El incidente de Gadianton Canyon: ¿Viaje a una dimensión paralela en plena carretera?

En este videoprograma, Vicente Fuentes nos relata un impresionante incidente ocurrido en el gran cañón del Colorado en 1972. El encuentro cercano tiene como protagonistas a 4 chicas y posee características como las vistas en diferentes casos ovni, donde la teoría de que algunos de estos objetos provienen en realidad de universos paralelos al nuestro cobra sentido.

Resumen del caso

Mayo, 1972 — Cuatro compañeras de la Universidad del Sur de Utah se desplazaban en su coche en una desolada carretera. Cuando cruzaron la línea estatal Utah-Nevada, alrededor de las 10:00 PM, llegaron a un cruce donde viraron hacia la izquierda a través de Gadianton Canyon. En ese momento, en un abrir y cerrar de ojos, las luces del Chevy que las transportaba eran más brillantes, el oscuro pavimento de la carretera se había vuelto claro como el cemento.

Confundidas ante la posibilidad de haberse equivocado de ruta, las amigas decidieron seguir por el camino que se internaba en un cañón. Al salir de él pudieron observar como el paisaje que las rodeaba había cambiado por completo. En lugar de desierto, había verdes campos y un gran lago.

Más adelante, la oscuridad de la noche se rompía ante lo que parecían ser las luces de una taberna, por lo que las estudiantes se dirigieron raudas hacia allí en busca de alguien que las guiara. El cartel de neón que decoraba el sitio decía algo que ninguna de las cuatro supo entender, en lugar de letras eran garabatos sin sentido. Entonces, en la distancia, advirtieron el acercamiento de cuatro hombres que, por sus movimientos, denotaban sorpresa, como si hubieran visto un animal desconocido. Una de las chicas bajó la ventanilla para preguntar dónde estaban exactamente…

Y es precisamente en este punto cuando la historia pasa de extraña a terrorífica.

Gritando como loca, la joven que había asomado su cabeza por la ventanilla en busca de instrucciones y visto cara a cara a uno de los hombres, le suplica a quien conducía que acelere y salga de allí.

Ante la despavorida huida, los hombres de la presunta taberna se suben a unos excepcionales vehículos en forma de huevo —con un diseño ridículamente moderno de tres ruedas y una sola luz frontal— y comienzan a perseguir al Chevy.

La carretera se hacía cada vez más angosta cuando, al mirar hacia atrás, las chicas notaron que habían perdido a sus misteriosos perseguidores. Minutos después, el panorama era familiar nuevamente, desierto a diestra y siniestra.

Una de las chicas, la que vio mejor a estos hombres, seguía histérica, repitiendo que esos hombres no eran humanos, lo que provocó que la conductora perdiera el control del coche, derrapara y el auto terminara varado en un pequeño arroyo.

Un hora después, una patrulla pasó por el lugar, socorriendo a las aún horrorizadas estudiantes y remolcando el Chevy.

Nunca se pudo explicar cómo el automóvil recorrió 3 kilómetros hasta el norte de la Carretera 56 sin dejar huella física alguna de su paso por el terreno. Las únicas marcas de ruedas terminaban abruptamente 200 metros en el mero desierto…

¿Acaso este incidente trata sobre el paso espacio-temporal por otra dimensión? ¿Qué fenómeno pudo provocar este cruce de mundos? ¿Quiénes eran los misteriosos humanoides que conducían vehículos que parecían salidos de la película ciberpunk más bizarra?


Mystery Planet

Deja un comentario