo cada uno de su parte, y es que no tenemos que hacerlo todo de forma individual, sino que es precisamente el apoyo lo que nos puede facilitar un mejor resultado y un entendimiento más claro acerca de la situación.

Analiza las razones por las que sientes celos

Lo primero que tenemos que hacer es analizar las razones por las que sentimos celos, es decir, vamos a conseguir atacar el problema directamente desde su raíz, pero para ello tenemos que encontrarla.

Como comentábamos al principio, los celos generalmente se inspiran en la inseguridad, por lo que evidentemente es lo primero que tenemos que solucionar, pero ahora vamos a concretar un poco más e intentaremos analizar las razones por las que sentimos celos en ocasiones determinadas.

Por ejemplo, una de las formas de celos más habituales es el hecho de que nos moleste que nuestra pareja salga con otras personas, pero también puede ocurrir con nuestro mejor amigo o con el grupo de personas con las que solemos salir.

Incluso los celos se pueden crear dentro de la propia familia, como por ejemplo padres que sienten celos porque sus hijos tienen una mayor tendencia a estar con el otro padre, o hijos que ven que sus padres no les prestan atención o dedican más tiempo a otros que a ellos.

Y por supuesto, los celos también se pueden dar en el trabajo, ya sea porque no recibimos los reconocimientos que merecemos, o directamente porque se atribuyen a otras personas de forma inmerecida.

Es decir, lo primero que tenemos que hacer es analizar el tipo de celo que padecemos y a partir de ahí podremos averiguar las claves que nos permitirán solucionarlo.

Trucos para aprender cómo dejar de ser celoso o celosa

Existen muchos trucos que nos van a ayudar a dejar de ser celosos, y por supuesto empezaremos aumentando la confianza en nosotros mismos. Tenemos que perder el miedo al rechazo, y valorarnos tal cual somos, teniendo muy claro que hay muchas cosas que conocemos de nosotros mismos y que valoramos que quizás no sean tenidas en cuenta por terceros, pero eso no significa que no existan.

Tenemos que acostumbrarnos a tomar las decisiones por nosotros mismos, y sobre todo cambiaremos mentalmente y empezaremos a actuar de la forma que nos gustaría ser, es decir, vamos a hacer las cosas como si realmente no fuésemos personas celosas.

Tú no tienes la culpa de que esa persona no tenga la capacidad para adaptarse a ti, por lo que realmente, el hecho de que no quiera estar a tu lado no debe minar tu autoestima.

Y si en alguna ocasión nos equivocamos, lo que tenemos que hacer es aprender de nuestros errores, ya que es algo que nos pasa absolutamente a todos, y no nos tomaremos la situación como una pérdida irremediable, sino como una oportunidad más en la vida de la que aprender y convertirnos en mejor personas.

También debemos recordar que las comparaciones con otras personas no nos van a traer nada bueno. A menudo, cuando sentimos celos de alguien, lo que hacemos es intentar compararnos con esa persona, lo cual hace que frecuentemente nos basemos en nuestros escasos conocimientos hacia ella, lo cual puede hacernos pensar que somos poca cosa a su lado.

Sin embargo, la realidad es bien distinta, ya que las personas se muestran tal cual quieren que las veamos, pero a la hora de conocer más en profundidad su forma de ser, entonces es cuando empiezan a salir los fallos y los errores, y esa chica o ese chico que parecían perfectos, de repente son más imperfectos que cualquier otro.

Deberemos intentar mantener dentro del contexto las situaciones, es decir, sin nuestra pareja llama a una ex pareja para por ejemplo darle el pésame en el caso de que haya fallecido una persona cercana a ella, no deberemos pensar que se trata de una situación en la que hay un intento para volver, sino que simplemente han tenido unas experiencias juntos y eso hace que realmente puedan sentir lo malo que le pase al otro sin que haya otra intención de por medio.

En este sentido la confianza es esencial, por lo que no debemos pensar mal si realmente nunca nos ha hecho nada que nos haga pensar que pueda tener otras intenciones.

Por supuesto debemos entender que la confianza es un riesgo en realidad, pero es necesario que asumamos ese riesgo si queremos mantener una buena relación ya sea de pareja o de amistad.

A su vez también debemos tener en cuenta que tanto nosotros como la otra persona tenemos que disponer de nuestro tiempo y espacio propios, y eso no tiene nada que ver con la relación que tenga con nosotros. Nosotros mismos tenemos que disfrutar de un espacio propio, ya que, dentro de la relación es esencial que ambos aportemos y ambos cedamos en determinadas cosas, puesto que no hay otra manera de conseguir una buena unión, pero en cualquier caso es esencial que seamos razonables y entendamos que la relación no significa sometimiento, sino que cada uno tiene su sitio y su papel dentro de ella, y a esto debemos añadir lo que comentábamos del espacio y la libertad propios.

Y finalmente, en el caso de que nos encontremos en una situación en la que nos sintamos celosos, es importante que hablemos con confianza con la persona que nos los causa, ya sea nuestra pareja, amigo, familiar, etcétera, ya que de esta forma podremos entender mucho mejor que muy posiblemente no existan razones reales para tener los sentimientos negativos que tenemos, y por supuesto también recibiremos ayuda por su parte, ya que precisamente ese es uno de los principales valores de la amistad y las relaciones, el poder contar con esa persona tanto en lo bueno como en lo malo.

Deja un comentario