No me agradan las personas que suelen exigir lo que no pueden dar…

dar

No me agradan las personas que suelen exigir lo que no pueden dar…

Identificar las debilidades en los demás, suele resultar muy fácil, curiosamente solemos ver los defectos e incapacidades en las otras personas, resultando bastante complicado para nosotros mismos, identificar las propias debilidades, es común conocer lo que la otra persona debe cambiar, opinar, criticar y atrevernos a realizar muchas sugerencias para que sea mejor persona, sin embargo, cuando se trata de las propias transformaciones, el panorama cambia por completo.

pareja

Exigir, es parte de la naturaleza humana, sentimos de alguna o muchas maneras, que tenemos la potestad de exigir, de demandar, de esperar cumplir nuestras expectativas, sin embargo, en muchos casos, lo que se exige no se da y esta suele ser una conducta que desencadena en resentimientos por parte de aquellos a quienes les exigimos, pues aunque no nos demos cuenta, cuando se es incapaz de dar aquello que se exige, se percibe fácilmente por parte de los demás y resulta ser una actitud bastante desagradable.

El verdadero secreto de la felicidad consiste en exigir mucho de sí mismo y muy poco de los otros. Albert Guinon

 

Lamentablemente, quienes más exigen, menos dan, observamos muchas personas que demandan justicia, y no actúan como justicieros; honestidad, y se resquebrajan ante las tentaciones; respeto, e irrespetan constantemente a los demás; humildad, y la soberbia es su fiel compañera…y así, podemos enumerar muchas cualidades que se suelen exigir, y no se está en la consciencia de dar.

esperar

Si eres una persona exigente, debes tener la claridad de entender, que la mejor manera de poder exigir, es dar aquello que esperas, de manera natural, voluntaria y con normal fluidez, saber perfectamente que proyectas aquello que esperas recibir, no hay nada más desagradable que tener que cumplir con alguna exigencia, de una persona que para nada actúa en concordancia con lo que exige, es bastante común en los lugares de trabajo, en temas de jerarquía y también suele hacerse repetitivo en las relaciones de pareja.

Si el hombre supiera agradecer como sabe exigir, la sociedad otra sería.
Anónimo

 

Puede ser muy simple exigir a los demás, pretender que nos satisfagan, llenar nuestras necesidades y sentirnos complacidos, pero cuando somos incapaces de dar lo que pedimos, sembramos un profundo resentimiento en quienes observan y perciben nuestras actitudes, no es nada coherente pretender vivir en un mundo justo, cuando se actúa desde el abuso y la injusticia, no es lógico detestar ser engañado, cuando se comulga con la mentira, no podemos pretender que nos perdonen y olviden, si somos incapaces de hacerlo por otros…

mirar

¿Qué nos hace diferentes del resto del mundo?..¿Podemos acaso tener la virtud de exigir con toda propiedad, porque es una acción común y natural para nosotros dar aquello que exigimos?…

Primera muestra de una auténtica vocación política lo es, en todo tiempo, que un hombre renuncie desde el principio a exigir aquello que es inalcanzable para él. Stefan Zweig

 

Es menester tener la sencillez de identificar nuestros defectos y especialmente no auto engañarnos con respecto a quienes somos y como actuamos, podemos fingir y aparentar muchas cosas, pero en nuestro interior, siempre sabremos de donde provienen nuestros pensamientos reales, que los alimenta y que deseamos transformar.

No exijas lo que eres incapaz de dar y evitarás vivir rodeado de mentiras y resentimientos.

 

También te invitamos a visitar:

«He aprendido que no puedo exigir el amor de nadie.

Aprende a dar, para poder pedir

Para muchos resulta complicado entender que el mundo no gira en torno a ellos

A veces es mejor no poner tantas condiciones y dejar que todo fluya…

Deja un comentario