La otra historia 4×10 – Salto de líneas de tiempo: 33 a 42

Salto de líneas de tiempo: 33 a 42

“¿Por qué al hablar del futuro, emplea Karl Marx el presente?, pregunta con aire triunfante nuestro filósofo. Puede usted, muy respetado crítico, mirar en cualquier gramática y verá que el presente se usa en lugar del futuro cuando este futuro, es tenido por algo inevitable e indudable” . Vladimir Ilich Ulianov alias “ Lenin”.

Bienvenidos a LOH, comenzamos el programa 10 de la 4 temporada tratando de explicar lo que es un salto de línea de tiempo con el interés de centrarlo en la 33 actual a la 42 futura.

¿Qué es una lineal de tiempo? y ¿Qué es un salto de líneas de tiempo?

Estas son las dos preguntas que cualquiera puede hacerse y bien merecen detenernos a explicarlo antes de adentrarnos y adelantarles que la Línea 33 es la que vivimos en el presente actual y correspondiente a la Khábala del falso dios Yhavé. Como contraparte está la Línea 42 es la perteneciente a la Humanidad futura y del Dragón que hablando en plata, podemos concretar como la versión próxima de nuestra especie Ser Humano.

Verán, existimos en una matrix que venimos presentando como EM4x4 y que les recuerdo, está conformada por tres dimensiones físicas más una cuarta, mental, que conocemos como tiempo. Este EM 4×4 se manifiesta en un plano o espacio formado por 16 realidades de futuros alternativos posibles. El mencionado plano que contiene la totalidad de realidades, es lo que llamamos Línea Temporal y a la percepción del movimiento del espacio de alguna de alguna de estas 16 realidades, se denomina tiempo.

Así pues, podemos definir una línea de tiempo, como tiempo en vibración o un movimiento resonante que oscila a una determinada frecuencia.

La Línea de Tiempo pertenece en lo macro, a una generalidad compuesta por el conjunto de particularidades o sujetos cuya suma de expansión de consciencia, proyectará una realidad determinada vibrando a una frecuencia..

A lo largo de la historia de la humanidad, nuestro mundo viene vibrando a frecuencias concretas de acuerdo con la línea de tiempo que la humanidad de cada época presente proyectó y así sucedió por ejemplo, con nuestros primogenitores Manus y Lhulus, cuya Humanidad existió en una tierra donde su marco de existencia giró en torno a los patrones propios de la Primera Línea de Conocimiento (Hiperbóreo), entregada por los Formatierras y que los mantenía conectados con la “FUENTE”, con el “DO” , el “PADRE” o como prefieran llamarle. En esa Línea Temporal, nuestros ancestros eran conscientes del significado de la Creación, sabían quienes eran y para que fueron creados. Esa Humanidad originaria, era consciente de si misma y proyectó una realidad que vibraba a una frecuencia, acorde a su Línea de Tiempo.

Pasó el tiempo y como les contamos en programas anteriores, hace más de 3.000 años a.c, irrumpe en este EM 4×4 que acoge diferentes tipos de vida (no solo la nuestra), una especie ET representativa de un colectivo etiquetado con el nombre de Baphomet y cuyo arquetipo subjetivo, conocemos por Jehová- Yhavé. Este falso dios creador y en el llamado “Pacto”, entregó a Moisés la Segunda Línea de Conocimiento de la Khabalá, enseñando a una parte del pueblo elegido, el manejo y manipulación del algoritmo que rige la realidad subjetiva aquí en la tierra. Imponer esta segunda línea de conocimiento sobre el planeta demanda indefectiblemente, la aniquilación del conocimiento primigenio Hiperbóreo pues ambos, por existir en el universo de la dualidad, son contrarios y opuestos. De ahí, todas las atrocidades del clero por evangelizar el nuevo mundo, las cruzadas, inquisición etc. pues lejos de lo contado por la historia oficial, el objeto oculto fue exterminar lo ancestral que nos conecta con el “DO” como el Ser que somos, pues esta nueva línea es opuesta y en ella, predomina la mentira frente a la verdad, el sometimiento frente a la libertad, la alabanza a un falso dios frente al A.M.O.R del “DO” y en definitiva, una lucha de opuestos que dirimen sus diferencias, más allá de lo que nuestra especie humana proyecta aquí en el 4×4 de 16 realidades..

La irrupción de la cábala de Yhavé, hoy representada por el sionismo, necesita sobrevivir en la proyección de un universo cuya realidad es interesada y se genera desde las bajas frecuencias, cuya fuente energética son la suma de particularidades que forman el inconsciente colectivo.

Una vez se implantó reinó en la tierra la llamada Línea de Tiempo 33 (LT33), esta existe y reina desde la época de Moisés, pero no consiguió barrer por completo el conocimiento Hiperbóreo de nuestros antepasados pues gracias al “DO”, sobrevivieron tribus que todavía mantienen una cultura y costumbres ancestrales.

La frecuencia de la LT33 es la de la antigua Matrix a 7,82 Hz que hoy languidece y cae con la cábala de Yhavé pues el punto de situación de nuestro presente actual como humanidad es el que conocen y presentamos, un cambio de Era con el nacimiento de una nueva Humanidad coexistiendo en dos tierras dentro del mismo espacio. Una tierra pervive en la LT33 vibrando a la frecuencia 7.82 Hz y su realidad, es proyectada desde el Inconsciente Colectivo. Mientras, su contraria pervive en su LT42 vibrando a la frecuencia 15.64 Hz proyectando una realidad, desde su Consciente Colectivo. Ambas coexisten actualmente en un proceso de balance complejo que tiende a Humanizar (H) la LT42 y la otra, a humanizar (h) la LT33.

Esto es a grandes rasgos, una explicación de porqué viviendo en el mismo espacio y tiempo lineal, unas particularidades optan por proyectar desde el Inconsciente Colectivo y otras desde el Consciente Colectivo. Unos prefieren existir en la comodidad del burgués y otros prefieren existir en la inquietud de crecer en consciencia.

Para finalizar muchos se preguntarán como se puede saltar de la LT33 a la LT42 y la respuesta está en comenzar por accionar como creador, evitando cambiar lo conocido pues esta opción queda en manos de la experiencia del sionismo de Yhavé y para controlar los “cambios”, son verdaderos maestros. Comenzar a fluir reactivando el sentir y la intuición pues estos son dos sentidos adormecidos, que elevan la frecuencia de vibración favoreciendo la activación del centro espiritual que ahora está suplantado, por los centros intelectual y emocional que tienden a dejarnos anclados en el inconsciente colectivo.

Debemos darnos la oportunidad de realizar el autoperdón desde la consciencia y la sinceridad de uno mismo hacia si mismo pues solo así, el Demiurgo comenzará a perdonarse por el error que cometió.Por último, el accionar en pensamiento, palabra y acto para poder alcanzar al coherencia para unificar los “yoes” y tender hacia la unidad en cada momento y situación de la existencia. En definitiva, pensar, hablar y actuar desde la consciencia es una buena manera de comenzar a intentar saltar de realidad y dejar atrás ésta obsoleta y trágica línea temporal en la que el inconsciente colectivo se encuentra.

NMCNDLQHD

Jose de Aetamira

Programa completo

Sektorl
Ir a la fuente

Deja un comentario