¿LIBROS O BLOGS? UN ESTUDIO SEÑALA LAS CONSECUENCIAS DE LAS LECTURAS LIGERAS EN EL CEREBRO

Un estudio publicado en el International Journal of Business Administration confirmó que el contenido que consumimos impacta de una manera sorpresiva a nuestra mente. Es decir, esos 10 minutos que pasaste leyendo sobre los cinco secretos más misteriosos de tu estrella de cine preferida no tuvieron la misma repercusión en tu mente que aquella novela del siglo XIX que leíste hace unos años. ¿Cómo es posible?

De acuerdo con la investigación, al analizar dos segmentos de una clase descubrieron que el grupo de estudiantes que se dedica a leer diarios académicos, literatura de ficción o no ficción y textos profesionales tuvo una mejor sintaxis (fueron capaces de estructurar oraciones más complejas) que las personas que leen ciencia ficción, fantasía o misterio o que leen exclusivamente el contenido de sitios como Reddit, Tumblr o BuzzFeed, explican los expertos.

Esto se debe a la distinción entre lecturas profundas y lecturas superficiales. Según el mismo estudio, las lecturas profundas se distinguen de las superficiales o ligeras por generar un impacto más complejo en la mente. Cuando leemos un texto, despacio y con atención, cuyo contenido es rico en detalles y complejidad emocional y moral, el cerebro se activa como si estuviera viviendo lo que se lee, lo cual ejercita la mente para aumentar la empatía, la identificación, el análisis y los múltiples niveles de lectura del texto. Asimismo, al realizar lecturas complejas los lectores aprenden sobre las estructuras que caracterizan a un buen escrito, lo cual les permite mejorar su propia sintaxis y redacción.

En cambio, las lecturas superficiales o ligeras como las que se encuentran en las noticias de entretenimiento, algunos blogs y sitios de internet tienen en la mente un efecto contrario y al carecer de una voz auténtica, un punto de vista particular y una invitación al análisis, terminan por ser contraproducentes y muy poco estimulantes para la mente (además de que se olvidan en minutos, pues no trascienden los pensamientos superficiales).

Por eso es importante discernir el contenido que queremos consumir. No se trata de señalar ni culpar a ningún medio por el tipo de textos que decidan promover, pero sí de una invitación a que cada persona defina, de acuerdo con su criterio personal, el tipo de información que quiere tener en su mente. La próxima vez que elijas una lectura, piensa en qué tipo de pensamiento quieres desarrollar. Tu mente tiene una capacidad gigantesca, ¡no la desaproveches!

Deja un comentario