La Rabia como Agente de Cambio

El tema de esta semana es muy interesante: se trata de la rabia. Por supuesto, como seres multidimensionales que somos, abarcará muchos niveles y tomará formas muy diferentes para cada uno. Pero, durante esta próxima semana, será el tema energético y emocional a nivel global y podríamos ver cómo se pone de manifiesto de diferentes maneras.
Como mencioné en semanas anteriores, estamos atravesando un umbral de aperturas que engloban la energía del corazón, la energía de la comunicación y también un incremento de la energía psíquica.
La combinación de todas ellas, acompañadas de esta energía de enfado, bien podría dar como resultado conflictos en las relaciones, o bien podríamos sorprendernos reaccionando con indignación en nuestras comunicaciones: por e-mail, por carta… A nivel personal,  debemos recordar que la ira es fuego. A veces nos enfadamos para defendernos, o como  una manera de establecer límites si no nos gusta cómo alguien nos trata. Pero cuando se trata de una cólera interior que comienza a aflorar en nosotros, lo que a menudo sucede es que está cambiando nuestra manera de estar en el mundo y de relacionarnos con él.
Si queremos llamarlo así, podríamos verlo como el combustible que nos ayuda a manifestar una nueva forma de ser, una nueva actitud, un nuevo “yo” que está a punto de nacer, en definitiva. He aquí algunas comprobaciones que podemos hacer, de cara a comprender mejor el origen de nuestra sensación de rabia:
¿Estamos estresados o irritados porque estamos demasiado ocupados y no nos  tomamos el tiempo que necesitamos para nosotros mismos?
¿Quizás es necesario que pongamos ciertos límites claros en nuestras vidas?
¿Puede que estemos sintiendo la ola entrante de cambio (y todos estamos sintiendo a nivel colectivo lo rápido que nuestro mundo está cambiando)?
Sé que muchos de ustedes están también atravesando cambios personales en diferentes facetas de sus vidas. En ese caso, quizá estemos sintiendo la inquietud y la incertidumbre del cambio.
Normalmente, no nos gusta la sensación de no saber lo que nos espera, así que esa inquietud también podría ser otra de las causas de su enfado. Si tendemos a plegarnos excesivamente ante los deseos de los demás o a anularnos a nosotros mismos, es posible que, después de años de represión, ahora surja la ira.
Por ejemplo, si durante años no nos atrevimos a vivir nuestros sueños o a decir nuestra verdad, ahora esta energía de fuego crecerá en nuestro interior y luchará por salir, lo cual no es nada agradable al principio. De ser así, intenten considerar esa energía de fuego como un positivo combustible interno y aprendan a regular tanto la manifestación exterior de esa ira hacia los demás, como la manera de gestionar la ira que otros podrían dirigir hacia ustedes.
Con el incremento de energía del corazón y de energía de comunicación que estamos experimentando, también es posible que surjan cuestiones inconclusas del pasado respecto a la comunicación y el corazón. Por consiguiente, la rabia será parte no sólo del momento presente, sino que también emergerá para ayudar a limpiar y despejar el pasado.
Si se sienten un poco nerviosos con toda esta información o ya comenzaron a sentir estos síntomas, traten de mantenerse humildes durante esta semana; si no quieren verse envueltos en situaciones provocadas por la ira de los demás, tómense todo con mucha calma y vayan  despacio.
Mucho amor para todos.

Traducción: Rosa García

manantialcaduceo.com.ar

Deja un comentario