MEDITACIÓN CON SONIDO PRIMORDIAL

Durante cientos de años los sabios (Rishis) de la India nos han dicho que la práctica de la meditación con mantra enciende nuestro “Agni”, el fuego Interno de nuestro ser que digiere no solo los alimentos, pero las experiencias buenas y malas de la vida y determina nuestra salud física, emocional, mental y espiritual. 
Este fuego interno es conocido como el poder de expresión y es reverenciado como el primer poder divino o “la palabra”.
¿Por qué es tan reverenciada la palabra como primer poder divino?  
Porque nuestras palabras sirven para invocar y manifestar las más profundas intenciones de nuestra psique, definen nuestra naturaleza, nos ayudan a expresan nuestro sentir y pensar, moldean nuestro carácter y determinan no solo nuestras acciones y reacciones, sino también la salud de nuestro cuerpo.
No solo nuestro cuerpo físico, emocional, mental y espiritual es el reflejo de lo que guardamos en el contenedor de nuestra mente con nuestros pensamientos y palabras, sino también es el reflejo de cómo utilizamos lo que guardamos en nuestra mente. Si nuestro fuego interno o luz de la conciencia es claro podemos digerir pacíficamente cualquier experiencia (buena o mala) de la vida con facilidad, (Recuerda; la manera en la que digieres las experiencias de la vida determina quién eres). En palabras del poeta Kahlil Gibran; “Tu vida es determinada no por lo que la vida te da sino por la manera en que tu mente observa lo que te sucede”. De esta manera un fuego interno no saludable, turbio, sin iridiscencia, calor o luz solo da nacimiento al humo toxico que deja cenizas en nuestro interior, llenándonos de confusión, ira, resentimiento, enfermedad, frustración y conflicto, lo que solo da sufrimiento a nuestra vida.
Tenemos que aprender a aumentar el fuego de la salud y disminuir el fuego tóxico que está tratando de reemplazarlo. Es fácil ver la diferencia entre estos dos fuegos. El fuego de la salud da claridad a la mente, aceptación, comprensión, tolerancia, flexibilidad, brillo en la piel, y una buena digestión emocional; el fuego de la enfermedad da lugar a la agitación emocional, la ira, venganza, envidia, resentimiento, mala complexión y mala digestión mental de las experiencias.
Tú Puedes fácilmente determinar el estado de tu fuego interno “Agni” por la manera en la que digieres y eliminas tus experiencias, la agudeza de tu percepción, el poder de razonamiento y tu capacidad de hacer frente a los retos emocionales.
Es cierto que todos acumulamos en nuestro interior historias, memorias y situaciones que son difíciles de eliminar, pero al guardarlas convertimos a nuestra mente en un cuartito de cochinero, así como el rincón o cajón del cochinero que todos tenemos en nuestro hogar y donde guardamos cosas que hemos dejado de usar, pero no estamos dispuestos a eliminar.
Es por eso que los recuerdos dañinos de nuestro pasado se manifiestan como pensamientos y emociones afligidas que distorsionan nuestra percepción y afectan negativamente todas las acciones y decisiones futuras apagando el fuego interno de nuestra conciencia con el cual digerimos pacíficamente las experiencias buenas o malas de la vida. El hábito más dañino es acumular y amontonar conflicto, ira, resentimiento, insatisfacción, juicios, frustración y tristeza en el contenedor de nuestra mente en donde siempre estarán a nuestra disposición.  
¿Cómo podemos deshacernos de todo lo negativo que acumulamos en nuestra mente para gozar de un estado de felicidad perdurable con un fuego interno avivado y una luz de conciencia clara?
¡Meditando!
Existen distintas prácticas que utilizan meditación con mantra, la palabra mantra es una palabra en el antiguo idioma del sanscrito que significa vehículo de la mente, pero tan solo la Meditación con Sonido Primordial utiliza un mantra personal, una vibración de Pranava, el primer poder divino o “la palabra”. El mantra de Sonido Primordial de Meditación se determina con la fecha de tu nacimiento, este mantra es como una melodía personal que nos ayuda a entonarnos con la música del universo para regresar al balance perfecto. 
El mantra personal de meditación es utilizado para ayudarnos a encontrar nuestro Dharma o propósito de vida, concedernos la realización de nuestros deseos, restaurar la salud física, emocional y espiritual, crear paz, y despertar “Agni” el fuego interno de nuestro ser que determina nuestra salud y bienestar general. 
La meditación con sonido primordial reprograma nuestra mente gradualmente remplazando las memorias negativas con memorias positivas de bienestar general.
La Meditación con Sonido Primordial es la esencia divina del amor y la dicha, Prema y Ananda. El mantra personal que se utiliza en la meditación con sonido primordial es una vibración sagrada que armoniza todas las emociones de nuestro interior disolviendo toda emoción conflictiva creando paz, y donde hay una mente y un cuerpo en armonía hay un estado de bienestar y felicidad perdurable. Nuestro mantra personal nos ayuda a cultivar la paz interna, y la paz interna es la esencia de la sanación psicológica por que sintoniza nuestro ser con la realidad de lo que somos. 
El mantra de Sonido Primordial estimula nuestra inteligencia creativa y disuelve el condicionamiento causado por nuestras experiencias pasadas, nos lleva más allá del ego facilitando nuestro camino y fluidez en la vida y las situaciones que enfrentamos a diario. El mantra de Sonido Primordial es la vibración que armoniza la mente, cuerpo y atman (alma individual) con la voz de la palabra divina, esta palabra divina o mantra personal de meditación balancea tu fuego interno, lo que te ayuda a recuperar la capacidad sanadora, transformadora y evolutiva en cada aspecto y área de tu ser. La meditación con sonido primordial es como tener una escoba en nuestras manos con la cual vamos a barrer el cuartito del cochinero o nuestra mente para eliminar las cenizas toxicas que hemos acumulado y ya no necesitamos, dejando espacio para ser creativos en la resolución de nuestros conflictos, menos reactivos y más expansivos en nuestras percepciones y más conscientes de lo que verdaderamente consumimos con la mente, el corazón y el alma.

Así que, ¡A Meditar para avivar nuestro “Agni”! El fuego interno de la luz de la conciencia con el cual digerimos pacíficamente las experiencias buenas y malas de la vida.

¡De mi corazón al tuyo, bendiciones en tu camino!

Con Amor

Raquel Muñoz 
Raquel Muñoz/The Chopra Center

Deja un comentario