ETAPAS DEL DESARROLLO ESPIRITUAL

El nivel espiritual está entre el 1 y 100% en donde el 1% sería el nivel espiritual de un objeto inanimado, mientras que 100% sería el pináculo del crecimiento espiritual para una persona, que es la realización de Dios o ser uno con Él.
La mayoría de la gente en la era actual, que es Kaliyuga, también conocida como la Era del Conflicto, cae en la categoría del 20% de nivel espiritual.
Una persona que está por encima del nivel espiritual de 70% es conocida como un Santo. Son almas que han realizado su Ser.
Aquellos Santos activos en la enseñanza de la Espiritualidad y que nutren a los aspirantes para que crezcan espiritualmente, son conocidos como Gurús. Menos del 10% de los Santos que viven en la Tierra son Gurús. Los Gurús son la forma física del aspecto de Enseñanza de Divina y actúan como faros del conocimiento espiritual en nuestro mundo altamente materialista.

El nivel espiritual no se puede medir por medio de ningún equipo científico moderno, ni puede ser comprobado intelectualmente por ninguna persona. Sólo un Santo o un Gurú puede comprobar el nivel espiritual de una persona con la ayuda de su sexto sentido o habilidad de percepción sutil altamente activo.

La escala que aparece en la siguiente imagen indica los diferentes estados de conciencia o nivel espiritual de una persona:

– Del 0 al 20% están los animales, las plantas y los objetos inanimados. Éstos no tienen la capacidad de poder expandir su estado de conciencia.

– El 20% es el nivel espiritual o estado de conciencia de la mayoría de la humanidad en la era actual. Un mínimo interés en la espiritualidad. Piensa solamente en su propia felicidad. Es un estado que está mayoritariamente influenciado por el ego o conciencia egotista (identificación con el cuerpo-mente).

– En el 30% el hombre empieza a interesarse por la adoración ritualista, los libros espirituales, los peregrinajes, retiros espirituales, satsangs o charlas de maestros, lugares de adoración, etc.

– En el 35% el hombre siente curiosidad por la dimensión espiritual y comienza a ser un aspirante. En esta etapa la persona ya es un aspirante espiritual.

– En el 40% el hombre tiene la mente enfocada en el crecimiento espiritual. Escoge un sólo camino para continuar con su búsqueda. Este camino puede ser una religión, o una doctrina como el budismo, el zen, el taoísmo, etc. Todos los diferentes caminos conducen a la Realización del Ser.

– En el 50% el hombre quiere permanecer en compañía espiritual todo el día. Va más allá de la religión organizada, es decir, no se considera a sí mismo como perteneciente a ninguna religión en particular, pues si uno es sectario no puede crecer más allá de este punto. Las religiones y diversas sectas imponen dogmas y leyes que limitan a la persona, por lo que ésta no puede ir más allá de estas leyes dogmáticas o mandamientos.

– En el 55% el hombre quiere servir a la Verdad Absoluta o la Espiritualidad en todo momento. Empieza a cumplir con los requisitos para ser discípulo y tener la gracia del Gurú dependiendo del camino que esté siguiendo.
A partir de este estado de conciencia la persona deja de ser un aspirante y se convierte en discípulo.

– En el 60% el hombre está dispuesto a sacrificar la mente, el cuerpo y la riqueza material por el crecimiento espiritual y lograr la Realización de su Ser.
En este estado de conciencia la persona da una mayor importancia al crecimiento espiritual, por encima de su cuerpo, mente y posesiones materiales.

– En el 70% el hombre se transforma en Gurú. Logra acceso al conocimiento Absoluto (la sabiduría divina) y obtiene respuestas desde adentro (es un canal de sabiduría divina, obtiene las respuestas a través de su sexto sentido ya desarrollado).
En este estado de conciencia la persona deja de ser un discípulo y pasa a ser Santo.

– En el 80% el hombre se convierte en Sadgurú. Es la liberación del ciclo de nacimiento y muerte (el samsara). En este estado la persona trasciende su karma y se libera del samsara (las reencarnaciones). Obtiene el estado de espectador (deja de estar identificado con su cuerpo-mente, trasciende su ego, pasa a ser el observador, la Conciencia que está más allá de las formas físicas). Ve el mundo tal y como es (no lo ve según su estado mental, con sus distintas interpretaciones, sino que ve las cosas tal y como son).

– En el 90% el hombre se convierte en Gurú Paratpar. Realiza todas las acciones sin espectativas (no busca logros, éxitos, metas ni objetivos sino que realiza sus acciones sin objetivo alguno).

-En el 100% el hombre logra la Liberación Final. Es la fusión con la Realidad Absoluta (Dios o el Todo). Es un estado de beatitud eterna. En este estado de conciencia la persona Realiza su Ser, su Verdadera Naturaleza Divina, deviene Uno con el Todo y tiene todo el poder para realizar “milagros”.

Con un aumento en nuestro nivel espiritual, nuestra actitud y perspectiva propia sobre la vida cambia radicalmente. Por ejemplo, una persona de un nivel espiritual de 30% podría encontrar muy difícil darse tiempo para asistir aunque fuera a una sola charla sobre Espiritualidad. La misma persona con los mismos compromisos mundanales, luego de lograr el nivel espiritual de 40% se daría fácilmente tiempo para asistir a charlas sobre Espiritualidad y para estudiar textos espirituales de manera regular.

Una persona que logra cierto nivel espiritual, por ejemplo 30%, sólo puede relacionarse con una persona que está a poca diferencia en porcentaje. Por ejemplo es muy difícil para una persona que tiene un nivel espiritual de 30% relacionarse con una persona de nivel espiritual de 40% y viceversa.

Mediante el uso del intelecto es imposible darse cuenta si una persona es un Santo.
Uno de los parámetros más importantes del nivel espiritual de una persona es la cantidad de ego u oscuridad alrededor del Alma que se ha eliminado y cuánto se identifica la persona con el Alma.
Por ego queremos decir la tendencia del hombre a percibirse a sí mismo sólo como alguien que tiene cinco sentidos, mente e intelecto. Este ego es también conocido como la ignorancia espiritual de nuestro verdadero estado de existencia. 
Nuestro sistema moderno de educación y la sociedad nos enseñan a identificarnos con nuestro cuerpo, mente e intelecto ignorando que somos un Alma.
A medida que realizamos nuestra práctica espiritual, esta oscuridad o ego comienza a disminuir hasta que alcanzamos el máximo nivel espiritual en el que somos capaces de identificarnos por completo con el Alma.

Al nivel espiritual de 20% uno está muy centrado en sí mismo, es consciente de sí mismo y sólo piensa sobre sí mismo. Este es el estado de conciencia de la mayoría de los seres humanos en la actualidad. A medida que realizamos práctica espiritual, nuestro ego se reduce y estamos más cerca de la Liberación Final.

Fuente: Spiritual Science Research Foundation 
Ir a la fuente

Deja un comentario