No hay personas demasiado mayores, hay personas con muchas excusas

No hay personas demasiado mayores para llevar a cabo sus sueños, pues el éxito no tiene edad. Creemos que a los 20 estamos en edad de formarnos y experimentar, que a los 30 conseguiremos una determinada estabilidad, que a los 40 ya tendremos parte de la vida resuelta… Sin embargo, estas pautas no tienen por qué cumplirse en todos los casos.

Tener creencias erróneas nos limita. Esto provoca que nos pongamos barreras llenas de excusas, que a su vez provocan que nos abandonemos a lo que nos depare la vida sin tomar acción en ella. Intentamos aplacar nuestro deseo de llevar a cabo lo que en realidad nos apetece porque consideramos que ya no es adecuado por el simple hecho de acumular años.

El mundo no se acaba, no hay tiempo límite para lograr todo lo que aspiras. Este solo existe en tu mente.

Las personas con muchos años tienen un gran futuro

El futuro no es viable solo para los jóvenes, pues por muchos años que tengas siempre hay posibilidad de seguir creciendo y aprendiendo. A veces, son estas personas demasiado mayores las que nos muestran con su ejemplo que la edad solo es una cuestión de dígitos. Ellos conocen como nadie los frutos de perseverar y no rendirse nunca ante el deseo de lograr una meta.

Tenemos como ejemplo a un autor que pasó gran parte de su vida escribiendo, Harry Bernstein. Este escritor vio cómo sus novelas eran rechazadas una a una. Sin embargo no se rindió. Le gustaba lo que hacía, ponía pasión en ello y en ningún momento tiró la toalla por culpa de aquellos que le cerraban la puerta en las narices. No fue hasta la edad de 96 años cuando surgió lo que tanto esperaba. El último libro que escribiera hasta el momento “La pared invisible: una historia de amor que rompió barreras” fue aceptado.

Harry Bernstein

Harry Bernstein no asumió que el paso del tiempo significara necesariamente cargar con una losa de desánimo y decidió seguir haciendo lo que le llenaba. Sin embargo, ¿cuántas veces has dejado de insistir en algo porque muchos te rechazaban una y otra vez? Las personas demasiado mayores saben que el rechazo no es más que una puesta a prueba para saber si en realidad lo que hacemos merece todo nuestro tiempo, esfuerzo y empeño. Los niños también lo saben, rara vez se rinden a la primera frete a un no: saben que este solo es el principio de la negociación.

Los años pasan, pero las oportunidades de ver realizados nuestros sueños no. Aún existen muchos prejuicios con respecto a la edad. Si tienes tanto años ya no debes vestir de determinada manera, si eres un abuelo no puedes montar en monopatín. Aunque rechacemos estas ideas absurdas, ellas residen en nuestra mente. Es así porque la cultura y la sociedad en la vivimos nos han marcado ciertas pautas de comportamiento desde pequeños.

En busca de la felicidad, una tenacidad a prueba de bombas

En busca de la felicidad, una tenacidad a prueba de bombas

Buscar la felicidad y hacerlo contra todo pronóstico. Una buena recomendación cinematográfica para los tiempos que corren, en los que a muchas personas se… Ver más »

Nunca es demasiado tarde

Muchos estudiantes universitarios tal vez hayan tenido la suerte de contar entre sus compañeros de clase con personas de la tercera edad. Un plan que está inmerso en muchas instituciones y que facilita el acceso a aquellas personas demasiado mayores que no tuvieron la oportunidad en su día de formarse en aquello que querían. Pero… ¿no tienes más problemas para retener conceptos?

Sir Ian McKellen y Sir Patrick Stewart

Sir Ian McKellen y Sir Patrick Stewart

La dificultad de aprendizaje que se intuye en las personas mayores puede tenerla también alguien joven que no le gusta lo que estudia o no presta la atención debida. Porque la edad no es lo que importa, sino la actitud y las ganas. Por eso, te presentamos a algunas de las personalidades que alcanzaron el éxito cuando nadie más se lo esperaba. Ni siquiera ellos mismos.

  • Samuel Jackson (actor): antes de sus 39 años interpretó pequeños papeles. Sin embargo, fue la película “Jungle Fever” la que le hizo ser el objetivo de todas las miradas.
  • Henry Ford (fundador de la compañía Ford Motor Company): no fue hasta sus 45 años cuando creó el revolucionario Ford T.
  • Charles Darwin (naturalista): nunca manifestó interés por las relaciones sociales y se dedicó por entero a su pasión. No obstante, a los 50 años su libro “El origen de las especies” cambió para siempre a la comunidad científica.
  • Julia Child (chef): trabajó como publicista gran parte de su vida, pero a los 50 decidió escribir su primer libro de cocina. Este fue el precursor de su gran carrera como chef.
  • Ray Kroc (empresario): vendía máquinas para hacer batidos hasta que se animó a comprar McDonald’s a la edad de 52 años. Ray logró convertir esta marca en la franquicia más grande de comida de todo el mundo.
  • Anna Mary Robertson Moses (pintora): conocida como la “abuela Moses” empezó su carrera como pintora a la edad de 78 años. Una de sus pinturas se vendió por 1,2 millones de dólares.
Nunca es demasiado tarde para hacer lo que amas. ¿Qué tienes que perder?

Una gran idea puede venirnos a la cabeza con 50 años, un pensamiento emprendedor puede aflorar en nuestra mente a los 70. El éxito no tiene fecha de caducidad, así como tampoco lo tiene emprender una carrera, aprender algo nuevo o llevar a cabo un proyecto. Las personas que nacieron hace tiempo no tienen límites para hacer y conseguir lo que desean. Son las excusas las que evitan que intentemos aquello que nos nace de dentro.

mujeres felices representando a las personas demasiado mayores

Encontrar pareja cuando nos hacemos mayores

Encontrar pareja cuando nos hacemos mayores

¿Son los cincuenta unos nuevos treinta? ¿Te puedes enamorar después de haber vivido cinco décadas o más? Reflexiones sobre estos amores adultos. Ver más »

La entrada No hay personas demasiado mayores, hay personas con muchas excusas aparece primero en La Mente es Maravillosa.

Deja un comentario