LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA DE GUADALUPE

DEL CIELO A LA TIERRA

Guadalupe 450 

LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA DE GUADALUPE

TODO LO QUE MORA EN MI LUZ COMPENETRA EL VIENTRE DE LA MUJER VESTIDA DE SOL: LA SANTA MADRE DEL CIELO Y DE CRISTO.
EL SOL DEL AMOR SURGE SIEMPRE Y ESPERA CON PACIENCIA EL ALBA DEL DÍA EN EL QUE LOS HIJOS DEL MUNDO DESPERTARÁN DEL SUEÑO DE LA MATERIA Y, SOBRE TODO, DE LA SEGUNDA MUERTE.
POR AMOR A LOS JUSTOS Y A LOS ELEGIDOS,  POR LO TANTO, EL AMOR EN LA JUSTICIA SEPARARÁ EL TRIGO DE LA CIZAÑA PARA QUE LA MADRE Y EL PADRE DE TODOS VOSOTROS CONCIBAN Y DEN A LUZ A LA NUEVA LINFA VITAL PARA LA NUEVA SEMILLA QUE EL ESPÍRITU SANTO YA HA ESPARCIDO EN EL MUNDO.
¡PAZ!
DESDE EL SOL CON AMOR
AD

Sant’Elpidio a Mare (Italia)
12 de Diciembre de 2016
17:40
G. B.


DEL CIELO A LA TIERRA

EL AYATE

LA IMAGEN VIVA DEL AMOR MÁS GRANDE DE TODOS LOS AMORES.
LA EXPRESIÓN PURÍSIMA DE LA SANTA MADRE, DEL ESPÍRITU SANTO.
LOS OJOS DE JUAN DIEGO VIERON EN EL AYATE LA ENCARNACIÓN DEL ESPÍRITU DE LA MADRE COSMICA.
ES ELLA, LA CELESTE ANUNCIADORA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO.
UNA VERDAD INCÓMODA PARA EL ANTICRISTO.
UNA VERDAD QUE CONSUELA A LOS HIJOS DE DIOS, ESPARCIDOS POR EL MUNDO, QUE PADECEN LAS LLAGAS DE SU MAESTRO Y MESÍAS JESUS CRISTO.
EL AYATE ES LA CERTEZA DE QUE LA MADRE SANTA VIVE CON SUS HIJOS, POR SUS HIJOS Y GLORIFICANDO CON CRISTO, POR CRISTO Y EN CRISTO AL ALTÍSIMO PADRE ADONAY, NUESTRO CREADOR Y SEÑOR.
¡PAZ!

DEL CIELO A LA TIERRA

Palermo (Italia)
12 de Diciembre Anno Domini 2014

 

HISTORIA DE LAS APARICIONES DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE (MÉJICO)

Diez años después de la conquista de México, el día 9 de diciembre de 1531, Juan Diego iba rumbo al Convento de Tlaltelolco para oír misa. Al amanecer llegó al pie del Tepeyac. De repente oyó música que parecía el gorjeo de miles de pájaros. Muy sorprendido se paró, alzó su vista a la cima del cerro y vio que estaba iluminado con una luz extraña. Cesó la música y en seguida oyó una dulce voz procedente de lo alto de la colina, llamándole: “Juanito; querido Juan Dieguito”. Juan subió presurosamente y al llegar a la cumbre vio a la Santísima Virgen María en medio de un arco iris, ataviada con esplendor celestial.

Ir a la fuente

Deja un comentario