LA PEQUEÑA ALMA Y DIOS – Neale D. Walsch

HABIA UNA VEZ …Una Pequeña Alma que dijo a Dios:
-¡Ya sé quien soy!
Y Dios le contesto:
-¡Maravilloso! ¿Quieres eres?
La pequeña alma contesto a toda voz.
-¡Soy la luz¡
Dios sonrió ampliamente:
-Así es -exclamo-. Tú eres la Luz.
La pequeña alma estaba feliz, porque había comprendido lo que todas las almas del reino trataban de entender.
-¡Hurra! ¡Esto es fantástico¡
Pero poco después ya no
Ir a la fuente

Deja un comentario