La OTAN arranca la guerra de Ucrania después de la derrota en Siria

Una oleada de ataques militares esta semana por las fuerzas del régimen de Kiev respaldadas por la OTAN en las regiones separatistas del este de Ucrania no es mera coincidencia.
Es la reacción a los acontecimientos en Siria por la alianza militar dirigida por Estados Unidos en su guerra híbrida contra Rusia.
Cientos de violaciones del alto el fuego por tropas pertenecientes a las Fuerzas Armadas de Ucrania (UAF) están siendo reportadas en las repúblicas separatistas autodeclaradas de Donetsk y Luhansk. En los últimos días, varias ciudades y aldeas han sufrido intensos bombardeos de artillería, cohetes y morteros en grave violación del acuerdo de Minsk.
Ese acuerdo fue negociado por Rusia, Alemania y Francia durante 2014 y 2015, y tenía por objeto facilitar un arreglo político entre el régimen de Kiev respaldado por Occidente, que llegó al poder en un golpe de estado en febrero de 2014, y las provincias separatistas de Donetsk y Luhansk, que se negaron a reconocer la legitimidad de la usurpadora cabala de Kiev.
Casas, escuelas y plantas de tratamiento de agua han sido golpeadas cuando la UAF y las milicias neonazis asociadas mueven armas pesadas cerca de las llamadas líneas de contacto. Todos los indicios sugieren que el régimen de Kiev respaldado por la OTAN se está movilizando para una ofensiva renovada en la región de Donbas, que es principalmente rusa, que comprende las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk.
Hasta ahora, la milicia de la DPR y LPR ha rechazado la ofensiva, con decenas de bajas que supuestamente sufrieron los militares del régimen de Kiev.
El momento de los ataques a gran escala contra Donbas ocurre justo cuando Estados Unidos y sus aliados de la OTAN sufren un revés estratégico en su guerra encubierta por el cambio de régimen en Siria. La liberación de la ciudad de Aleppo la semana pasada por el ejército sirio, apoyado por aliados rusos, iraníes y libaneses, presagia el fin de los casi seis años de conflicto en Siria.
El despliegue de militantes yihadistas de Alepo, que había sido respaldado secretamente por Estados Unidos y algunas potencias de la OTAN, incluyendo Gran Bretaña y Francia, ha señalado el fin del proyecto de cambio de régimen en Siria para derrocar al gobierno del presidente Bashar al-Assad.
Turquía, miembro de la OTAN, ha desempeñado un papel clave en la guerra sucia dirigida por Estados Unidos contra Siria, sirviendo de conducto para combatientes y armas a los militantes yihadistas que intentan derrocar a Assad, un aliado de Rusia e Irán.
Pero ahora Turquía parece alinearse con Rusia e Irán para poner fin a la guerra en la vecina Siria. Esta semana, ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de Rusia, Irán y Turquía se reunieron en Moscú para declarar su compromiso de poner fin al conflicto sirio.
El New York Times informó: “Rusia, Irán y Turquía se reúnen para las conversaciones de Siria, excluyendo a los EE.UU.”. “La nueva alineación y la ausencia de todas las potencias occidentales en la mesa casi garantizan que el presidente Bashar al-Assad seguirá gobernando Siria bajo cualquier acuerdo resultante”, agregó.
En otras palabras, es “un juego” para Washington y su empresa criminal para subvertir Siria.
No se puede exagerar el revés de las intrigas imperialistas norteamericanas en el Oriente Medio. Durante décadas, los gobernantes estadounidenses lo han visto como su excepcional derecho dado por Dios a rotar cualquier gobierno extranjero que se considere inadecuado para sus intereses geopolíticos. 
Siria fue uno de los países objetivo de la lista estadounidense, que entró en acción en marzo de 2011, cuando Estados Unidos y sus socios de la OTAN y el régimen regional de clientes desataron el infierno con proxies terroristas.
Las ambiciones estadounidenses de conquista en la región rica en petróleo han recibido un impresionante golpe después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenara la operación militar a fines de 2015 para apoyar al estado sirio, junto con Irán y el movimiento de resistencia libanés Hezbollah.
A pesar de una campaña de propaganda masiva orquestada por los medios de comunicación occidentales y marionetas de Washington en las Naciones Unidas, el ejército sirio y sus aliados han obtenido una victoria histórica en retomar Aleppo de los yihadistas respaldados por la OTAN.
No sólo es una amarga derrota militar para Washington. Se trata de un triunfo político y moral sobre las mentiras occidentales, según lo dicho a través de las grandes corporaciones de medios de comunicación.
 Estos últimos estaban saturados de afirmaciones de atrocidades y crímenes contra la humanidad cometidos por fuerzas sirias y rusas. 
Esas afirmaciones imprudentes han sido expuestas ahora como fabricaciones flagrantes, ya que el pueblo de Alepo celebra abiertamente la liberación de los yihadistas respaldados por Occidente que habían impuesto un reinado de terror en grandes partes de la ciudad durante casi cuatro años.
Parece significativo que sólo días después de la liberación de Alepo, el embajador ruso Andrey Karlov fue brutalmente asesinado en la capital de Turquía, Ankara, cuando un pistolero le disparó en la espalda mientras se dirigía a un evento cultural. 
El asesinato estaba evidentemente destinado a descarrilar las conversaciones políticas en curso entre Turquía, Rusia e Irán. ¿Quién se beneficiaría de tal atrocidad? Obviamente, las potencias de la OTAN dirigidas por Estados Unidos.
Si la inteligencia militar de la OTAN no ordenó específicamente el asesinato de Karlov, podemos decir al menos que Washington y sus aliados occidentales ciertamente crearon el clima de odio y demonización que convirtió al diplomático ruso en un “blanco legítimo”.
Otro desarrollo significativo es la renovada ofensiva del régimen de Kiev respaldado por la OTAN contra el pueblo de origen étnico ruso de Ucrania oriental. 
Una vez más, este movimiento provocativo se produce pocos días después de la espectacular victoria militar de Rusia y sus aliados contra los representantes jihadistas de la OTAN en Alepo y posiblemente ahora por toda Siria.
No se equivoquen, la junta reaccionaria que tomó el poder en Kiev es un sustituto de los largos diseños ofensivos de la OTAN sobre Rusia. Citando “temores” infundados de la agresión rusa, la OTAN se ha dado una licencia para escalar tropas y misiles en la frontera de Rusia. Washington y sus lacayos europeos han financiado, armado y entrenado el régimen de Kiev. 
Esta semana, el ministro británico de Defensa, Michael Fallon, anunció más entrenamiento militar británico para las fuerzas de Kiev, alegando que era para contrarrestar la agresión rusa. Fallon tuvo la mejilla para lanzar esta tontería en la misma semana en que los ataques contra el este de Ucrania han aumentado.
En una cumbre OTAN-Rusia celebrada en Bruselas a principios de esta semana, la alianza militar dirigida por Estados Unidos tuvo la gallina de pedir a Moscú que influyera a los “separatistas rusos” en Donbas para “honrar el alto el fuego de Minsk”.
El delegado ruso en la OTAN, Alexander Grushko, habría presentado algo de realidad a la reunión señalando los cientos de violaciones cometidas en los últimos días por el régimen de Kiev. Tales violaciones son iguales, ya que la junta respaldada por la OTAN lanzó por primera vez su ofensiva en la región en 2014 y que ha causado hasta 10.000 muertes.
Al igual que con la guerra siria, Washington y sus aliados de la OTAN, ayudados y alentados por los medios de comunicación occidentales (sic), juegan con semántica e ilusiones e insultan a la inteligencia común.
En Ucrania, la OTAN está llevando a cabo una guerra encubierta como en Siria, donde han muerto 400.000 personas y de la que Europa está luchando con su mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, incluida la amenaza de ataques terroristas como Visto en Francia y Alemania esta semana.
Intempestivamente, Washington y sus subordinados occidentales acusan a Rusia de guerra híbrida y agresión.
 La reacción a la derrota en Siria a través del aumento del conflicto en Ucrania muestra que es la alianza de la OTAN liderada por Estados Unidos la que es la verdadera culpable de la guerra híbrida y la agresión.
https://kenzocaspi.wordpress.com/2016/12/27/10180/

Ir a la fuente

Deja un comentario