LA ÉLITE ESTÁ IMPLANTANDO CHIPS A LOS HABITANTES DE ESTADOS UNIDOS SIN QUE ELLOS LO SEPAN

Un demoledor estudio del Instituto Tecnológico de Wyoming ( WIT ) destapó la conspiración oculta hace tan sólo dos años: uno de cada tres estadounidenses ya tenía en 2014 un chip implantado en su cuerpo, la gran mayoría sin ser consciente de ello.

El estudio consistía en aplicar un rastreador de microchips a un grupo de voluntarios aleatoriamente elegidos entre la población estadounidense.

Se rastreó el cuerpo de cientos de voluntarios por todo E.E.U.U.: 958 personas de los estados de Iowa, Illinois y Wisconsin, 987 personas de Maine, Rhode Island y New Jersey y 1010 personas de Arizona y Nevada.

Una vez realizado el escaneo de los 2.955 voluntarios, 997 dieron positivo al test. Al parecer tenían un chip RFID implantado en el relleno de los dientes sin su consentimiento.

El informe concluye que se debe seguir investigando la procedencia y el motivo, por ahora desconocido, de estos implantes realizados en tratamientos dentales de endodoncia, concretamente durante el tratamiento de los conductos radiculares.

Este tratamiento consiste en la extracción de la pulpa del diente, un pequeño tejido en forma de hebra que se encuentra en el centro del conducto del diente. Una vez que la pulpa se extrae, el espacio que queda se limpia, se le vuelve a dar forma y se rellena.

Y es en este relleno donde se han estado implantando estos minúsculos chips de control, con el desconocimiento de los huéspedes de tan indeseable artefacto.

Una empleada de una clínica dental de Wisconsin, que fue fulminantemente despedida cuando lo hizo público, descubrió horrorizada que sistemáticamente se estaba introduciendo un “diminuto cuadrado” en las intervenciones de los conductos radiculares practicadas a sus paciente. Aquí tenéis el demoledor testimonio publicado en un foro de dentistas, y fechado el 17 de enero de este año.

Hablan de introducirnos el microchip en 2017, pero lo cierto es que llevan años implantando estos dispositivos a la población, sin debate previo, sin informar de los riesgos y sin consentimiento explícito.

Aquí tenemos otro testimonio, el de un chico que escucha inexplicables voces en su cabeza, lo que atribuye a que “algo” en sus dientes actúa como receptor de ondas de radio, una situación que le está volviendo literalmente loco.

Cada vez más estadounidenses comparten esta “extraña dolencia”.

Incluso lo han expuesto ante los tribunales de justicia, como se puede ver en el siguiente vídeo:

Los primeros microchips en implantes dentales fueron introducidos en la población carcelaria estadounidense. Hace años eran mucho más grandes y arcaicos que en la actualidad.

Fijaros en este video de una expresidiaria del estado de Colorado, año 2009:

Es interesante comparar el tamaño del implante en 2009 y la diferencia con el que denuncia la empleada anónima de la clínica dental de Wisconsin, un “diminuto cuadrado” que denota el avance de la nanotecnología en solo siete años.

¿Con qué fin están realizando estos implantes no autorizados?

¿ Qué está tramando la élite oscura para los próximos años?

Un plan oculto implementado de manera secreta y silenciosa está en marcha.

El error está en pensar que estos chips están siendo implantados con el único fin de controlar nuestros procesos bioquímicos o incluso de localizarnos geográficamente.

En realidad es mucho peor. El chip no sólo es un emisor de información, es también un receptor de impulsos electromagnéticos que permite modificar la conducta de las personas chipeadas.

Pueden volvernos sumisos, agresivos, indolentes, a voluntad.

El fin de nuestra libertad de pensamiento está próximo. Quieren manejar nuestros cerebros electromagnéticamente.Están en ello, lo llevan en secreto, como siempre nos la cuelan poco a poco, entre risas y comentarios del tipo: “Esto es una locura, no puede estar sucediendo”.

Siguiente video, imprescindible, minuto 2:15:

Lo más terrible de todo esto es que una vez nos lo implanten a todos por las diferentes vías secretas mediante las que pueden hacerlo, todo nos parecerá maravilloso y nadie se preguntará nada, ya que nuestro cerebro, en ese preciso momento, estará perfectamente controlado por aquellos que pensarán por nosotros.

Bienvenidos al mundo del “Big Brother”. No dejen de reir.

(Fuente: http://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com.es/)

Ir a la fuente

Deja un comentario