FEMINISMO Y FALSOS MITOS (7): KAFKA COMO REFERENTE

Mas del 70% de los denunciados por “violencia de genero” son declarados inocentes despues de pasar por todo el calvario judicial. En cualquier caso han sido criminalizados y casi con total seguridad habran perdido el derecho a ver a sus hijos durante todo el tiempo que haya durado el proceso. Del menos de 30% que son condenados mas de la mitad de los condenados lo son por conformidad, es decir, que aceptan declararse culpables siendo muchisimos de ellos inocentes victimas de denuncias falsas.

Asi se lo pintan los abogados: declarandose culpables les condenaran a “solo” 24 meses de prision y el pago de una indemnizacion y las costas, de esa manera pagando pueden eludir la carcel por no tener antecedentes.

La alternativa es una condena mucho mayor si persisten en seguir defendiendo su inocencia, y por lo tanto el ingreso en prision. Todo esto se lo dicen en el calabozo del juzgado minutos antes del juicio, y despues de llevar muchos meses diciendo al denunciado que “tranquilo, que la denuncia es una tonteria, eso lo van a archivar, no hace falta investigar nada, no hace falta aportar pruebas de nada”, etc.

Al “forzar” las sentencias por conformidad, esto es, hacer que el inocente se declare culpable, se aseguran de que en el futuro el hombre no pueda pedir la revision del caso aun en el supuesto de que aparecieran nuevas pruebas que demostraran su inocencia. El turno de oficio esta lleno de abogadas feministas mafiosas que se dan tortas por “defender” a hombres acusados falsamente para perder el caso de esta forma.

Una vez en prision la vida de un inocente condenado por una denuncia falsa de “violencia de genero” se convierte en un infierno psicológico.

El “Gulag” feministalinista es frecuentado por un enjambre de comisarias politicas que ofrecen a los condenados que se declararon inocentes la oportunidad de reducir sus condenas a cambio de firmar un papel declarandose culpables y aceptando participar en un “cursillo de rehabilitacion de maltratadores”.

Reivindicación inoportuna

El “cursillo” se imparte en la propia prision y llena los bolsillos de dinero a las mismas abogadas y psicologas feministas que redactan denuncias falsa de pedofilia contra padres de familia inocentes en proceso de divorcio.

Y ahora viene lo mejor:

Si algun recluso no condenado por maltrato intenta “apuntarse al cursillo” entonces las comisarias politicas feministalinistas revisan su ficha.

Si el aspirante es inofensivo politicamente se le admite en el “cursillo”, cuantos mas firmen mas cobran ellas.

Pero si el aspirante tiene filiacion politica entonces no le admiten en el “cursillo” ante la sospecha de que pueda tratarse de un infiltrado que intenta recabar pruebas sobre la falsedad del “cursillo” y la inutilidad absoluta de todo el tinglado feministalinista sacadineros.

(Fuente: https://cazadebunkers.wordpress.com/)

Ir a la fuente

Deja un comentario