Negarte una realidad, no significa que dejará de ocurrir…

1300832

Negarte una realidad, no significa que dejará de ocurrir…

La complejidad del ser humano, de la mente humana, de todo lo que día a día sumamos a nuestros pensamientos, lejos de depurar nuestra mente y de educar lo que pensamos, cada vez estamos más imbuidos en complicaciones, atajos y situaciones que no perfilan salida.

Todos enfrentamos problemas, situaciones desagradables e indeseadas, no puede ser de otra manera, el punto está en la manera en la cual le hacemos frente o simplemente decidimos negarnos a ellos, sin embargo, esta negación no hará que la situación desaparezca, por el contrario, nos aislará de tal manera de la realidad, que algún día reventará nuestros sentidos cuando ya sea inútil huir de ella.

La conciencia del futuro no puede constituirse en la negación del pasado. Garzón Céspedes

 

Quisiéramos que muchas cosas no ocurrieran y que muchas otras fueran distintas, amamos a personas que paradójicamente no podemos tolerar, deseamos cosas que quizás jamás tengamos, y vivimos situaciones que simplemente ocurren, buenas y malas, no se trata de elegir, solo pasan y toca vivirlas y experimentarlas.

Por muy dolorosa o penosa que pueda ser una verdad, es menester hacerle frente, las realidades las vemos frente a nuestros ojos, pero curiosamente, tenemos la capacidad de negarnos a ello de tal manera, que casi se hace imperceptible y es entonces, cuando todo aquel que nos rodea nos advierte de cosas que para nosotros y nuestra ilusa negación, simplemente no existen.

¿Temores, dudas, incredulidad…o comodidad?…cualquier sensación o emoción puede servirnos para justificar nuestra negación, pero ello no significará que la realidad dejará de existir, tarde o temprano deberemos salir a ella.

La mente humana tiene un primitivo mecanismo de autodefensa que niega todas las realidades que producen demasiado estrés para que el cerebro las maneje. Se llama negación. Dan Brown

 

Los seres humanos tenemos la capacidad de desarrollar nuestros sentidos y percepciones, las facultades humanas, empezando por la razón, son inherentes a todos los seres humanos, aunque muchas veces las releguemos o las dejemos a un lado, de esta manera, somos conscientes de alguna manera de aquello que vivimos, sabemos en lo profundo cual es la verdad de las cosas y su seguro paradero, pero la ilusión de desear lo contrario, nos oculta esta realidad y nos lleva a preferir vivir inmersos en ilusiones o en falsas realidades.

Negar la realidad de la vida, no va a cambiar las cosas, no evitará que las cosas ocurran, es simplemente una manera de vivir, una elección que puede parecer menos dolorosa, pero a la final termina por hacerse su prisionero, te niega la libertad de entender, de vivir, aceptar y asimilar lo que ves, lo que realmente te ocurre y esto te coloca en desventaja, pues el mundo sigue girando y la vida sigue sucediendo instante tras instante.

No soporto verlos de espaldas a la verdad, sordos y ciegos a cualquier cosa mínimamente real. Libba Bray

 

Las cosas no dejan de ocurrir solo porque no queramos que así sea, armarse de fortaleza, entereza y voluntad para enfrentar la vida, es una virtud maravillosa, no importa que debas ver, más vale tarde que nunca…

También te invitamos a visitar:

La indefensión aprendida: una realidad de las personas maltratadas

Calma… que la vida se encarga de explicar las cosas que hoy no tienen sentido

El mejor antídoto para el dolor es la paciencia…

Bypass espiritual: Una peligrosa forma de ocultar nuestros problemas

Deja un comentario