La solución más sencilla y eficiente para que tus talones sean tan suaves como los de un bebé

En el ajetreo de la vida cotidiana es difícil cuidar el estado de nuestros pies. A veces nos aprietan los zapatos, a veces salen ampollas o simplemente caminamos tanto que al final del día solo queremos estirar las piernas y no hacer nada. Solo entonces nos damos cuenta de lo rígida que se puso la piel y de cuántas grietas pequeñas tiene. Y eso que el problema se puede resolver fácil y rápidamente y, sobre todo, de forma económica.

Genial.guru comparte contigo una receta que les devolverá a tus pies cansados su suavidad.

Necesitarás:

  • 5 cdas. de bicarbonato de sodio.
  • Un poco de gel para ducha.
  • Unas gotas de algún aceite esencial (por ejemplo, de lavanda, naranja o limón).

Aplicación

  1. Antes de empezar el procedimiento, mantén tus pies en agua caliente durante 5 minutos. Esto aumentará la eficiencia del producto.
  2. Mezcla el gel, el aceite y el bicarbonato para obtener una especie de pasta homogénea. Luego unta la mezcla en la piel de tus pies, masajeándolos al mismo tiempo.
  3. Si tu piel se tornó demasiado rígida, puedes usar un cepillo o piedra pómez para untar la mezcla.
  4. Al final del procedimiento, lava los pies con agua y aplica una crema humectante.

El bicarbonato de sodio es un remedio excelente no solo para la piel rígida de los pies sino también para los olores desagradables; además, ayuda a curar pequeñas lesiones y a luchar contra las infecciones por hongos.

Los resultados se hacen visibles al cabo de dos semanas.

Ir a la fuente

Deja un comentario