“J´ÉNCORE – Sencillamente YO OTRA VEZ” TOBÍAS

Y así es, querida Shaumbra, soy yo Tobías, después de una laguna de unos cuantos meses, regresando para cerrar la Serie del Maestro con el Shaud 12 luego de un año increíble de reunirnos juntos; nuestro octavo año de corrido… no siete, ¡ocho!… para estas series que hemos hecho juntos. Al principio empezamos llamando a éstas lecciones, porque ahí es donde su conciencia estaba en ese entonces, graduándose dentro de esta cosa que llamamos el Shaud, la colección de todas nuestras energías juntas para todos aquellos que escucharán estos materiales en los años y las generaciones por venir. Así que es un honor para yo Tobías, estar aquí con todos y cada uno de ustedes para cerrar esta hermosa serie.
GRAVEDAD
Y ciertamente… como la canción (“Gravedad” por John Mayer) mencionada mientras estábamos entrando al Shaud, cuando estaba yo caminando con cada uno de ustedes en los pasillos, tocándolos gentilmente en el hombro, pisando unos cuantos pies, dando unos cuantos abrazos mientras esta música tocaba… ciertamente que puedo sentir la gravedad justo como ustedes. Tengo esta cosa llamada un caparazón, el cual está en la Tierra ahora mismo, en su octavo año.  Hmmm.   Interesante.
Y puedo sentir la gravedad.  Puedo sentir la pesadez de la energía de la Tierra.  Saben, la energía de la Tierra tiene más que solamente la gravedad física.  Tiene un tipo de gravedad espiritual también.  Es una gravedad etérea que literalmente jala a un ser abajo a este lugar de la Tierra.  Esta cosa que ustedes llaman la tercera dimensión los atrae abajo hacia dentro de ella.   Es seductora.   Es lo que ustedes llamarían poderosa.   Los jala adentro para la experiencia – la experiencia, potencialmente, de muchas, muchas, muchas vidas.
Saben, estos otros seres que ustedes llaman los ET´s o los extra terrestres, los que no necesariamente tienen un cuerpo físico y caminen sobre la Tierra y lleguen a nacer dentro de la Tierra, ellos tienden a mantenerse lejos de la Tierra.  Sienten la gravedad de la energía, el jalón de esta energía hacia la Tierra. No solamente la gravedad física, sino un tipo de gravedad espiritual que a ustedes los jala dentro y los mantiene aquí – los mantiene aquí para que verdaderamente puedan pasar por el proceso entero y la experiencia de estar aquí en la Tierra.  De otra manera, podrían venir acá por una corta visita y luego querer irse, ir a otra parte.  Y los mantiene aquí hasta que han pasado por la totalidad de sus propias energías y su propia conciencia, hasta que se liberan a sí mismos de ello.
Oh ciertamente puedo sentir… puedo sentir las energías entrando a mi, a mi caparazón llamado Sam. Saben, incluso cuando los seres angélicos penetran cerca de la Tierra, y nosotros entramos para nuestras canalizaciones y Shauds con ustedes, si no estamos planeando llegar dentro de un cuerpo físico, tendemos a establecer una especie de lazo salvavidas.  Cuando Saint-Germain entra o Kuthumi o cualquiera de los otros, hay toda una serie o nivel de seres angélicos los cuales están ayudando a guardar a ese ser angélico particular de sencillamente ser jalado directo hacia dentro de la energía de la Tierra; así ellos pueden permanecer atrás en los reinos no físicos para hacer lo que han elegido hacer, guiar a humanos a través de este proceso de Nueva Energía.
Alineaciones de Números
Nos reíamos entre dientes hoy más temprano mientras estábamos escuchando sus introducciones y la discusión de los números.  El día de hoy ciertamente es un número triple siete.  Actualmente los números no infieren que ustedes hagan cosas.  Los números no crean su realidad.  Echen una mirada a la otra vía.  Ustedes crean su realidad y luego la sincronía o la alineación de las energías, sencillamente sucede que está ahí.
Así que aquí tenemos un día triple siete.  El triple siete tiene un significado – significado de energía y numerológico – para todos ustedes.  Es como si hubieran plantado la herramienta o el regalo en su sendero antes de jamás haber llegado aquí, sabiendo que tenían el potencial para la alineación y el cambio en su propia vida en ese tiempo.  Y luego cuando llegan a ese punto, como han hecho en esta fecha de 7-7-7, entonces se hace accesible o se desencadena una nueva, potente forma de conciencia para ustedes.  De una manera podrían decir que ustedes sabían que iban a llegar a este punto.  Ahora que han arribado, pueden tener su propio regalo que se han dado.
Saben, cuando los números se alinean como el 9-9, 4-4, como 33, 11 – todas estas alineaciones son también un tipo de guiño o asentimiento de su espíritu para ustedes, dejándolos saber que ustedes están reconociendo las alineaciones y las sincronicidades en su vida.  Cuando ven este tipo de alineación numerológica, pueden sencillamente sonreír para sí mismos sabiendo que verdaderamente están conformes consigo mismos.  Están colmando su propia pasión aquí en la Tierra.  Están siguiendo el sendero de los potenciales más elevados que han elegido.  Otros humanos pudieran ni siquiera reconocer cosas como la alineación de estos números, o pudiera parecerles ser pura coincidencia sin ningún significado energético subyacente.  Pero ustedes saben que hay significado distintivo en esto.  Así que aguarden esta continua alineación.
La alineación, por cierto, quiero mencionar hoy aquí este número que está escrito dentro del libro sagrado, el 6-6-6.  Es considerado por algunos a ser el número maligno, pero el 6-6-6 es la alineación perfecta de la consumación; cada 6 representando un aspecto importante de ustedes – el cuerpo, la mente y el espíritu.  Cuando éstos entran al total alineamiento, ello significa una conclusión, un final de un viejo ciclo y el inicio de uno nuevo.  No es un número maligno para nada, a menos por supuesto que ustedes estén tratando de controlar gente; a menos por supuesto que teman a su sí mismo y a su desarrollo, y teman a su propia conciencia.  Entonces, sí, si ven esta “Marca de la Bestia”, como es llamada, entrarán en temor porque están temiendo a la bestia que está dentro de ustedes.
Pero si ven el alineamiento de estos tres números y están en un lugar de su propio equilibrio, están siendo reales y verdaderos consigo mismos, verán esto como la alineación perfecta para moverse al siguiente nivel.  Equivalente a cuando ven el triple siete o cualquiera de estas diferentes alineaciones numerológicas muy interesantes.
Así que ahora mismo, querida Shaumbra, hay una tremenda cantidad de energía hoy en provisión.  Es como si ustedes la hubieran enterrado ahí para sí mismos.  Se dijeron a sí mismos que si llegaban a este punto – no solamente de tiempo y espacio, sino de Conciencia – ella sonaría una campanita. Significaría que están aquí.  De alguna manera – a través de toda la confusión, a través de la niebla, a través de las dificultades, a través de toda esta creencia de estar perdidos – de alguna manera sucedió que llegaron hasta aquí.
Así que vamos a pedirle a David, nuestro Maestro de los Números (risas), si tañería… ¡no sabe de esto!… si tañería las campanillas siete veces.  Y mientras lo hace, tomen una respiración con cada tañida de la campana.   Es su recordatorio para sí mismos.
Maestro de los números, empieza.
(Larga pausa mientras las campanillas lentamente suenan siete veces).
Tomemos juntos una respiración profunda y reconozcan este momento.  Reconozcan este tiempo de su propia alineación.  Reconozcan este tiempo de conclusión de un ciclo y el inicio de uno nuevo.
Energías Actuales

Ustedes tienden a trabajar en una espiral, continua evolución y expansión.  No solamente un círculo, sino una espiral que continúa creciendo y creciendo y creciendo, hasta que en algún punto ya no puede girar en espiral dentro de su conciencia conocida y ustedes se salen de los patrones de la espiral en sí misma.  Eso es lo que está sucediendo ahora mismo, particularmente conforme nos aproximamos a este tiempo del Salto Cuántico.
Ustedes han pasado por esta cosa que sabemos que tienden a desdeñar a veces. Lo llaman el despejar, y unos cuantos de ustedes ¡le ponen otros nombres muy malos! (risas). Ven tormentas rodar a través de su vida y la mayoría de ustedes siente que estas tormentas están viniendo del exterior – de otra gente, de los eventos mundiales, quizá solamente de su mala suerte – y estas tormentas se mueven a través de su vida y ocasionan un montón de drama y ocasionan un montón de caos.  Estas tormentas de hecho no son tormentas para nada.  Estas tormentas son una manera… lo que ustedes llamarían tormentas, son una manera de despejar la energía, energía que es de ustedes – que es ustedes – conciencia que es suya, pero conciencia que ya no les sirve en una modalidad Nueva Energía.
Así que las cosas pasan por su vida, cambios, adaptaciones, cambios cuánticos – para acuñar una frase de nuestra querida Linda. Estas cosas son naturales.  No son señales del Espíritu de que ustedes están haciendo algo mal.  No son solamente el ingreso de mala suerte.  ¿Se dan cuenta de que, como un ser consciente en este punto, no están magnetizados, como dirían ustedes?  No atraen mala suerte desde el exterior.  La única cosa que están atrayendo ahora mismo es cambios dentro de sí mismos.  A veces estos cambios son difíciles.  Algunas veces estos cambios tienen una forma de desorganizar algunos de los patrones que ustedes han establecido para sí mismos.  Mas la energía del cambio en sí mismo es la continua evolución de su conciencia.  Su conciencia…. es la mayor razón de que estén aquí en la Tierra ahora mismo. – evolucionando y Expandiendo su Conciencia.
Cambio cuántico de  conciencia
A veces los cambios pueden llegar en formas maravillosas. Hace unos días, en la fecha del 7-2, 2-7, en el segundo día de la semana hubo un evento increíble que sucedió. Muchos de ustedes aquí fueron parte de ello en la Escuela de Ascensión, allá arriba en las montañas en Breckenridge, Colorado.
Después de pasar por tres días muy intensos de la escuela, Saint-Germain hizo una pausa y luego habló directamente – muy, muy directamente – con todos y cada uno de ustedes mientras yo me demoraba alrededor del salón sintiendo exactamente lo que estaba pasando.  Muchos de ustedes se han cuestionado “¿Qué sucedió en esos preciosos momentos en ese salón?”, y la mayoría de ustedes no ha sido capaz de definir lo que sucedió.  Pero saben que algo pasó.  Bueno, sencillamente recibieron una probada del cambio cuántico de conciencia.  Ese es el porqué cuando su mente trata de resolverlo, lo que sucedió exactamente ahí, no puede, porque su mente realmente no comprende ahora mismo un cambio cuántico de conciencia.  Está más allá de la propia esfera del sí mismo o conocimiento de ello.
Durante esos pocos momentos preciosos mientras Saint- Germain estaba hablando, en realidad mucho más sucedió de lo que justamente era reflejado por las palabras. En ese punto, todos ustedes permitieron que este cambio tuviera lugar.   Se sintieron tan seguros en ese salón.   Habían tenido un tan amoroso enfoque en sí mismos e incluso nuevo entendimiento acerca de todo este proceso de ascensión.  Así que cuando Saint-Germain se dirigió directamente a cada uno de ustedes, también estaba dirigiéndose directamente a una elección que ustedes habían hecho – un potencial que habían seleccionado.  Como un grupo dijeron: “Asumamos un salto cuántico en nuestra conciencia, ahora mismo”, y ello fluyó a través del salón de una manera que muchos de ustedes raramente han experimentado, si es que alguna vez.  Fluyó directo adentro y a través de su cuerpo y de su mente. Ese es el porqué su mente pareció entumecerse por un momento.  Su cuerpo no podía responder.  Era difícil entender dónde estaban o qué estaba pasando en ese salón en ese momento dado.
Ustedes permitieron que el cambio de conciencia fluyera directo a través de ustedes.  Y vean… no dolió.   No fue doloroso.  No tuvieron que pasar por un montón de esfuerzos en su vida. No tuvieron que pasar por la dificultad, como muchos de ustedes han estado atravesando en su propio proceso de despejar.  Y la mejor cosa es, durante esos momentos preciosos, la mayoría de ustedes permaneció fuera de las limitaciones mentales.  La mayoría de ustedes permitió que ello llegara fluyendo a través, y logró un cambio cuántico de conciencia.
Al momento que ustedes lograron eso o, de hecho, se dieron cuenta de eso en su propia vida, esa energía en ese salón se propagó – no solamente lineal sino multidimencionalmente – e inmediatamente se propagó a Shaumbra por todo el mundo.  Algunos que estaban durmiendo, algunos que estaban en el trabajo, algunos que estaban dando una larga caminata al momento. Pero poco después de las 3, el 2 de julio en Breckenridge, algo sucedió y afectó a todo Shaumbra por todo el mundo debido a la conexión de conciencia que todos tenemos. Creó un potencial para todos, ya sea que estuvieran escuchando en persona al momento o haciendo algo totalmente diferente.  Algunos lo experimentaron en ese momento y dijeron: “Algo acaba de pasar.  No sé qué, pero sucedió”.  Algunos lo experimentaron un día o dos más tarde y otros lo están experimentando ahora mismo mientras hablamos.
Pero fue un cambio de conciencia o percepción.  Y conforme pasa rápidamente hacia afuera a través de los que se llaman a sí mismos Shaumbra, este cambio en conciencia ahora fluye hacia afuera al resto de la humanidad y a todos los seres en los reinos angélicos. No les es impuesto.  Ellos no tienen que aceptarlo.  Lo pueden ignorar.  Pueden incluso tomar esa energía y torcerla para sus propósitos propios, los que ustedes llamarían, muy egoístas o muy baja energía.  Pero está disponible.  Es un potencial que ahora sale a todo el otro lado de la humanidad.
Esta experiencia del cambio cuántico de conciencia tendrá muchos efectos e implicaciones en su vida. Primero que todo, les da una probada y los deja darse cuenta que pasar por el despejar y el cambio no significa que tengan que pasar por un montón de sufrimiento, confusión mental y toda esta tensión y ansiedad que es típicamente asociada con el cambio.  Ello puede suceder en un momento. Conforme esa energía es a la sazón una parte de su nuevo conjunto de herramientas en su vida, ella empieza a desplegarse. Empieza a mostrarse de modos sutiles y luego comienza a mostrarse de grandes modos. Empieza a integrarse con su vida día-a-día a tal grado que algunos de sus sueños, sus metas y sus aspiraciones ahora comienzan a entrar en alineación y a su realidad.
Empieza a hacer cosas como responder preguntas que han estado plagándolos o afligiéndolos a ustedes por un largo tiempo, y de repente la respuesta está justo ahí. Cada vez que reciben uno de estos ajás sincrónicos, cada vez que reciben una sensación de esta consumación o conocimiento, recuerden que está viniendo de ustedes, no de ninguno del resto de nosotros.  Ustedes se han permitido a sí mismos pasar por un cambio cuántico de conciencia.  Se han permitido a sí mismos bordear el modo viejo y difícil e ir directamente al cambio.  Ir directamente a la evolución de sí mismos.

HUMORES
Pues este tipo de cambio cuántico también hace surgir cuestiones – cuestiones que muchos de ustedes han estado enfrentado por un largo tiempo.
Una de estas cosas que ustedes van a llamar humor o una oscilación de la emoción.  
Cada vez que pasan por ese tipo de cambio tan rápidamente, el resto de ustedes está tratando de ponerse al corriente, de ser parte de ese cambio, y parte de ustedes puede despertarse en la mañana y sentirse un poquito triste.  
O pueden despertarse en la mañana y sentirse incómodos en su propia piel.  
Pueden sentirse enojados acerca de algo y sencillamente no pueden sacarlo de su mente.  
Esto es solamente un estado de ánimo.  
Es solamente una reacción interna a los diversos cambios que están prosiguiendo en su vida.  
Es muy natural que tuvieran reacciones debido a que es parte ustedes reaccionando u observando una situación que está teniendo lugar.
Ahora bien, frecuentemente los vemos meterse a uno de estos humores y luego, de hecho hacerlo más intenso y también hacerlo más difícil; empiezan a Juzgar el Humor en el que están. Se dicen a sí mismos: “Estoy de mal humor, pero no debería estar porque soy Shaumbra.  Soy un trabajador de la luz y no debería estar de malos humores. ¿Cuándo alguna vez recibiré esto?  ¿Cuándo alguna vez me pondré al corriente con todo esto y sentirme en paz y feliz, en un estado de dicha?”.   Bueno, ¡olviden la dicha!  Es un estado de ser artificial.
Así que sienten que están en uno de sus humores. Quizá pudieran incluso estar deprimidos o ansiosos acerca de algo, y luego tratan de corregir ese estado de ánimo.  Deténganse ahí mismo.  Cuando se encuentren a sí mismos tratando de corregir sus humores y sus pensamientos y emociones, sencillamente deténganse ahí mismo.  Sólo van a mandarse a sí mismos hacia dentro de más caos y confusión y sólo van de hecho a dramatizar ese humor en el que están.
Ustedes tienen el viejo pensamiento, “buen humor, mal humor”.  No funciona de esa manera en la Nueva Energía.  Sí, sí funciona de esa manera para algunos de – lo que llamaríamos – humanos Vieja Energía que están en su vida.  Lo van a observar en ellos, pero para ustedes es un poquito diferente.
Al momento que estén tratando de corregir o alterar sus pensamientos, sus humores o sus emociones, deténganse.  Tomen una respiración profunda, luego ¡precipítense detrás del muro bajo! (risas).  El muro bajo es el lugar donde pueden observarlo todo, inclusive a sí mismos.  El muro bajo es el espacio seguro neutral donde no hay correcto o incorrecto, no hay bueno o malo, no hay positivo y negativo.  Simplemente es.
Como Kuthumi dijo en nuestra última reunión, es solamente una experiencia y no tiene que ser polarizada a una “buena” o “mala”.  En la Vieja Energía es una práctica común polarizar, debido a que así es como todo estaba ocurriendo. Ustedes polarizarían una energía – digamos polarizarla a “buena”… pero en la Nueva Energía, no hay necesidad de hacer eso.
Están en un estado de ánimo, están “teniendo uno de esos días”, dicen. Pero realmente no están teniendo un mal día, sólo están sintiendo y permitiéndose a sí mismos la expresión de la parte mala de ese día.  Lo que no están viendo o sintiendo o permitiendo que salga del escondite en su estado unido – no el país, un estado unido de ser – es la parte buena del día. Y una vez que reconocen que su día malo es solamente a partes iguales un buen día, y reconocen que verdaderamente no hay malo o bueno, que es solamente una expresión – lo que está teniendo lugar en el momento – de repente averiguan que de hecho no hay bueno o malo.
Su estado de emoción o ánimo no está neutralizado… en otras palabras, ustedes no están contrabalanceándolo para que no haya sentimiento o emoción… están de hecho fusionándolos juntos en el más alto estado de expresión.  Están permitiendo lo que sea en ese momento sin juzgarlo como un día malo, sin juzgarlo como sintiéndose cansados o deprimidos.  Porque cada vez que hay una sensación de cansancio, lo que ustedes no están notando que está justo ahí dentro con ello, en un estado unificado, es una sensación de energizado. Cada vez que se están sintiendo tristes – tristes por soltar algunas cosas en su vida – hay también la energía unificada de feliz y contento y libre.  Cada vez que se juzgan a sí mismos como estando enojados, justo al lado de ello, de hecho integrada y tramada perfectamente dentro de ello, está la energía de ser feliz, despreocupado y aceptante.
Cuando ustedes se paran detrás del muro bajo mientras se meten en una de estas oscilaciones del humor que los humanos tienden a hacer tan a menudo, se dan cuenta de que no necesitan infundir esa oscilación del humor con el drama.  
El drama que viene del juicio de lo que es; 
el drama que viene del “oh ¿qué está mal conmigo?  ¿Por qué estoy teniendo un mal día?”; 
el drama de tener que correr con un lector o hacer una breve visita a la carta astrológica para calcular porqué los dioses allá arriba están infligiendo esto en ustedes.  
Se dan cuenta que es ustedes.  
Solamente están poniendo un enfoque en una expresión o un aspecto de ese momento en particular. Pero unificadas justo dentro de eso están todas las otras expresiones.
Vayan, siéntense detrás del muro bajo.
Obsérvense en esa emoción, en el momento. Observen la tristeza.   No traten de matarla.  No traten de negarla.  Obsérvenla.  Y mientras están sentados observando al tú triste en ese día particular, conforme se relajan, se deshacen de la ansiedad, también van a ser capaces de empezar a ver al tú feliz, al tú satisfecho, al tú inocente, al tú estúpido – todos los diferentes Aspectos – y se darán cuenta en ese momento que ninguno de ellos guía o controla su vida.  Se darán cuenta de que pueden elegir expresar todos los Aspectos, ningún Aspecto, o solamente unos cuantos Aspectos de sí mismos en ese momento.
Traemos este punto a colación en particular en este día porque es una práctica común para los metafísicos tratar de concentrarse en – lo que ustedes dirían – buenos pensamientos, pensamientos felices.  Hay todo este movimiento de control de la mente y del pensamiento que sólo los va a meter en dificultades.  Porque una vez que ustedes le asignan ese tipo de control a su mente, ese tipo de dirección precisamente a su mente, y permiten que su mente juzgue bueno o malo y trate de aplastar o denigrar a las otras emociones, están negando parte de sí mismos.  Cada vez que niegan parte de sí mismos, ello se marcha a otra dimensión.  Existe, es real, y regresará para conseguir su atención.
Así que la cosa importante es, durante las oscilaciones del humor, tomen un momento.  Hagan una respiración o dos o tres.  Vayan detrás de su propio muro bajo y observen al tú en el momento, y dense cuenta de que hay muchas, muchas otras expresiones de ese tú.
La primera cosa que va a hacer es permitirles superar la ansiedad en ese momento.  Permitirles salir de ese: “¿Por qué yo?  ¿Qué he hecho mal?  ¿Qué necesito hacer para hacerme a mí mismo perfecto?”.  En este momento de soltar la ansiedad, probablemente se van a reír bien y bonito de sí mismos por quedarse tan atrapados en algo que no es realmente ustedes, no es realmente el pleno tú.
Es una experiencia muy liberadora y, como dije, algunos de ustedes pudieran tener un tiempo difícil con eso porque están acostumbrados a alimentarse de su propio drama.  Están acostumbrados a tener estas situaciones de drama y emociones y oscilaciones del humor y así es como se han estado manteniendo a sí mismos apenas vivos.  Temen que si se paran detrás del muro bajo, vaya a ponerse realmente aburrido.  Todo será neutralizado.  Todo será muy, muy – cómo decir – muy aburrido.  No es así para nada.
Conforme hacen esto, mientras se permiten a sí mismos observarse, van a darse cuenta de que hay tanta más profundidad y dimensión.  
No necesitan infundir drama para hacer su vida relevante y emocionante.
Encontrarán una nueva profundidad que es muy difícil de describir, porque no es mental, no es emocional.  
Es la plena expresión de ustedes.  
Entonces van a entender lo que es la verdadera creatividad personal.  
En otras palabras, cómo se crean a sí mismos en cada momento.  
Les dará una total renovación e interés en su propia vida.
Saben que han – muchos de ustedes – han perdido interés en su propia vida.  Sencillamente están permitiendo que la vida como que solamente siga y siga, pero realmente han perdido interés en ella. Recientemente hice mi primer de muchos talleres de Pasión en este gran lugar que ustedes llaman Finlandia.  Hablamos acerca de llegar a la pasión real, de emocionarse otra vez respecto a ustedes y la vida.  Continuaremos haciendo más de éstos.  Parte de la experiencia completa es salir del drama, ponerse detrás del muro bajo.

La historia de Klaus
Y con eso, y un sorbo de agua, me gustaría narrar un cuento. (La audiencia dice “ahhh” y “¡yay!” y Tobías ríe entre dientes).  Tomen una respiración profunda y ¡vayamos a la dimensión corta! (risas).
Me gustaría contar una historia acerca de un querido fabricante de juguetes llamado Klaus que vivió en la tierra de Austria hace mucho tiempo, pero no hace tanto para nada. Tomemos una respiración profunda y sintamos la energía, puesto que es más que solamente una historia de palabras.  Es una historia de sentimientos, es una historia de energía y es una historia de cada uno de ustedes.
A la edad de doce, Klaus fue a trabajar como aprendiz para el fabricante de juguetes local.  A Klaus siempre le había encantado trabajar con sus manos y jugar con la madera, creando cosas con ella. Como un niño muy, muy joven, tomaría su cuchillo en mano y rebajaría la madera, horas y horas, no creando nada en particular sino sencillamente amando la sensación de la madera, del cuchillo y lo que sea que diera la casualidad que estuviera creando.  Así que a la edad de doce sus padres dijeron: “Klaus es tiempo de que empieces a ganarte la vida, hacer algo con tu vida”, y lo mandaron fuera a trabajar con el fabricante de juguetes local.

Pues el maestro, el maestro fabricante de juguetes, era muy experto en su profesión y era conocido por todas partes por la calidad, por la durabilidad de sus juguetes, y se especializó en hacer pequeños soldados de juguete – pequeño siendo alrededor de casi 30 cm. de alto.  Y él hacía los soldados de juguete en cada diferente tipo de rango y posición en la milicia.  Y debido a que era bien conocido a lo largo y ancho de todas las tierras de Europa, él trajo el uniforme de muchos diferentes países para los soldados de juguete y los enviaba por doquier de las tierras.

Ahora Klaus… Klaus estaba naturalmente dotado y era talentoso y entendió rápidamente los métodos y los procedimientos que su maestro le enseñó cómo hacer. Pero aunque era avezado con el cuchillo y con la lija  y con todas las otras herramientas para hacer los soldados de juguete, Klaus se encontró a sí mismo fácilmente distraído.  Y si no concentraba todas sus energías en hacer ese particular tipo de soldado de juguete de madera, hallaba que estaba dando forma a la madera dentro de una variedad de otras cosas.

Algunos días, mientras estaba trabajando ausente con los cuchillos y las sierras y todas las otras herramientas, encontró que, en vez de hacer un soldado de juguete, haría un osito de juguete de madera.  Algunos días haría un muñequito de juguete. Y por supuesto, esto molestaba enormemente a su maestro.  Su maestro apreciaba que Klaus estuviera dotado y fuera talentoso, pero no pensaba que era muy divertido que Klaus desperdiciara invaluable tiempo de trabajo en hacer todas estas otras creaciones.  A menudo castigaría a Klaus diciendo: “Nadie está interesado en comprar ositos de juguete.  Nadie para nada está interesado en comprar una pequeña escultura de madera de un niño, de un bebé.  Somos conocidos como el fabricante de soldados y eso es lo que vas a hacer”.  Por mucho que Klaus amara su trabajo, odiaba la conformidad, y por diez años como un aprendiz, encontró muy difícil concentrarse para continuar haciendo estos soldaditos de juguete.

Así que, después de diez años, un día fue con el maestro – hoy hace diez años exactamente – fue con el maestro y le dijo: “Estimado señor, estoy en deuda con usted por sus enseñanzas, por lo que he aprendido con las maderas y las pinturas, con la seda y la tela, por todo lo que sé.  Pero ahora es tiempo para mí de irme, marcharme por mi cuenta, tener mi propia tienda donde pueda crear cualquier cosa que yo quiera”.

El maestro se mofó de Klaus y dijo: “Jovencito, estás dotado y eres talentoso, pero eres un fracaso en tu trabajo. No entiendes lo que la gente quiere.  No tienes un enfoque o una dirección.  Eres un soñador.  Eres un vagabundo.  Aprecio tu servicio como un aprendiz, pero al mismo tiempo estoy aliviado por dejarte ir puesto que has causado mucha agonía y ansiedad en mi vida”.

Así que, con los exiguos ahorros que Klaus había reunido como un aprendiz de fabricante de juguetes y la ayuda de unos cuantos amigos, Klaus inauguró “Manufactura y Tienda de Juguetes Klaus”. Klaus estaba en su pasión porque ahora podía ordenar cualquier tipo de maderas que escogiera, y por supuesto, no eligió nada sino las más finas. Podía ordenar los pigmentos más finos de Italia que iban dentro de las pinturas, para crear el realismo de los muñecos y los juguetes que iba a crear.  Y por supuesto, ordenó las sedas y telas más finas de Francia y de tierras lejanas, remotas como India.
Klaus tenía una dedicación hacia la perfección – su perfección – y no le importaba qué tipo de juguete creaba.  No quería concentrarse en una cosa.  No quería concentrarse en soldados o realeza o cualquier única cosa.  Y su alegría más grande era abrir su tienda cada mañana, oler la fragancia de las maderas y las pinturas y los materiales que irían dentro de sus creaciones, luego entrar a la trastienda y empezar su trabajo.

Klaus se dio cuenta de inmediato que amaba tanto su trabajo y no quería ser interrumpido durante el día, que ni siquiera contrató a nadie más para ayudarlo en su tienda. Solamente era él.  Le encantaba entrar a los cuartos traseros, empezar el tallado y la costura y la lijada, no sabiendo aún lo que estaba creando en ese momento. Ello sencillamente se manifestaba a sí mismo.  Amaba de tal modo hacer su trabajo que a menudo ignoraría la campanilla de la puerta que significaba que un cliente estaba ahí para comprar. Oh, y ellos venían.  Llegaban no solamente de la aldea, venían de todo los alrededores de la campiña, porque los muñecos de juguete de Klaus eran fascinantes.  Había un realismo en ellos como en ningún otro.  Algunos decían que estos muñecos de juguete de hecho parecían despertarse a la vida.  Pero Klaus no vendía demasiados porque estaba tan ocupado haciéndolos.  No estaba atendiendo el ala del cliente del negocio.

Klaus se sentaría con el bloque de madera en mano y sencillamente lo sentiría.  Sentiría la textura de la madera. Sentiría su veta y su dureza y su calidad.  Lo sostendría cerca de él y respiraría con él – tan extraño como eso pueda sonarle a alguna gente.  No trataría de enfocarse en lo que el bloque parecería cuando él hubiera terminado.  Sencillamente dejaría que sus manos empezaran a trabajar con él, poniéndose totalmente absorto ahora en la cortada y la lijada y la modelada de este una vez bloque de madera ahora una expresión de sí mismo.

Un día haría un niño, un bebé, y mientras estaba tallando ausente y cosiendo ausente, incluso haciendo los zapatitos del más fino cuero, usando los mejores hilos, en realidad se estaba imaginando a sí mismo cuando era un bebé, siendo sostenido en los brazos de su madre, mecido de acá para allá. Y este sentimiento y esta pasión fluirían fuera de él hacia dentro del bloque de madera ahora transformado en el más hermoso bebé.  Y mientras tomaba las pinturas para crear el fino, fino detalle, ello literalmente parecía traer al bebé a la vida.  Cosía toda la ropa personalmente.  Ponía los cabellos en su sitio personalmente.  Y se absorbía a sí mismo, como muchos de ustedes frecuentemente se han absorbido a sí mismos, en la belleza del trabajo, del momento de expresión.  Y amaba cada muñeco que creaba.

Amaba cuando creaba una muñequita que se parecía a un hada en los bosques que él recordaba haber visto cuando era muy, muy joven.  Recordaba cuando vio a esta maravillosa familia… no necesariamente la suya, sino una familia caminando por la calle… imaginando lo que hubiera semejado estar en esa familia – los niñitos, los felices padres todos vestidos con sus galas de domingo, marchándose a la iglesia – y empezaría a tallar y crear a esta familia, la vestiría y la bendeciría.  Crearía a toda la familia.

También era conocido por todas partes por este tipo raro de muñecos que crearía.  Los llamaba los santos, pero no se veían como ningunos santos típicos de la iglesia.  Eran seres angélicos que no tenían las facciones ásperas de los seres humanos. Y cuando alguien le pedía el nombre del santo en particular que él había traído a la vida en esta forma de muñeco de madera, mascullaría algún nombre – “Saint rrmm” (Tobías masculla) – y la gente entonces crearía sus propios nombres y diría: “Sí, este es  San Demetrio.   Este es San Cristóbal.   Este es San lo que sea”.   No les importaba porque los clientes amaban estos muñecos que habían sido tallados hasta estos hermosos santos.

Klaus hacía muñecos prácticamente de todo.  Hacía muñecos que parecían reyes y reinas. No los reyes y las reinas que de hecho se sentaban en los tronos en ese tiempo, sino un rey y una reina que él sentía dentro de sí mismo.  Cuando tallaba… “¿Qué semejaría ser un rey – mi propio rey?” y sacaría la talla de eso en madera y le cosería la ropa, acabándolo con las pinturas.

Así que capten el asunto.   Klaus amaba su trabajo.   Debido a que lo amaba tanto, ello le infundía una energía a todo muñeco que él creaba.  Traía a la vida a ese muñeco.  Éste portaba la energía de su amor, de diferentes partes de él, de sus anhelos y sus deseos y de su imaginación.

Pues conforme los años pasaron, Klaus se dio cuenta de que vendía muy, muy pocos de estos muñecos de madera, lo cual de hecho creaba una mayor demanda.  La gente que llegaba para comprarle estaba frustrada y agraviada por su falta de servicio y atención.  Frecuentemente hallarían que su tienda estaba cerrada pero podían verlo en la parte trasera trabajando ausente.  Sus amigos y la gente de la ciudad decían: “Ya Klaus, ¿por qué no contratas alguna ayuda?  Vas a vender muchos, muchos muñecos más.  Podrías ser un hombre muy adinerado puesto que tus muñecos son célebres por su perfección y por un tipo de energía, un tipo de vitalidad no hallada en ningunos otros muñecos en toda la tierra”.  Klaus no necesariamente quería trabajar con algún otro, pero la motivación intrínseca era que Klaus realmente no quería vender sus muñecos.  Estaba tan apegado a ellos.  Su cuarto trasero estaba forrado ahora con miles y miles de los más finos muñecos de juguete de madera que ustedes pudieran alguna vez imaginar. Algunos animales, un montón de seres angélicos, hadas de los bosques y un montón de diferente tipo de humanos estaban ahora representados en sus estantes.

Mientras, los años pasaron  y ahora Klaus estaba llegando a ser un hombre de edad.  Estaba feliz con su vida.  Nunca se casó.  Nunca tuvo hijos.  Hacia muy, muy pocas cosas con otra gente porque amaba su trabajo.  Ese era su familia.  Conforme los años pasaron, Klaus empezó a notar que su visión se estaba haciendo muy, muy pobre. Era difícil, incluso usando gafas, enfocarse ahora en los detalles más finos – las pupilas en los ojos cuando eran pintadas, las puntadas en las batas y las capas de sus creaciones.  Notó que sus manos también se estaban poniendo muy adoloridas, difícil de mover las articulaciones, y donde una vez pudo crear un muñeco en dos o tres días, ahora le estaba tomando dos o tres días casi tan largos.

Un día exhaló un profundo suspiro y se dio cuenta de que su tiempo como un fabricante de muñecos estaba llegando a un final.  Aunque había un poquito de tristeza, levantó la vista hacia todos los muñecos revistiendo las paredes de su taller y cayó en cuenta que verdaderamente no estaba solo.
Así que un día Klaus decidió que era tiempo de retirarse y supo ahora que en orden de retirarse y estar cómodo, mantenerse a sí mismo alimentado y vestido y quizá también ahora viajar un poquito, que tendría que vender todos sus muñecos.  Esto le trajo gran tristeza pero también una sensación de libertad.  Los había disfrutado por muchos años, algunos de los muñecos en los estantes habían estado ahí por 40 años del tiempo.  Cayó en cuenta que era tiempo de dejar ir.  Así que puso un gran letrero al frente de su tienda que decía: “Todos los artículos en barata”.  Contrató algunos amigos jóvenes para que entraran a ayudarlo y vender el inventario entero, y lo abrió al público.  Y en unos días cada muñeco en esa tienda fue vendido – oh por un precio importante por supuesto – dándole a Klaus toda la comodidad que necesitaría en sus finanzas, en su retiro.

Ahora la tienda estaba vacía.  Los clientes se habían ido, los muñecos se habían ido, y sí, Klaus tenía emociones, tenía oscilaciones del humor, se estaba sintiendo un poco triste y vacío no sabiendo ahora exactamente qué hacer con el resto de su vida.  Cuento… (algunas risas).

Klaus decidió ir a dar un paseo alrededor del pueblo. Había visto tan poco de él por sobre los años, ahora era el momento de empezar a hacer estas cosas.  Mientras estaba caminando a lo largo del curso del río cercano a la ciudad, se encontró con una pareja joven paseando a su hijo y a su perro, e instantáneamente reconoció a ese perro. Dijo, “yo tallé un perro justo como ese – los mismos ojos, el mismo pelaje.  Bueno, quizá los perros tienden a verse como perros.  Quizá es solamente una coincidencia”.

Y mientras caminaba más cerca de la ciudad, Klaus se encontró con un hombre de apariencia muy inusual.  Se veía más bien excéntrico, diferente, y Klaus inmediatamente lo reconoció como uno de sus muñecos, lo detuvo y le dijo: “Estimado señor, ¿qué es lo que usted hace?”.  Y este hombre, sorprendido de alguna manera dijo: “Soy un poeta, soy un narrador de cuentos y un vagabundo.  Y ¿quién es usted?”.  Él dijo: “Soy Klaus, otrora un fabricante de muñecos, y creo que nos hemos conocido antes”.  Y el poeta sacudió su cabeza y dijo “no” y prosiguió sendero abajo.

Klaus continuó paseando. Se encontró con un muchacho adolescente y de nuevo lo reconoció instantáneamente como uno de sus muñecos y ahora estaba empezando a pensar que había algo muy extraño sucediendo aquí.  Detuvo al jovencito y le preguntó acerca de su familia y sus antecedentes, de dónde venía.  El jovencito parecía atemorizado, atemorizado por este hombre viejo que lo estaba cuestionando, y escapó.  El resto del día Klaus se encontró con gente y animales e incluso unos cuantos seres angélicos los cuales se veían y sentían exactamente como sus muñecos.

Esto obviamente confundió a Klaus, no seguro de lo que estaba pasando.  Así que regresó a su taller, se sentó y reflexionó un montón. ¿Por qué era que estaba encontrando ahora a sus muñecos en una forma animada viviente – una forma biológica?  Mientras pensaba acerca de ello, dijo: “Tengo que averiguar lo que está pasando aquí”.  Así que planeó un gran banquete, y salió a las calles y de nuevo encontró a muchos de aquellos que había visto antes – y algunos nuevos – los cuales todos se parecían a sus muñecos.  Les dio una invitación para una gran fiesta en el más fino restaurante, más fino en el pueblo.  Klaus estaba determinado a averiguar lo que estaba pasando aquí y al reunir a todos estos… bueno, quizá gente, quizá muñecos… pensó que podía descubrir lo que realmente estaba pasando.

Pues llegó la noche de la gran fiesta y los alimentos y vinos más finos fueron sacados. Y antes de que la comedera empezara, Klaus, aún cuestionándose qué estaba pasando, aún anonadado por encontrar a todos estos muñecos que ahora parecían haber despertado a la vida, puso a los meseros a servir el vino – el vino blanco más fino – a todos en la mesa y levantó su copa y dijo: “Por ustedes”.  Y en ese momento que empezaron a beber, cada uno de los seres que estaban sentados en el restaurante desapareció.  Y Klaus, en ese momento, se dio cuenta de que todos ellos eran parte de sí mismo para empezar. Todos eran expresiones de sí mismo.  Ahora los había traído de regreso a casa.  Él los había traído de regreso a sí mismo.

En ese momento de integración, Klaus se dijo a sí mismo, tomando una respiración profunda con un trago de vino: “J´encore (N. de T: yo otra vez. Pronunciado: ye´ancor) me encuentro a mí otra vez”.  “J´encore”, dijo en francés quebrado, mucho como el de Cauldre aquí (Tobías ríe entre dientes). “Yo otra vez. Me encuentro a mí mismo otra vez”.

Y en ese momento de esa  integración de cada parte suya, Klaus se dio cuenta de lo que haría por el resto de su vida.  Iba a ser el master maestro.  Reuniría juntos a todos los muchachos jóvenes y los hombres jóvenes que querían ser los fabricantes de muñecos, y en vez de decirles que tenían que hacer soldados de juguete o realeza o únicamente una cosa, les enseñaría a usar su imaginación, a usar partes de sí mismos para crear lo más fino o lo que sea que quisieran crear.  Abrió la “Escuela Klaus de Fabricación de Juguetes y Muñecos” y siguió hasta convertirse en uno de los más exitosos maestros de siempre.
J´encore
Ahora, ¿por qué contamos esta larga historia de Klaus?  Es la historia de ustedes también.
Es una manera de decir que, querida Shaumbra, ustedes tienen tantas partes suyas.
Sueñan durante el día.   
Sueñan por la noche.  
Incluso ahora mismo están marchándose a los reinos multidimensionales creando partes de sí mismos, imaginando cosas, teniendo sus aspiraciones y sueños. 
Pero ellos han estado ahí afuera, existiendo en el propio caparazón multidimensional de juguete de ustedes, su propia tienda donde han tallado partes de ustedes.  
La parte regia de ustedes – ¡el dolor regio en la parte trasera de ustedes! (risas). La parte joven de ustedes, la… si fueran una muchachita, parte de ustedes ha creado al muchachito para ayudar a entender qué hubiera semejado estar en ese aspecto. 
Crearon la parte de ustedes que pudiera haber sido un soldado, que pudiera haber sido prácticamente cualquier cosa.  
Tienen partes de ustedes, por todos lados, que han creado por su pasión y amor. 
Ustedes piensan e imaginan diferentes potenciales.  
Les gustaría ser un gran escritor, un científico, un cocinero, una gente de negocios, un ángel, un pájaro.
Saben, cada vez que ustedes tienen un pensamiento o una imaginación, lo crean.  Quizá no con sus manos, quizá no de madera y pintura, pero lo crean y ello existe en alguna parte, no solamente aquí. Ensayan diferentes potenciales al llevarlos a cabo de diferentes maneras.  Algunos de ustedes se cuestionan cómo hubiera sido no estar casado en esta vida y viajar alrededor del mundo, y literalmente crean eso.  Y hay ese muñeco de ustedes que ha estado allá afuera haciéndolo.  Ustedes no reconocen todas estas partes suyas, sus creaciones, pero están ahí, justo como los muñecos de juguete de Klaus estaban realmente ahí en los estantes – al menos hasta que los liberó.
Ustedes tienen la parte suya que imaginan. “¿Cómo hubiera sido ser adinerado, ser poderoso? ¿Cómo hubiera sido salir con un invento que hubiera curado el cáncer?  ¿Cómo hubiera sido asesorar a un grupo de personas cuyas vidas fueran cambiadas para siempre?”.  Estos son sus muñecos, Estos son sus… esos juguetes que han creado y son reales.  Son reales.  En este tiempo de nueva conciencia, se encuentran a sí mismos otra vez.  J´encore.  Yo otra vez.
Una cosa muy interesante sucede ahora mismo. Ustedes están en este momento.  Tienen todas estas creaciones de sí mismos que han estado allá afuera, y ahora sus senderos todos parecen cruzarse al mismo tiempo. ¿Sincronicidad?  Quizá.  ¿El alineamiento de los números?  Parte del plan.  ¿Su conciencia evolucionando?  Absolutamente sí.
Se van a encontrar a sí mismos, y a veces van a verse a sí mismos representados a través de otra persona, a través de un animal, un pájaro o un perro, a través de una presencia que parece estar en el cuarto con ustedes como una voluta o una sombra pero luego se marcha.  Inclusive en un árbol, incluso quizá en las gotas de lluvia.  Ustedes van a encontrarse a sí mismos otra vez.  Potenciales de ustedes que han estado allá afuera por un largo tiempo y ya están entrando a esta realidad ahora mismo.
J´encore.  
Es como un déjà vu personal.  
Déjà vu es una memoria de una experiencia sobre la que ustedes han soñado o creado en otro reino y tienen ese recuerdo de ello sucediendo en esta realidad. 
J´encore es tú otra vez.  
Encontrarte a ti mismo.
Va a ser un fenómeno muy interesante, porque al principio va a haber la tendencia a ponerlo fuera de ustedes.  ¿Por qué esa persona en particular detona algo en ustedes, justo como la persona que Klaus vio caminando por la calle le recordó su muñeco de juguete?  J´encore, es tú otra vez, pero el tú que ha estado allá afuera explorando otros reinos ahora entrando a tu realidad aquí.
Va a ser una sensación rara al principio, como lo fue para Klaus toparse con humanos que se parecían a sus muñecos.  Ustedes se van a rascar su cabeza y cuestionarse qué está pasando.  Pero quizá ustedes, como Klaus, puedan reunirlos a todos ellos, invitarlos a todos de regreso para un gran banquete – ¡ustedes pagan la cuenta! – una celebración donde ustedes están en alegría con cada parte de ustedes.  Sí, la parte que quizá no les gustaba tanto.  La parte que se pone enojada o irritada con otra gente, aunque ustedes trataron de suprimirla y ocultarla.  La parte de ustedes que fue un niñito que era lastimado, que se escondía en el armario o debajo de la cama o corría detrás de los arbustos a esconderse de los humanos.
La parte de ustedes que tenía los sueños y aspiraciones más grandiosos como una persona joven cuando estaban en la preparatoria o la universidad, cuando eran tan idealistas que querían cambiar al mundo pero nunca lo hicieron… o quizá lo hicieron, y sencillamente no se dan cuenta cómo lo cambiaron… mas la parte de ustedes que iba a salvar a los delfines, que iba a salvar a las arañas, que iba a salvarlo todo.  La parte de ustedes de la que sienten que se distrajeron.  Saben, esa parte de ustedes es uno de sus muñecos de juguete, no viviendo en madera o piel, sino viviendo en otra dimensión, llevando a cabo y sintiendo lo que semeja auxiliar y asistir a otros. Es tiempo de volver a introducirlas.   Es tiempo de encontrarse a sí mismos.   J´encore.  Yo otra vez.   Sencillamente es yo otra vez.  
Ahora todos sus senderos se alinean y convergen juntos. Vean, antes los senderos iban corriendo en tantas direcciones diferentes; ustedes estaban tan ocupados con todos los ustedes de su vida.  Pero vean, ahora los senderos se reúnen de vuelta.  J´encore.  Yo otra vez.
Llegada a casa
Ya sea que lo imagines o lo hagas de veras, siéntate, invita a tu imaginación, a ti mismo, al tú de Tú para que todos entren de vuelta. Bebe el líquido ambrosia, el elixir que permite a todos los tú reunirse de vuelta.  No estoy sugiriendo vino – cualquier cosa que elijas – pero una celebración.  La celebración de hallarse juntos otra vez.  Al hacer esto vas a estar fascinado por todos los talentos y la creatividad y el alcance de la experiencia que no solamente tú has tenido, sino que tu séquito entero de ti mismo ha tenido.  Reuniéndolos de vuelta.  Encontrándote a ti otra vez.
Querida Shaumbra, no sucede de repente pero empieza a suceder ahora.  J´encore – el déjà vu de ustedes.  Vinieron aquí a esta Tierra en este tiempo para inspirar conciencia.  Utilizamos ese término que ya ha sido desarrollado por Shaumbra, por el Círculo Carmesí, por la querida Linda.  Y usamos ese término “inspirar conciencia”.  Eso es para lo que están aquí, para hacerlo ahora.
Inspiradores de conciencia
¿Recuerdan cuando eran sostenedores de energía?  ¿No parece eso como hace eones del tiempo?  Sostenedores de energía y orgullosos de ello, cargando al hombro la responsabilidad de cualquier energía que diera la casualidad que fuera.  Hace unos años se graduaron hasta movedores de energía – moviendo la energía para otros, moviendo la energía para sí mismos y para toda la conciencia.  Y ahora son inspiradores de conciencia de energía.  Justo como Klaus fue a convertirse en un maestro de la talla de madera y fabricante de juguetes, ahora ustedes siguen a ser maestros de conciencia, inspirando a otros a expandir su conciencia, sus horizontes.
Conciencia es percepción.  De hecho no es una energía. La percepción no es energía. Ustedes la usan como una herramienta de su conciencia justo como Klaus usaría los pinceles y las sierras y las lijas como las herramientas de su oficio.  Utilizan energía como una herramienta de su conciencia.
Conciencia es percepción.  Ustedes son los inspiradores de conciencia y percepción sobre la Tierra ahora mismo.  Es por eso que todavía están aquí.  Eso es lo que tienen que aguardar con entusiasmo para seguir adelante.  Aún tienen suficiente vitalidad, suficiente fuerza de vida llegando a través de ustedes.  Aún tienen muchos, muchos años más en este planeta para hacer el trabajo de inspirar conciencia en nombre de toda la humanidad.  Hay suficiente para que ustedes hagan y suficientes que quieren escuchar todo lo que ustedes tienen que hacer.
Consumación
Llegamos al final de un ciclo aquí, y como afirmé antes, esto es más que solamente una fecha de 7-7-7.  El día de hoy literalmente completa un acuerdo que teníamos uno con otro, un acuerdo de venir a la Tierra – ustedes en la forma física y yo en mi forma de espíritu grandioso – para pasar por ocho series que conducen a la Serie del Maestro, la cual estamos ahora concluyendo en estos mismos momentos.  Un acuerdo de que yo estaría aquí, junto con aquellos del Concejo Carmesí, para amarlos y guiarlos, para complacerlos, para a veces aguijonearlos a lo largo del camino, para hacer lo que fuera necesario.
Recientemente, dije que estaría quedándome en la Tierra hasta diez años del tiempo dependiendo del equilibrio, dependiendo de dónde estuvieran ustedes.  Y ahora sé a estas alturas, queridos amigos, mi fecha de partida exacta, porque tengo un cuerpo de carne y hueso que está esperándome.  Tengo esa gravedad de la Tierra que está jalándome dentro de vuelta.  Así que he hecho una elección para mí mismo que, desde julio 19, 2009, esa será mi canalización de cierre, mi aparición de cierre para este grupo de Shaumbra.  En ese momento voy a ocupar de lleno el cuerpo de Sam quien ya tendrá en ese entonces diez.  Me encontraré… a través de Sam me encontraré con muchos de ustedes otra vez, pero en la carne.  No me conocerán como Tobías y no me conocerán como Sam, pero me conocerán en mis ojos, justo como Klaus, el fabricante de juguetes, conoció a sus propias creaciones al momento que las vio.  Nos conoceremos uno a otro.
Durante los próximos dos años continuaré trabajando con todos ustedes, con la Nueva Energía y para inspirar conciencia en nombre de toda la humanidad. Y después de mi partida… oh es amargo y dulce. Es como Klaus quien tuvo a todos sus muñecos alineados en el estante… amargo y dulce dejarlos ir, sabiendo que era tiempo de despejar los estantes… amargo y dulce para mí, sabiendo que he tenido semejante alegría con todos y cada uno de ustedes.  No solamente es estas reuniones sino en otros momentos igualmente.  Hemos manejado juntos por la autopista.  Algunos de ustedes, su manera de manejar verdaderamente me asusta – ¡nunca dejaría que Sam se subiera al coche con algunos de ustedes! (Risas).  Hemos paseado a lo largo de los lagos.  Hemos leído juntos muchos, muchos buenos libros.  Hemos compartido un montón de comidas y un montón de momentos acostados en su cama, justo antes de quedarse dormidos, teniendo unas cuantas pláticas.
Pero el tiempo llegará para mí, dos años desde ahora, después de diez de estas series… e incluso miren la numerología de julio 19, 2009, hmm… llegará el momento para mí de dar por terminado mi acuerdo con ustedes.  Y en ese momento Adamus Saint-Germain entrará como el administrador del Concejo Carmesí, como el puente entre el Concejo Carmesí y los otros reinos y el Círculo Carmesí en la Tierra.  Estará acompañado por Kuthumi, por Kwan Yin, y muy específicamente por la energía de Shaumbra.
Habrá algunos Shauds después de esa fecha en 2009 donde será solamente Shaumbra – ustedes. Otras veces será Saint-Germain y sus aspectos.  Oh sí, él va a introducir a Mark Twain y a Pitágoras y a muchos de sus otros aspectos para las canalizaciones directas con ustedes.  Introducirá a Kuthumi y muchos otros, pero mi tiempo con ustedes, mi tiempo como Tobías – To-bi-wah – llegará a un fin, llegará a una consumación de un ciclo que tuvimos juntos.
Así que no lágrimas ahora dado que tenemos otros dos años de este entrenamiento básico juntos, otros dos años de estos Shauds, otros dos años de inspirar conciencia en nombre de toda la humanidad.  Los amo entrañablemente.   Aguardo con entusiasmo estos momentos que tenemos juntos.


Y así es.

LA SERIE DEL MAESTRO: SHAUD 12: “J’ENCORE”
Presentando a TOBÍAS, canalizado por Geoffrey Hoppe
Presentado al Círculo Carmesí
Julio 7, 2007
CÍRCULO CARMESÍ: www.crimsoncircle.com
Traducción: Irma Sztabinski   irmasz@yahoo.com
Manantial del Caduceo



Deja un comentario