NOS PASE LO QUE NOS PASE….TODO PASA

AL PRINCIPIO SOMOS COMO NIÑOS ANSIOSOS. QUEREMOS QUE TODO LLEGUE LO ANTES POSIBLE, SOÑAMOS CON DEVORAR EXPERIENCIAS, CON EXPRIMIR LA VIDA. MÁS TARDE LLEGAN LOS TRIUNFOS, LAS DESILUSIONES, LAS PIEDRAS EN EL CAMINO… NO OBSTANTE, DE ESO TRATA LA VIDA, DE APRENDER, AVANZAR, DE ASUMIR CAMBIOS Y SER HUMILDES EN TODO ESE MARAVILLOSO TRAYECTO VITAL.

¿Quién no ha querido alguna vez que algo llegue lo más pronto posible? ¿Y quién no ha deseado en alguna ocasión que un momento fuera eterno, que el tiempo se detuviera ahí mismo? Y cuando las cosas no nos van bien ¿Quién no ha deseado que todo pase rápido?

No importa, porque los buenos momentos siempre se quedarán impresos en nuestra memoria. El ser humano, está hecho de recuerdos y nos pasamos gran parte del día y de la vida evocando buenos y malos instantes.

Admitir que nuestra vida discurre un poco más cada día y que avanza con un ritmo que nadie puede detener, es sin duda algo que nos asusta y que nos obliga a reflexionar.

Todos somos breves inquilinos es este mundo lleno de cosas maravillosas. No hay que tenerle miedo a los años, sino a la vida no vivida, a los años vacíos huecos de emociones, de triunfos y por qué no, también de fracasos nunca experimentados. Esos de los que tanto aprendemos.

Reflexionemos sobre este avanzar de nuestra existencia, hablemos de esos aspectos permanentes que debemos cuidar cada día para llevar una vida más plena.

EN LA VIDA TODO CAMBIA, EXCEPTO LAS ESENCIAS

En efecto, podríamos decir que en esta vida todo llega, todo pasa y todo cambia. No obstante, hay algunas cualidades y virtudes que deben estar siempre presentes en nuestro interior:

Tú autoestima, tu necesidad por aprender e ilusionarte El amor, el respeto, la dignidad, la ayuda a los demás y nuestra necesidad por cultivar el crecimiento personal, deben ser pilares esenciales en el día a día, la energía que guie con fuerza nuestro camino, sea cual sea.

Hay veces en que en esta extensa aventura vital, declinamos muchos de estos aspectos y lo dejamos en manos de otras personas.

Y si bien todo es justificable si los sentimientos son intensos, hay que saber mantener el equilibrio. Ofrecernos a los demás hasta el punto de olvidar nuestras necesidades, nos hará caer tarde o temprano en la frustración, y por tanto dejaremos de avanzar.

Cuando pierdes tu capacidad por ilusionarte, cuando tus días están aferrados a la preocupación o la insatisfacción, tu vida ha dejado de avanzar. El peso que acumulas te impide caminar llevándote al sufrimiento.

OTRO ASPECTO IMPORTANTE A LO LARGO DE NUESTRA VIDA QUE DEBEMOS CUIDAR, ES NUESTRA ESCALA DE VALORES. DONDE RESIDE EL RESPETO A UNO MISMO Y A LOS DEMÁS, LA HONESTIDAD, LA SINCERIDAD, EL AMOR HACIA LOS DEMÁS……

Evidentemente dentro de este trayecto por la vida, todos iremos haciendo cambios en nuestra personalidad y en nuestra escala de valores de acuerdo a las experiencias vividas. Y todo será sin duda para bien porque forma parte del proceso de aprendizaje y de crecimiento.

No tengas miedo a los cambios, ni siquiera tengas miedo a hacer cambios equivocados porque estos son los que nos sirven para avanzar con un poco más de sabiduría cada vez, de acuerdo a las experiencias vividas.

El amor que sentimos por los nuestros amigos, por nuestra familia, por nuestra pareja por nuestros hijos, son también fundamentales en nuestra esencia de vida.

Ahora bien, el amor no es una entidad estable en el tiempo. También el amor se trasforma y se adapta. Aunque no cambie en esencia, si en su forma de manifestarlo, porque todos nuestros seres queridos al igual que nosotros van cambiando en el transcurso de la vida.

Todos los momentos que vamos vivenciando en nuestra vida van a exigir nuestra dedicación, nuestra sabiduría y la capacidad de ir integrando el conocimiento que nos aportan, para nuestra evolución correcta como seres humanos.

COMO ASUMIR LOS CAMBIOS CON SABIDURÍA:

Tú eres TU prioridad, el protagonista de tu vida y eres LO MÁS importante dentro de tu mundo. Recuerda que todo está dentro de ti y que no puedes ser feliz, ni compartir esa felicidad, sino estas bien contigo mismo y siendo tú.

Nunca dejes de cuidar a ese “niño interior“. Debes ilusionarte por ti y por la vida, ser espontáneo dentro de toda la sabiduría que has adquirido. Disfruta de las cosas sencillas, ama, experimenta, atrévete. 

No te ancles a los errores del pasado ni te alimentes de lo que pudo ser y no fue, vive el presente mirando hacia el futuro, el tiempo pasado nunca regresa.

PERIÓDICAMENTE REVISA Y SIENTE SI ERES FELIZ, SI LO ERES DISFRUTA Y SI NO ERES FELIZ, PÁRATE UN INSTANTE Y PREGÚNTATE QUE ME IMPIDE SER FELIZ, QUE ME FALTA PARA SER FELIZ E INCLUSO QUE ME SOBRA PARA SER FELIZ.

Y UNA VEZ CONTESTADAS TUS PREGUNTAS, SE FELICIDAD Y ESPARCE ESA FELICIDAD DONDE VAYAS Y CON QUIEN ESTÉS.


Deja un comentario