LA “LEY MORDAZA” DE PODEMOS: LOS FUNCIONARIOS PODRÁN DESTRUIR LIBROS QUE CONSIDEREN HOMÓFOBOS

Tal como comentaba recientemente el blog, el partido que lidera Pablo Iglesias ha registrado recientemente en el Congreso una “Proposición de Ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género y características sexuales, y de igualdad social de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales” que facultaría a un orwelliana policía del pensamiento para castigar todo ejercicio de libertad de expresión que cualquier miembro del citado colectivo considerase ofensiva, discriminatoria o lesiva para su imagen, intereses, deseos o veleidades.

Algo en lo que han estado de acuerdo la Santa Inqui-
sición, el partido nazi, la dictadura argentina y …
Podemos

Dicho organismo se crearía bajo la denominación de “Agencia Estatal contra la discriminación por orientación sexual, identidad de género, expresión de género y características sexuales” y velaría por que todos los acogidos a cualquier tipo de sexualidad distinta de la tradicional gozasen de la condición de “especie protegida” en el ejercicio de sus derechos, obviamente superiores a los del resto de los ciudadanos. Dispondría de potestad para cerrar páginas web y blogs, multar a los infractores e incluso clausurar locales por un plazo que podría llegar a dos años, todo ello según el criterio del censor de turno, mero funcionario, y sin las garantías que respaldan al pronunciamiento de un juez.

Ante cualquier infracción, cualquiera que sea su naturaleza, se procederá al decomiso y destrucción, borrado o inutilización de libros, archivos, documentos, artículos y cualquier clase de soporte objeto de las infracción administrativas contempladas en la presente Ley o por medio de las cuales se hubiera cometido. Cuando el delito se hubiera cometido a través de tecnologías de la información y la comunicación, se acordará la retirada de los contenidos. En los casos en los que, a través de un portal de acceso a Internet o servicio de la sociedad de la información, se difundan exclusiva o preponderantemente los contenidos a que se refiere el apartado anterior, se ordenará el bloqueo del acceso o la interrupción de la prestación del mismo.

¿Es esta la legalidad que pretende Podemos? ¿Destrucción de libros y documentos? ¿Borrado de archivos? No desmerece de otros dislates previos, como su propuesta de negar la presunción de inocencia a todo acusado de violencia de género o la de aplicar un toque de queda a los varones a ciertas horas de la noche, mamarrachadas risibles si no fuera por sus posibilidades de prosperar.

Las comparaciones con la Ley Sinde (PSOE) o la infame Ley Mordaza del PP, contra la que protestaron en su día los diputados podemitas, se quedan cortas frente a una propuesta que nos retrotrae a las hogueras de la Inquisición, con su índice de libros condenados, o la quema de libros por los nazis en la Alemania de los años 30.

Los que venían a regenerar la política se han quedado en meros censores culturales. Extraña vocación que amenaza nuestro patrimonio literario, pues autores como Lope o Quevedo (autor del feroz “Epitafio a un bujarrón”) pueden sin titubeo alguno ser tachados de homófobos (entre otras “particularidades” suyas). Y fuera de nuestras letras, no digamos ya los que, pese a vivir de la pluma, se tenían por “machos” sin mácula, como Céline, Hemingway o Faulkner. Y en la cultura del rock tenemos a Elvis, un homófobo tan recalcitrante que especificaba en sus contratos que jamás ningún gay podría acercarse a él.

¡A la hoguera con su legado!

(posesodegerasa)

Ir a la fuente

Deja un comentario