Nadie tiene la capacidad de hacerte infeliz sin tu consentimiento

Tenemos la potestad de elegir, el libre albedrío determina nuestras decisiones finales, lo que nos hace feliz y lo que no, aunque muchas veces la fatalidad llega a nuestra vida, nos agobian las penas o vivimos situaciones tan dolorosas que nos toman por sorpresa, no debemos olvidar que todo es causa y efecto.3ca99893d3e6abac0fc96b0ed3768884 (1)

La felicidad o infelicidad no se mide desde el exterior sino desde dentro. Giacomo Leopardi

Las relaciones forman parte de ese ciclo de la vida, que jamás se cierra del todo, pues giramos en torno a las relaciones, con la familia, con la pareja, con los hijos, y evidentemente, cada relación tiene su matiz particular, su desenlace, sus altos y sus bajos, pero hay algo muy cierto de lo cual no somos muy conscientes cuando vivimos una relación, y es que cuando nos hacen infelices es porque básicamente lo estamos permitiendo.

Se acercan a nuestros deseos más profundos, solo aquellos a quienes se lo permitimos, pues ocurre lo mismo con la felicidad y la infelicidad, podemos sentirnos seguros en una relación y de la noche a la mañana, las cosas simplemente cambian, se transforman, se hacen mejores o peores, pero curiosamente, cuando empeoran es cuando más nos percatamos de ello y no somos capaces de detener tal infelicidad aunque la veamos venir de frente.

30764-729-550

Todo el mundo descubre, tarde o temprano, que la felicidad perfecta no es posible, pero pocos hay que se detengan en la consideración opuesta de que lo mismo ocurre con la infelicidad perfecta. Primo Levi

Quizás por temor o costumbre, permitimos que las cosas nos afecten, obviamente hay situaciones que se escapan de nuestras manos, pero suelen ser casos muy especiales como las pérdidas de seres queridos y aún así, podemos elegir entre vivir el dolor y trascenderlo o entregarnos al sufrimiento eterno.

Por más que sufras en una relación, que te sientas víctima y te auto compadezcas, debes reflexionar sobre el hecho de que lo que estás viviendo es tal porque tú lo permites, lo apruebas o lo aceptas, te conviertes entonces en una víctima de ti mismo de manera inconsciente, pues estas permitiendo que te hagan infeliz, le das paso al sufrimiento, al dolor, al maltrato o a la frialdad de quienes amamos, no podemos esperar entonces que la felicidad y la armonía sean las protagonistas de nuestra historia.

Debajo de la alfombra del actual “no tener” que suponemos motivo de infelicidad ya asoman las consecuencias de la verdadera crisis: la del “no ser”. Álex Rovira

Eres dueño y señor de tu camino, aunque muchos sucesos parezcan casuales, recuerda que la casualidad no existe, todo es causal y lo que nos pasa en la vida, nos da las herramientas para enfrentarlo.

Por: Marvi Martínez

También te invitamos a visitar:

No esperes buenos comentarios sobre ti, de quién no comenta nada bueno de otros

Muchas veces tendremos que agradecer lo que no se nos dio como deseábamos

Vivimos pretendiendo que los demás hagan las cosas como nosotros las hacemos…

El estado ideal para tener un hijo no es estar en pareja, es estar feliz…

Deja un comentario