“EL HUMANO Y EL MAESTRO” (+) TRANSHUMANO – ADAMUS SAINT GERMAIN

Yo Soy lo que Yo Soy, Adamus de Dominio Soberano.
Puedo oler y escuchar que mi café se prepara en este momento (risas), como si fuera una señal. Ya ni siquiera tengo que pedirlo. La querida Sandra está allá atrás haciendo todo un alboroto de ruido al molerlo y añadiéndole espuma y vapor para su tío Adamus (más risas).
Bienvenidos, queridos Shaumbra, bienvenidos. Para todos ustedes que están escuchando en línea, para todos los que están aquí hoy, bienvenidos. El Shaud de hoy va a ser un poco diferente.
LINDA: Hm.
ADAMUS: Un poco diferente. Lo explicaré más adelante cuando lleguemos a ello. Sin embargo, tomen una profunda respiración y dejen ir la forma como han estado participando en los Shauds hasta ahora. Va a ser un poco diferente.
Una cosa es que tenemos un número de invitados hoy, desde luego, no es otra que Malú (en referencia a Malú Gaxiola, quien hizo la transición recientemente). Hemos guardado un asiento en primera fila para ella. ¿No te importa si Malú se sienta a tu lado? Sí (aplauso de la audiencia). Sí.
Un mensaje muy breve de Malú: Ella dijo que integrar lo físico en el Yo Soy y salir de los planos físicos es muy fácil; nada, nada, nada que temer en absoluto. Sin embargo, ella anima a todos y cada uno de ustedes para continuar aquí en la Tierra en ese cuerpo, hacer el trabajo de integración, a continuación, disfrutar su vida; por muchos años eligieron permanecer, absolutamente en-… (se oye la máquina expresso produciendo vapor de café al fondo; risas de la audiencia) Para aquellos de ustedes que no pueden escucharlo en línea, hay un ruido desagradable procedente del baño (risas).
LINDA: ¿Del baño? ¿O es eso tu café?
ADAMUS: Y puede ser mi café que está preparándose.
LINDA: ¡Creo que es tu café! (Más risas) ¿Lo comprobaste? ¿Pueden comprobarlo en el Club de Maestros?
ADAMUS: ¡Es un crerrraghhhhhh!
LINDA: ¿Podrían comprobarlo en el Club de Maestros?
ADAMUS: Sandra, ¿dónde está mi café?
LINDA: ¿Podríamos comprobarlo en el Club de Maestros?
ADAMUS: Vamos a comprobar en el Club de Maestros ese ruido.
LINDA: ¿No está la cámara allí?
ADAMUS: Vamos a comprobar en los baños y en el Club de Maestros (más risas)…
LINDA: ¿Podemos tener una toma del Club de Maestros?
ADAMUS: … para ver lo que está pasando en este espacio sagrado. ¿Que esta pasando?
LINDA: Vamos a hacer una toma del Club de Maestros. Cambiemos al Club de Maestros. Ahí es donde está la evidencia real.
ADAMUS: Vamos, Linda.
LINDA: Oh, por supuesto.
ADAMUS: Ayúdame a descubrirlo.
LINDA: ¡Oh, claro!
ADAMUS: ¿Es ese el ruido…
LINDA: ¡Oh, claro!
ADAMUS: ¿Es ese el ruido que viene de aquí? (Comprueba en el baño) ¡Bleaghhhhh! (Más risas) No, ruido incorrecto. ruido incorrecto.
LINDA: ¿Estás seguro?
ADAMUS: Ese no viene de aquí.
LINDA: ¿Estás seguro?
ADAMUS: Estoy seguro. ¡Sal del baño de hombres!
LINDA: Porque eres – ¡Ooh!
ADAMUS: ¿Es ese el ruido viniendo… (abre la puerta del baño de las damas) ¡Oh! Lo siento mucho. Lo siento mucho. No deberías estar haciendo eso ahí.
LINDA: ¡No hay nada allí!
ADAMUS: Sí. Entonces, ¿de dónde viene ese ruido desagradable?
LINDA: ¡Ahhh!
ADAMUS: ¿De dónde es, posiblemente… (en el Club de Maestros ahora, Sandra le ofrece el café) ¡Ahhh!


ADAMUS y LINDA: (juntos) ¡Ahhh!

ADAMUS: La princesa Drácula ha preparado mi café para mí. Déjame morderte el cuello (pretende morder el cuello de Sandra).
SANDRA: ¡Aah!
LINDA: ¡Oh! ¡Ella lo hizo bien!
ADAMUS: Sí. Gracias. Y otro recorrido por el Club de Maestros. Este hermoso, hermoso lugar para los Maestros humanos. Tan apropiado para hoy.
Entonces, con esto, vamos a regresar para la tarea que nos ocupa.
LINDA: Bien.
ADAMUS: Sí. Gracias por esos ruidos desagradables allí, Sandra (más risas).
LINDA: Sabes, la vida es lo que es.
ADAMUS: ¿Alguien más, desea una taza de café? Una taza de café mientras estamos haciendo nuestro Shaud? ¿No? ¿No?
LINDA: Pero estoy un poquito temerosa por tu imaginación, en lo que podrías transformar el café.
ADAMUS: Ah. Así que un poco diferente el Shaud de hoy…
LINDA: ¿En serio?
ADAMUS: … con Malú sentada aquí, riendo, riendo y disfrutando cada momento con todos y cada uno de ustedes y algunos otros invitados especiales aquí en el Club de Maestros en el Centro de Conexión del Crimson Circle.
Las Elecciones
Hay algo en el aire, además de todo esto, para aquellos de ustedes que viven en Estados Unidos, un lugar que ayudé a fundar, junto con varios de ustedes. Ya saben que es la temporada de elecciones (alguien dice “Sí” y algunas risas en la audiencia).
Han oído en las noticias de que es la temporada de elecciones, y muchos de ustedes, alrededor de todo el mundo, saben que es la época de elecciones en los Estados Unidos. Bastante entretenido de cierta manera (más risas).
LINDA: Esa es una palabra interesante para ello.
ADAMUS: Absolutamente entretenida, con toda la conmoción, todo el ruido y especialmente todo el poder.
LINDA: ¡Ah!
ADAMUS: Las elecciones, sin importar dónde se lleven a cabo, son por lo general sobre el poder. Poder. Y quiero que todos ustedes sean particularmente conscientes de las elecciones de este año.
Ahora, hace muchos años Tobías dijo, “No voten. Párense detrás del pequeño muro. Observen lo que está pasando”. No voy a ir tan lejos, pero no voy a decir la importancia de votar. Voten si lo desean. Voten por lo que llamarían el candidato menos malo, sólo desechen el premio mayor (algunas risas). Incluso si no saben sus nombres, incluso si no saben los nombres de algunos líderes mundiales, no importa, sólo… (más risas) Incluso si no pueden recordar su propio nombre, pero sólo voten por alguno de los menos conocidos, sólo para demostrar un punto sobre el poder, que es una ilusión, porque los principales partidos políticos, no importa en qué lugar del mundo se encuentren, ellos están tan atrapados en el poder.
No pueden evitarlo, porque ellos están influenciados por lo que llamarían grupos de especialidad, grupos de influencia particular. Están influenciados por el dinero. Están influenciados por la religión. Están influenciados por tantas otras cosas, que en el momento en que llegan al lugar en donde están, postularse a un cargo público, están tan influenciados por el poder – incluyendo su propio poder – no ven o sienten ninguna otra cosa que el poder. Es una adicción a él cuando llegan a ese punto y para todos los demás a su alrededor. Es un juego de poder. Hablan sobre servir al pueblo, pero muy
pocos en realidad lo hacen. Han pasado décadas desde que un candidato nacional realmente se enfocó en servir a la gente, porque no sirve a las necesidades del poder.
Sientan en las elecciones de este año como un, lo que llamarían, un estudio espiritual o un estudio metafísico. Sientan en ellas con algo más que sus sentidos habituales. Sientan en ellas con su Sentido del Maestro, sin hacer juicio sobre un candidato de si tiene la razón o no, sin quedar atrapados en la división de las elecciones donde los afecta personalmente. Sientan en ellas. ¿Realmente qué está
pasando? La población en general, ¿qué está haciendo? ¿Por qué están siguiendo a ciertos candidatos? ¿Por qué se meten en el frenesí de esto? ¿Por qué hay tanta división e insultos? Todo está basado en el poder. Es realmente apasionante verlo. Absolutamente fascinante. Es un estudio fascinante en la humanidad misma, cuando llegan las elecciones.
Con las elecciones en sí mismas no tengo problemas. La democracia – realmente no hay ninguna democracia real en el mundo ahora mismo, pero las falsas democracias que están en práctica – es fascinante de ver. Y debajo de todo esto, mientras están siendo el observador, vean cómo gran parte de ellas es también acerca de la libertad. La palabra libertad, más que en el acto de libertad. El hablar de libertad donde realmente no se da en realidad ninguna. En cierto sentido, cada vez más se está tomando, pero todas las dinámicas de la libertad y el poder trabajan juntas o uno contra la otra. Escuchen cómo aquellos que están apoyando a ciertos candidatos hablan sobre la libertad, pero en realidad no hay mucha. Me gustaría ir tan lejos como para decir que ellos no entienden realmente lo que es la libertad.
La libertad no es acerca de lo que otras personas están permitiéndoles hacer. La libertad es sobre lo que ustedes mismos se permiten hacer, y hay una gran, gran diferencia. La gente gritará por su libertad, por sus derechos, como que otros deberían dárselos, cuando la realidad es la libertad de sí mismo, lo que se están permitiendo y dándose a sí mismos. Nadie les puede dar la libertad. Nadie les puede dar la libertad en absoluto. Pueden estar en una prisión y tener más libertad que la persona que
camina por las calles. La libertad es una cosa interna.
Al escuchar toda la retórica política en este período electoral, y tendrán un montón de ella; a medida que la escuchan, también quiero que entren y sientan dentro de sí mismos el sistema de elección que han estado teniendo dentro de ustedes. Hmm. ¿Quién va a ser elegido? ¿Quién va a ser el jefe? ¿Quién va a estar a cargo? Quiero que escuchen, porque hay una hermosa analogía entre las elecciones externas y las elecciones internas. ¿Quién va a ser el jefe hoy? ¿Quién va a estar a cargo – el humano víctima o el humano empoderado? ¿Va a ser un aspecto, un aspecto herido o perverso, o va a ser un aspecto integrado y saludable?
Escuchen los debates que se desarrollan dentro de su mente, en cada uno y todos los días, sobre quién va a estar a cargo. Escuchen quién promete más libertad, quién promete más riqueza, quién promete una mayor felicidad, quién promete menos reglas, pero que en realidad nunca las cumple; porque de cierta manera lo que el ser humano ha estado viviendo hasta ahora ha sido una constante y continua elección. Escuchen quién manipula los resultados. Escuchen quién está mintiendo a los demás aspectos del ser. Escuchen quién está haciendo las grandes promesas, pero que en realidad nunca las cumple.
Con el período de elecciones de este año en los Estados Unidos puedo garantizar una cosa – que no hay cambios, no llegarán cambios reales. Simplemente no los harán. Hay mucha retórica. Hay un montón de habladuría. Los cambios reales no llegarán. ¿Por qué? Debido a que la gente realmente no quiere un cambio. Algunas personas quieren un pequeño cambio. La mayoría de la gente realmente no quiere mucho cambio. Tal vez menos impuestos, pero incluso ellos lo olvidarán después de un rato. La gente realmente no quiere grandes cambios.
Escuchen la elección adentro de sí mismos – todas las promesas, todas las cosas gloriosas sobre un cuerpo mejor y más sano, más delgado, más joven, más pudientes – y los políticos adentro, los aspectos adentro que están haciendo estas promesas y no entregan nada. Pero al día siguiente están de regreso tratando de ser elegidos de nuevo. ¿Quién va a estar a cargo? Y el hecho es que muy pocos cambios se llevan realmente a cabo.
Pero hoy, por fortuna, será un poco diferente. ¡Ojala! Es por eso que vamos a patear los traseros de los políticos, echar a los agentes del poder, expulsar a todos aquellos aspectos que han estado haciendo todo este ruido y todas estas promesas y vamos a sacar al Maestro hoy. Vamos a dar un gran paso audaz. Vamos a relegar a todos esos vagos. Vamos a expulsarlos y vamos a llegar a un punto de soberanía personal y real (vítores y aplausos audiencia).
LINDA: Espera un segundo (le ajusta su traje).
ADAMUS: Pero esperen, ¿están listos para un cambio? Esa es la verdadera cuestión. Y dicen: “Sí”, y puedo entender, pero voy a pedirles a todos que escuchen a los otros candidatos que están proyectándose, que están diciendo, “Vamos a producir un cambio”, pero no, realmente no lo hacen. Sólo están tratando de tranquilizarlos.
Hablando de elecciones, siempre pensé que el clero debería postularse.
LINDA: ¡Oooh! (Aplausos)
ADAMUS: Sí, los sacerdotes, los sacerdotes locales y los ministros deberían postularse. De alguna manera ser elegidos – no sé cómo lo hacen ahora – pero son nombrados, son asignados. Los Cardenales y Obispos, deberían postularse y permitir que todos voten, no sólo los católicos. Dejar que todos voten y ver qué pasa. Los Judíos, los musulmanes y todos los demás que se pongan a votar por…
LINDA: ¿Debe haber límites a su mandato?
ADAMUS: Y un plazo límite, sí, en realidad, no hasta la muerte (Linda se ríe y algunas risas de la audiencia).
¿Podrían imaginar algunos de los debates políticos o comerciales políticos que se llevarían a cabo si un sacerdote tiene que postularse? “¡Voy a luchar contra el diablo, más fuerte que mi oponente! Mi oponente ha estado sentado en el coche con el mismo diablo y se acuesta con el mismo diablo. Voy a luchar contra el diablo”. O prometen menos diezmo, sí (algunas risas). “Propongo una reducción del 25% en el diezmo para todo el mundo que vote”.
LINDA: El diezmo significa un 10 por ciento.
ADAMUS: “Pero vamos a tener una reducción del 25% en el diezmo. Vamos a llegar a un 7,5%, eso es todo lo que tienen que dar. Mientras que mi oponente apoya más diezmo para todos”. (Más risas) ¿Se imaginan lo que sucedería en el confesionario? (Risas)
LINDA: ¿Es esta una distracción?
ADAMUS: Es mi rutina de comedia (más risas). Mas o menos. Algo de comedia
Saben, en realidad los Maestros Ascendidos tienen un sentido del humor muy diferente al de los humanos. He tenido que trabajar toda la semana en este numerito (algunas risas). Durante toda la semana, porque en el Club de Maestros Ascendidos nos sentamos a hablar y decir, “¡Oh! ¿Vieron al humano que se estrelló con el coche hoy? ¡Ahh! ¡Dios, fue tan gracioso!” Vean, los humanos no se ríen. Los humanos son, “¡Oh, Dios mío! Se están riendo”. Sí, porque sabemos que no importa. Podemos reírnos de ello. Lo hemos hecho, cada Maestro Ascendido ha aprendido a reírse de todo, porque libera toda esa energía atascada. Todo. Todo. “¿Has oído acerca de la persona que saltó por el acantilado, el otro día? ¡Oh Dios! ¡Eso fue divertido!”
LINDA: Suena como un Club de Maestros ofensivo.
ADAMUS: No, esas son cosas divertidas en el Club de Maestros Ascendidos. Le he estado diciendo a Shaumbra que preparen sus historias cuando vayan allí. Preparen sus historias.
¿Se dan cuenta que hemos estado sentados por miles, quizás decenas de miles de años en el Club de Maestros Ascendidos – sólo hay un poco más de 9.000 de nosotros – las historias están haciéndose viejas (algunas risas). Necesitamos algo de sangre fresca, un poco de carne fresca en el Club de Maestros Ascend-… necesitamos sus historias y les voy a decir un secreto en este momento, embellézcanlas. No digan: “Bueno, cuando yo era niño me dieron muchas palizas, y luego en la escuela secundaria a nadie le gustaba y después de eso tuve un mal trabajo” (en un tono apagado). ¡Embellézcanlas! Hablen de “¡Solía ser un peleador cuando era un niño! Golpeaba a otros niños y luego me derrotaban. Y en la escuela secundaria, a nadie le gustaba, pero no me importaba porque yo era una persona única. Luego conseguí un trabajo que aspiraba y renuncié y fui una persona de la calle por un tiempo”.
LINDA: ¿De quién es esa historia? (Risas)
ADAMUS: ¡Embellézcanlas! No, cuando lleguen allí, por favor, estoy casi rogándoles, embellezcan las historias un poco, porque hemos tenido algunas muy anticuadas historias. Malú lo sabe. Ya saben, no hay nada de malo con actuarlas, tener un poco de diversión con ellas. Tomen la peor cosa que les ha pasado en su vida, la peor y diviértanse con ella. Preparen esa historia, porque cuando llegan al Club de los Maestros Ascendidos, hay mucha presión. De repente, están al frente de 9.693 Maestros Ascendidos y, ya saben, ellos han estado aburridos por un tiempo, no han tenido mucha diversión. Ellos quieren algunas cosas nuevas, y van a tener una enorme presión para proporcionar una muy buena historia. Empiecen a ensayarla. Tomen lo peor que les ha pasado en su vida y conviértanla en una historia. Diviértanse con eso
Saben, la comedia humana se basa en el conflicto y luego la liberación. Conflicto, liberación. Conflicto, liberación. Ustedes, todavía están en la parte del conflicto (Adamus sonríe, algunas risas de la audiencia). Y me río de eso. Todavía están en la parte del conflicto, y todos ustedes están metidos en el barro y se dicen, “¡Oh! Pobre de mí y me duele la barriga. Y, oh, he tenido una vida tan áspera”. Tomen una historia, tomen las tres peores cosas que les hayan ocurrido, que alguna vez le hayan hecho a otros y empiecen a trabajarlas. Mírense al espejo y practíquenlas, ensáyenlas. Usen
sus manos. Las manos son una parte muy importante del acto de conciencia. Utilicen las manos, caminen de un lado al otro un poco, caminen de ida y vuelta.
No pueden creerlo. Tuvimos uno nuevo que vino recientemente y el nuevo, el nuevo Maestro Ascendido se paró allí, “Sí, tuve una vida bastante interesante en la Tierra y, sí, medité mucho y…” (habla con una voz sosa) Es como una actuación. Quiero decir, están ahí arriba en el gran escenario, delante de los Maestros Ascendidos.
Y les digo eso por una cosa muy importante, después de que hagamos una pausa aquí para mi café (Adamus toma un sorbo). Mm. Les digo eso por una cosa, porque en realidad no lo están haciendo por los Maestros Ascendidos. Ellos necesitan una buena sonrisa. Necesitan una buena carcajada. Lo están haciendo para sí mismos, debido a que con las tres peores cosas que sucedieron en su vida todavía están atascados y quizás un poco heridos, tienen nudos energéticos, no es en realidad lo que sucedió. Les voy a decir esto en este momento. No fue lo que pasó.
Los recuerdos. Los recuerdos son nada más que emociones. No son hechos y cifras. Los recuerdos son – todo el mundo sacuda su cabeza así (Adamus mueve la cabeza de un lado al otro), sí, ustedes también (hablándole a la cámara), agiten su cabeza así – los recuerdos no son hechos y cifras. Los recuerdos son nudos emocionales. Ellos están atrapados. Entran en su memoria. Son como una frazada sobre todo su ser, y eso es lo que creen que recuerdan – “Esta terrible cosa que me ha pasado”. Tengan algo de diversión con ella. Liberará esa energía tan atascada. Verán el humor en ella y luego comenzarán a ver que no es realmente lo que pasó.
La mente va a insistir: “Bueno, eso sucedió”. La mente incluso dice, “Tengo una foto para demostrarlo. Vean, mi brazo estaba roto y ahí están los diez puntos de sutura en la cabeza. Tengo una foto”. En realidad no fue lo que pasó. Fue parte de lo que sucedió, pero no todo el asunto.
Una vez que comiencen a actuar sus historias, ensayándolas para cuando lleguen al Club de los Maestros Ascendidos, porque necesitan una buena sonrisa; una vez que empiecen a actuarlas, se darán cuenta que todos esos recuerdos, toda esa basura que se almacena allí no es más que emoción. No son hechos y cifras. No lo son.
Hay hechos y cifras sobre las cosas en la vida donde uno más uno es igual a dos, pero incluso eso no es una realidad, esencialmente. Eso es parte de la realidad, pero no toda. Todo lo que recuerden sobre sí mismos a partir de este momento no es objetivamente real. Todos esos recuerdos que empiezan a fluir, la influencia, cada decisión en su vida – no hay ni una sola decisión que han hecho, cualquier decisión, que no esté basada en la emoción. Dicen: “Bueno, no, me decidí a comprar un coche nuevo, porque mi viejo coche estaba averiado”. Es una decisión emocional.
No voy a entrar en todo eso hoy, pero es emocional, porque todo en su memoria es nada más que una emoción – es algo así como un nudo de energía – una pelota emocional que está ahí. Y comienzan ustedes a absorber una gran cantidad de bolas emocionales, muchas heridas emocionales ahí, y ahí es donde va la mente. “¿Qué pasó cuando tenía 20 años, qué ocurrió hace cinco años, qué sucedió cuando me divorcié, qué pasó…” Va a una piscina emocional, una reserva emocional. No es la realidad. No es toda la historia. Así que cuando digo que embellezcan, no estoy diciendo que estén
mintiendo, en absoluto. Estoy diciendo que están saliendo de su vieja mentira de, “Esto es lo que me pasó”. No lo es.
Comiencen a actuarlo. Empiecen a contar la historia, la peor cosa en su vida que incluso pensaron que habían tenido difícil – que aparece a veces en sus sueños y que aparece a veces como este pensamiento fantasma molesto del que luego tratan de escapar – no fue lo que pasó. Comiencen a actuarlo. Diviértanse con él, la peor cosa. “¿Has oído del chico que se cayó por el precipicio?” Todos en el Club de Maestros Ascendidos se ríen (Adamus se ríe). Realmente lo hacemos, porque sabemos que no es necesariamente lo que ustedes piensan. El humano va a pensar, “¡Oh, Dios mío! Murió”. Sí, bueno, eso fue gracioso, en realidad. Ya saben, porque él estaba listo para hacerlo. Él quería morir. O no, él no murió; cayó en las profundidades de un lago y tuvo que aprender a nadar, porque nunca había nadado antes y luego se encontraba bien (un par de risas).
Embellézcanla. Tengan las historias listas. Embellézcanlas, lo que significa que se divierten con ellas.

Pero volviendo a mi premisa antes de que fuera interrumpido. ¡Diviértanse! ¡Caray! Hacemos algunas de nuestras reuniones, y me encanta estar con Shaumbra, pero reunirlos aquí a ser simplemente libres y que fluyan, estar fluyendo, moviéndose, flexibles, es difícil a veces. Se reúnen y son tan rígidos. Diviértanse. Sean un poco como un actor. No están inventándolo. Todo el resto – esto lo están inventando. Cuando actúan, se están permitiendo a sí mismos. Me encanta actuar, porque todo se trata de conciencia. No están inventándolo. Se están expresando en una multitud de diferentes maneras, en lugar de esta manera humana limitada. ¿No están un poco cansados de esa manera humana limitada? (La audiencia dice “Sí”) Bien, bien. Así que actúen.
De cualquier forma, regresemos a los sacerdotes y las elecciones.
LINDA: ¡Guau!
ADAMUS: Los sacerdotes y las elecciones y Biblias gratis para todo el mundo. Biblias gratis para todo el mundo (risas). Sí.
LINDA: ¡No somos un hotel! (Más risas)
ADAMUS: Y menos penitencias. “¡Oh, has pecado! Edith, pecaste de nuevo. Utilizas malas palabras. ¡Joder!” Ella siempre dice joder, ya saben (risas). Y es como, “¡Dios, Edith! Quiero decir, ¡Qué pecadora!” Y, es como,” Pero si votas por mí, te pondré la mitad de tu penitencia”. Sí.
EDITH: ¡De ninguna manera!
ADAMUS: Sólo dos “Ave María”, dos “Nuestros Padres” y un “¿Qué diablos está pasando aquí?” (Más risas) Sí, eso es todo. Puedes decir todo…
EIDTH: No, gracias.
ADAMUS: Podrías decir todo lo que quieras. Oh, ¿vas a seguir con tus malas palabras, entonces?
EIDTH: No, eso es asunto mío (algunas risas).
ADAMUS: Y también tienes que votar por el clero, y cómo sobre esto, “estoy más cerca de Dios que mi oponente”.
LINDA: ¿Qué?
ADAMUS: “Voy a conseguir un mejor lugar en el cielo. No sólo el nivel uno, ni el nivel dos, pero voy a conseguir que llegues al nivel siete del cielo si votas por mí”.
LINDA: Así que eres un Mormón. (Más risas)
ADAMUS: Algo como una mezcla de ellos. Un poco de Mormón, un poco Judío…
LINDA: ¡Ajá! Así que eres un Mormón.
ADAMUS: … un poco de esto, un poco de aquello.
LINDA: Te colaste.
ADAMUS: Ya sabes, porque en el fondo todas las religiones son iguales. Son como la política. Es por eso que digo que el clero debería postularse. Hay poca diferencia entre los políticos y el clero.
LINDA: ¡Ohh!
ADAMUS: Y lo dije aquí y estoy orgulloso de ello, sí (algunos aplausos). ¿Y por qué?
LINDA: ¡Ohh!
ADAMUS: ¿Por qué lo diría? Ambos tienen un grado de valor. No mucho, pero un grado de valor, ¿pero los dos están basados en qué? (La audiencia dice “Poder”) Poder. Y ambos, ¿no hablan sobre qué? ¡Libertad!
LINDA: Mmm.
ADAMUS: No. Así que en realidad son muy, muy similares. Sería hacer de este mundo un lugar aún más entretenido si los clérigos tuvieran que postularse. Pero esa es solo mi opinión.
Vamos a tomar una profunda respiración. Otra bebida de café. ¡Oh! Que delicia tener una buena taza de café en el Club de Maestros aquí mismo en el estudio.
LINDA: ¡Guau! ¿Quien sabe?
ADAMUS: Entonces, una pregunta que hice recientemente en nuestra reunión en el sur de Francia. Una pregunta que le hice a Shaumbra y voy a hacerla hoy, porque es pertinente. Muy, muy pertinente. Linda, ¿estás preparada con el micrófono?
LINDA: Siempre.
ADAMUS: Sí. Tienes un bonito traje hoy. (Ella se viste como un seguidor de Drácula)
LINDA: Gracias.
ADAMUS: Pareciera que has visitado mi tierra.
LINDA: Soy la mejor amiga de Drácula.
ADAMUS: Famosa Sanguinolenta (Su camiseta dice “Bloody Famous”).
LINDA: Fui por toda Transilvania.
Drácula
ADAMUS: Recorrió toda Transilvania para conseguir esto, y por supuesto la mayoría de ustedes conocen la historia detrás de la tradición de Drácula. Hablando de iglesias… (risas y Adamus se ríe) yo estaba ganando una gran popularidad en toda Europa por allá en 1800’s, más popularidad de la que normalmente tenía. Era como un icono del pop, supongo que así lo llamarían en estos días.
LINDA: ¡Oooh!
ADAMUS: Todo el mundo hablaba de St. Germain.
LINDA: ¡Oh!
ADAMUS: Estaba en boca de todos en los bares y en la charlas de las cenas y en las charlas de los burdeles. Todo el mundo hablaba de “¡St. Germain! ¡St. Germain! St. Germain podría manifestar oro y piedras en sus manos. St. Germain nunca consumía una comida. St. Germain amaba a las mujeres”. Bueno, hay algo de verdad en cada uno de ellas, pero… Así que estaba ganando una gran popularidad y estaba molestando eso a la iglesia, porque la gente llegaba y le preguntaba a los sacerdotes,” ¿Qué hay de St. Germain? ¿Qué tipo de santo fue?” Y los sacerdotes estaban tan confundidos, “¿Santo? ¿Santo? Oh…” Por supuesto, escogí ese nombre intencionalmente, sólo por el factor de confundir, porque me gusta divertirme. No era un santo. Fue mi nombre, pero indudablemente no un santo. “¿Qué pasa con este St. Germain?” Entonces los octogenarios de la iglesia se reunieron y dijeron: “Tenemos que hacer algo para contrarrestar todos estos mitos e historias sobre St. Germain. Se
está volviendo más popular que…” – ¿me atrevo a decir la palabra? – “Jesús”. (Suspiros de Linda y Adamus se ríe)
LINDA: ¡Ohh.
ADAMUS: Hay una gran diferencia entre Jesús y Yeshua, así que olvídenlo. Yeshua fue el verdadero ser al que conocí; Jesús fue este humano fabricado, maquillado, ser muy irreal. Así que puedo decir que sí, que estaba incluso volviéndome más popular que Jesús.
LINDA: (Suspiros) ¡Shh! ¡Continúa! ¡Continúa!
ADAMUS: Deberíamos haber tenido una votación para ver eso
LINDA: ¡Shh!
ADAMUS: No, lo era, y la iglesia estaba muy preocupada por esto – el factor de St. Germain. Así que contrataron a un escritor de poca monta de Inglaterra con el nombre de Bram Stoker que no había tenido ningún interesante escrito hasta ese momento, pero sabían que iba a escribir cualquier cosa que le pagaran, y le dieron todo el material. Cuando este personaje, Drácula, se mira ante el espejo, no ve su imagen, porque cuando un verdadero Maestro se mira en el espejo, no ve la imagen de un viejo ser humano. Pueden ver su Maestro. Pueden ver su luz, pero no ven el viejo ser humano y tampoco lo hacen los demás y tampoco lo harán ustedes en su maestría. Las personas no van a ver ese viejo ser humano. Ellos van a ver su luz. Es por eso que no ven la imagen en el espejo.
Y el ajo (Adamus se ríe). “El Ajo”, dicen. Nunca fui un gran consumidor del ajo. ¿Por qué arruinar unos buenos grumos de avena y miel y frutos secos con ajo? (Algunas risas) Y que era parte de mi dieta en ese momento. No era un gran fan del ajo o la cebolla, como tampoco lo es Cauldre, porque algunos afirman que el ajo es bueno para el organismo. Pues bien, si su organismo es como una alcantarilla, sí, pero en realidad no es realmente tan bueno para ustedes. Me alejé del ajo. El olor era
repugnante y el sabor era horrible. Lo siento por algunos de ustedes que no son fervientes seguidores del ajo (más risas), pero eso fue realmente… así que no, no consumía ajo.
Así que le dieron a Braham Stoker todos estos pequeños elementos, todo sobre mí en realidad; el hecho de que podía transformarme – como Merlín, concretamente – de un ser humano a mi Pakauwah. Podría ser un búho o un halcón y salir volando a cualquier lugar.
Así que Stoker escribió este libro, pagado deliberadamente, e inspirado por la iglesia, para contrarrestar algunos de los mitos. Por supuesto que no iban a utilizar el nombre de “St. Germain”, pero iban a utilizar todas estas cosas que se decía que era capaz de hacer. Lo pusieron bajo el nombre de Drácula. Ellos se basaron en parte de lo que era capaz de hacer y en parte sobre un personaje interesante en la historia, Vlad el Empalador, con el cuál no tenía ninguna asociación. Luego tomaron estos dos elementos y los juntaron, lo asentaron en Transilvania, que es la única cosa que realmente me hizo daño, porque amo a Transilvania. Pasé muchas vidas y crecí en mi última vida en Transilvania, uno de los más románticos y misteriosos lugares más bellos del mundo, y miro lo que “ellos” – la iglesia y los escritores – han hecho a toda esta imagen… regresemos aquí (a Linda). Esta imagen de sangre derramada y alimentación energética…
LINDA: ¿Qué? ¡No tengo sangre, no hay sangre!
ADAMUS: … y todo lo demás. Así que, sí, esa fue la única parte que realmente me molestó en ese momento. Así que eso es un poco de la historia de Drácula.
La Pregunta de Hoy
¿Bueno, dónde estábamos? La pregunta que le hice a nuestro grupo más reciente. Pregunta que le voy a hacer y pedirle a Linda que acerque el micrófono a los voluntarios en la audiencia. Si se sienta en estas sillas, ustedes son un voluntario (risas).
La pregunta es: En esta vida, ¿cuál es la persona que está más cerca de ustedes? ¿Quién es la persona que está más cerca de ustedes? Ya sea que todavía estén aquí en forma física, ya sea que se hayan ido, ¿quién es la persona que está más cerca de ustedes? Linda, comienza.

LINDA: Bien.
ADAMUS: Sí, querida.
TIFFANY: Hola.
ADAMUS: Hermosa pared que has creado al otro lado, en el Club de Maestros.
TIFFANY: Gracias.
ADAMUS: ¿Quién es la persona que está más cerca de ti?
TIFFANY: Yo.
ADAMUS: Bueno. ¿Por qué?
TIFFANY: Sí. Porque no puedo escaparme del infierno de mí misma, no importa lo duro que intente (se ríe).
ADAMUS: Sí.
TIFFANY: De todo lo demás me puedo escapar, pero no de mí.
ADAMUS: Sí. Un personaje. Voy a llamarte un poco de eso. También has tenido el tiempo más duro contigo misma. Así que si dices que eres la persona que está más cerca de ti, eso un poco de makyo. Un poco de makyo.
TIFFANY: ¿Cómo así? No lo siento como makyo para mí.
ADAMUS: Me alegra oírte decir eso, pero veo las constantes batallas que has tenido contigo misma. He visto el odio que has tenido hacia partes de ti misma, pero aún así dices que eres la persona más cercana a ti.
TIFFANY: Bueno, tal vez estoy interpretando ‘más cercana’ de una manera diferente a ti.
ADAMUS: ¿Amiga?
TIFFANY: ¿Amiga? Sí. Es decir, nosotros – los amigos no siempre se llevan bien.
ADAMUS: Es cierto.
TIFFANY: Así que incluso las partes de mí misma que he detestado, todavía han sido las más cercanas.
ADAMUS: Interesante cuestión aquí, pero ¿puedes confiar en los secretos más profundos y oscuros que tienes contigo misma?
TIFFANY: La mayor parte.
ADAMUS: Los que recuerdas.
TIFFANY: Sí.
ADAMUS: Sí.
TIFFANY: Pero como estabas diciendo, me estoy dando cuenta cada vez más y más que no son ciertos, porque he pasado por muchas cosas en mi vida aporreándome, como algo que entrará a mi mente y luego la vergüenza surge. Será como, “¡Oh! ¿Eso pasó? Oh, estoy tan avergonzada de mí misma”.
ADAMUS: Sí.
TIFFANY: Pero me estoy dando cuenta cada vez más y más que realmente no fue esa historia. Que eso es lo que he puesto en ella.
ADAMUS: ¿Cómo te fue ayer con este amigo tuyo? ¿Cómo tú y tu amigo se llevaron ayer? (Hace una pausa) Ayer. Tú y su amigo, tú.
TIFFANY: ¿Ayer?
ADAMUS: ¿Fue ayer un buen día amigable? ¿Un mal día amigable?
TIFFANY: Ayer fue un día bastante bien amigable. Anteayer no fue un día muy amigable.
ADAMUS: Así es. ¿Que pasó? Si pudieras compartir parte de él. ¿Por qué no fue un buen día amigable?
TIFFANY: Bueno, me golpeé a mí misma todo el día.
ADAMUS: Mm hmm.
TIFFANY: Sí.
ADAMUS: Guau. Eso suena como un buen amigo (algunas risas). ¿Por qué?
TIFFANY: Porque sentí como si hubiera estado postergando tantas cosas.
ADAMUS: Bien, bien.
TIFFANY: Y no he querido ver algunas cosas.
ADAMUS: Mm hmm.
TIFFANY: Y…
ADAMUS: ¿Y quién golpeaste?
TIFFANY: A mí.
ADAMUS: ¿A tu amigo?
TIFFANY: Sí.
ADAMUS: Sí, una paliza.
TIFFANY: Sí.
ADAMUS: Bueno, ¿se siente bien?
TIFFANY: No.
ADAMUS: Sí. ¿Quieres ver a tu amigo de nuevo?
TIFFANY: ¡Sí!
ADAMUS: ¿Sí? ¡Oh! ¿En serio?
TIFFANY: Sí.
ADAMUS: Muy bien.
TIFFANY: Quiero integrar todo mi… todo de mí.
ADAMUS: Sí.
TIFFANY: Sí.
ADAMUS: Sí. Suena como una amistad interesante (ella se ríe), pero como dices, las amistades en un día pueden ser buenas, al otro día no tan buenas. Bueno. Aprecio tu …
TIFFANY: Me siento muy bien hoy.
ADAMUS: Bien.
TIFFANY: Sí.
ADAMUS: Aprecio su franqueza. Yo sólo estoy asegurándonos que llamamos las cosas por lo que son.
TIFFANY: Bien. ¿Hay algún otro makyo que ves mientras estoy aquí? (algunas risas)
ADAMUS: (Riendo) No en este momento.
TIFFANY: Bien.

ADAMUS: Tenemos un horario que cumplir (más risas). Siguiente. ¿Quién ha sido la persona más cercana a ustedes? El mejor amigo, el compañero más cercano en su vida. El micrófono está justo detrás de ti.
DIANA: Larry.
ADAMUS: Larry. ¿Y por qué Larry? ¿Qué hizo a Larry de especial? Larry es tu pareja difunta amorosa y maravillosa. Sí. ¿Sientes a Larry muy a menudo? (Ella asienta que sí) Sí. ¿Larry está en tus sueños?
DIANA: No muy a menudo.
ADAMUS: No muy a menudo. Bueno. ¿Qué hizo a Larry tan especial?
DIANA: Creo que porque fuimos tan completos y totalmente nosotros mismos, nuestro seres multifacéticos.
ADAMUS: Bien.
DIANA: Y hubo una aceptación de todos ellos.
ADAMUS: ¿Era Larry un espacio seguro para ti?
DIANA: Mucho.
ADAMUS: Muy bien. Estupendo. Gracias.
DIANA: Gracias.
ADAMUS: ¿Y cuánto tiempo estuviste junto a Larry?
DIANA: Ocho años.
ADAMUS: Ocho años. ¿Crees que algo de eso fue – volver a estar juntos, quiero decir, estar juntos – fue kármico, ningún mal karma, ¿pero creerías que se conocían desde antes?
DIANA: Por supuesto.
ADAMUS: Por supuesto. Sí. Bien. Voy a hacerte una pregunta muy difícil. ¿Por qué crees que Larry partió?
DIANA: (Pausa)… Para permitir que haga lo que tengo que hacer por mi cuenta.
ADAMUS: Bien, bien. Y todavía está por ahí. Sí.
DIANA: Sí.
ADAMUS: Gracias.
DIANA: Gracias.

LINDA: Alguien a la izquierda. Justo ahí. Gracias.
ADAMUS: Bienvenida.
JENNIFER: ¡Mierda!
ADAMUS: ¡Maldita sea! ¡Maldita sea! Ese, ese…
JENNIFER: (Suspira) Está bien.
ADAMUS: … micrófono mágico acaba de llegar a su manera.
JENNIFER: Ahí está.
ADAMUS: Sí. ¿Pero no se siente bien? Quiero decir, si no imaginas que la cámara está sobre ti…
JENNIFER: Si no estoy siendo el ‘gran pollo’, sí.
ADAMUS: … y decenas de miles de personas te están viendo, pero aparte de eso. ¿Quién ha sido el más cercano en tu vida? El más cercano.
JENNIFER: (Pausa y luego suspira)… ¡Oh, mierda! (Hace otra pausa)… Yo sabía que iba a suceder esto. Los más cercanos en toda mi vida.
ADAMUS: Sí.
JENNIFER: (Pausa)… Probablemente tendría que decir que Eric.
ADAMUS: Sí. ¿Y quién es Eric? ¿La relación entre tú y Eric?
JENNIFER: Mi marido.
ADAMUS: Tu marido, ¿y?
JENNIFER: Porque me permite ser quien soy (empieza a ahogarse).
ADAMUS: Sí. ¿Por qué es eso difícil? ¿Por qué existe la emoción allí, el sentimiento?
JENNIFER: (Con lágrimas) Porque no creo que lo hago.
ADAMUS: ¡Ahh! Ah. Bueno. Así que Eric es un espacio seguro. Eric es aceptación y amor. Eric está, bueno, en realidad, locamente enamorado de ti. Sí. Sí. Bien, gracias.
JENNIFER: (Susurra) Gracias.
ADAMUS: Gracias por tu apertura.
LINDA: No, no puedo volver a la derecha. No hay forma. Veamos.
ADAMUS: Un par más.

LINDA: Bien.
ADAMUS: ¿Quién es el más cercano en su vida?
LINDA: Sólo un minuto. Estoy casi allí.
ADAMUS: ¿Quién es el más cercano? Todo el mundo dice, “¡Oh, Dios mío! No. No a mí. Mierda”. Sí. Saludos.
SHAUMBRA 1 (mujer): Hola.
ADAMUS: ¿Quién ha sido el más cercano en tu vida?
SHAUMBRA 1: Bueno, yo estaba sentada aquí pensando en ello y, probablemente, mi hermana, porque hemos pasado tanto tiempo, desde el principio, en la misma casa con un montón de hermanos y hermanas.
ADAMUS: Así es.
SHAUMBRA 1: Y llegamos a estar muy cercanas energéticamente y en todo lo demás.
ADAMUS: Sí. ¿Y todavía estás cerca?
SHAUMBRA 1: Sí, con algunas de ellas.
ADAMUS: Algunas de ellas. Bien. Así que ha sido un largo, largo viaje juntas.
SHAUMBRA 1: Sí.
ADAMUS: Sí. Y qué la hace tan especial a ella – ¿podrías compartir su nombre con nosotros?
SHAUMBRA 1: Patricia.
ADAMUS: Patricia. ¿Qué la hace tan especial a Patricia?
SHAUMBRA 1: Somos muy similares en edad y en el tipo de sangre, los que me parece importante.
ADAMUS: ADN, probablemente. Sí, no sé. Sólo estoy haciendo una conjetura.
SHAUMBRA 1: Todo.
ADAMUS: Sí.
SHAUMBRA 1: Y podemos hablar juntas y enviarnos correos electrónico y entender lo que la otra está diciendo.
ADAMUS: Sí. ¿Patricia te ha traicionado alguna vez?
SHAUMBRA 1: No.
ADAMUS: No. Eso es increíble. Sí. ¿Alguna vez has estado enojada, molesta con ella?
SHAUMBRA 1: No.
ADAMUS: No. Eso es realmente sorprendente. ¿Crees que la relación se basa en vidas pasadas, tiempos pasados?
SHAUMBRA 1: Sí.
ADAMUS: Bien. Gracias. Gracias. Siento un poco de corazón allí. Una emoción verdadera, una buena emoción.
SHAUMBRA 1: Sí.
ADAMUS: Sí. Bien.
SHAUMBRA 1: Sí.
ADAMUS: Tal vez un poco de entendimiento cuando te has levantado con el micrófono (ella se ríe). Ha ocurrido una pequeña realización.
SHAUMBRA 1: Sí.

ADAMUS: Gracias. Unas más, Linda.
LINDA: Mm hmm.
ADAMUS: ¿Quién es el más cercano? Bienvenido.
PAUL: Saludos. Sí.
ADAMUS: No te esperabas el micrófono. Bien…
PAUL: No, no me gustaban.
ADAMUS: Pero sabes que hay, lo que yo llamo, el magnetismo por el micrófono. ¿Y sabes cómo los imanes se atraen de cierta forma, ya sabes, los opuestos?
PAUL: Sí. Sí.
ADAMUS: Así que cuando estás sentado diciendo, “no quiero el micrófono. Yo no…” Linda es como la otra parte de imán – ¡woomp! – directo a ti.
PAUL: Sí, pero es inanimado.
ADAMUS: Así que, sí. Así que si no deseas el micrófono, sólo tienes que decir, “¡Sí, por favor! Linda, ¡escógeme! ¡Seleccióname!” (Risas) Pero no te desconciertes.
PAUL: Bien. Tendría que decir que en este momento de mi vida es mi esposa, Denise.
ADAMUS: ¡Oh! Ese fue un movimiento inteligente hombre (risas y algunos aplausos).
PAUL: Bueno, ya sabes, después de un tiempo uno aprende algunas cosas.
ADAMUS: ¡Lo haces! (Más risas) No, pero en realidad puedo decir, puedo decir que estás siendo muy genuino. ¿Qué es lo que hay de especial en ella? ¿No te importaría ponerte de pie junto a él? Este es uno de esos…
PAUL: Ven aquí.
ADAMUS: … momentos de lágrimas en el Crimson Circle (la audiencia dice “¡Auuchh!”).
DENISE: (Riendo) Lo es.
ADAMUS: Sí. ¿Te importaría dejarnos saber, qué la hace tan especial?
PAUL: Respeta quien yo soy y, ya sabes, desea que sea quien soy, tan plenamente como pueda.
ADAMUS: ¿Podría incluso ir tan lejos como para decir que ella ayudó a que salieras de la concha, salir…
PAUL: Bueno, la estaba buscando.
ADAMUS: Sí, porque esas son cosas que querías.
ADAMUS: Sí. Y ella te ha ayudado…
PAUL: ¡Oh! Definitivamente. Sí.
ADAMUS: … emerger y expandirte y permitirte que seas tu…
PAUL: Sí.
ADAMUS: … que no ha sido un planteamiento en tu vida.
PAUL: No (él se ríe).
ADAMUS: No tanto. Estupendo. ¿Podrías darle un beso en los labios? (La audiencia dice “Aww” cuando le da un apasionado beso).
LINDA: ¡Oh! ¡Qué bonito! (Aplausos de la audiencia) ¡Oooh!
ADAMUS: Sí.
LINDA: ¡Qué placentero!
PAUL: Frente a todas estas personas.

ADAMUS: Adamus proporciona otra noche gloriosa entre dos humanos (más risas).
LINDA: ¡Qué placentero!
ADAMUS: Bueno. Un par mas.
LINDA: ¿Uno más? ¿Uno mas?
ADAMUS: Por supuesto. Por supuesto.
LINDA: Adelante.
ADAMUS: Ah, bienvenido. Sí. Sabías que iba a suceder sin embargo.
SEAN: Por supuesto.
ADAMUS: Lo sabías.
SEAN: Sí.
ADAMUS: Sí.
SEAN: Tendría que decir que mi madre.
ADAMUS: tu madre, interesante.
SEAN: Sí, sí. Su nombre es Janet.
ADAMUS: Uh, huh.
Sean: ¿Y ella fue el catalizador para mí para comenzar cuando tenía 14 años, ya sabes, realmente…
ADAMUS: Guau. ¿A partir de… la pubertad?
SEAN: … el camino espiritual.
ADAMUS: Oh, el camino espiritual. Bien.
SEAN: Bueno, eso también.
ADAMUS: Bien. El camino espiritual. ¿De Verdad? Ella te animó a eso.
SEAN: Bueno, sí. En un momento muy difícil ella intercedió… ella estaba meditando y tenía su propia manera de hacer su propio camino espiritual y me invitó a considerar una forma que ella había estado haciendo.
ADAMUS: Interesante. No te forzó.
SEAN: No. Ella sólo me invitó.
ADAMUS: Guau. Sí. ¿Te contó sobre St. Germain?
SEAN: No. Siento decirlo.
ADAMUS: Sí. Está bien.
SEAN: Y luego nosotros de cierta forma…
ADAMUS: ¿Te habló acerca de Tobías?
SEAN: No. No, no lo hizo. Ella es… Lazaris. (Él se ríe)
ADAMUS: ¿Te contó sobre… Lazaris. Oh, surgió de la …
SEAN: Lazaris.
ADAMUS: Bien, Lazaris.
SEAN: Sí.
ADAMUS: Bien.
SEAN: Así que fue – ella está…
ADAMUS: No estoy, no estoy, ya sabes, compitiendo.
SEAN: No, lo entiendo.
ADAMUS: No estoy presionando por la elección (risas).
SEAN: Bueno, ganaste. Estoy aquí. Así que… (él se ríe)
ADAMUS: (Riendo) ¡Oh, sí! Gracias. Así que ella te dio un espacio muy seguro.
SEAN: Sí.
ADAMUS: Ella te animó, no sólo intelectualmente, sino que alentó al corazón, el cuál es muy abierto.
SEAN: Mm hmm.
ADAMUS: Y ¿Sientes que la conociste en otra vida?
SEAN: Muchas.
ADAMUS: ¿Cuál fue una relación de las más recientes?
SEAN: Habíamos, bueno, tuvimos una experiencia… ambos tuvimos una especie de, supongo que lo llamas así, una realización donde yo estaba en un pueblo con ella, creo que fue en Polonia, y tuve una experiencia muy devastadora, donde mi esposa me dejó y ella era, creo que ella era mi madre en esa vida, la misma vida, y en cierto modo me dirigió hacia el bosque y la dejé, dejé el pueblo completamente.
ADAMUS: Así es.
SEAN: Y no estoy seguro de lo que sucedió después de eso, pero…
ADAMUS: Nah. Nosotros no…
SEAN: Sí. No. Nosotros no vamos a ir allí.
ADAMUS: Sí.
SEAN: Pero nos reconectamos para esta experiencia compartida y que fue un catalizador para nosotros, algo así como convertirnos en amigos en esta vida. De la misma manera que lo hicimos como “madre, hijo” por un largo tiempo.
ADAMUS: Bien, bien.
SEAN: Y después de un tiempo fue como transformarnos y vernos como, ya sabes, de alma a alma.
ADAMUS: Así es.
SEAN: Y fue muy poderoso.
ADAMUS: Interesante. Bueno. ¿Le enviarías bendiciones en este momento?
SEAN: Por supuesto.
ADAMUS: Bueno. Gracias.
SEAN: Ella está observando. Hola mamá.
ADAMUS: Y no vas a ser comido por los lobos en esta vida, te lo garantizo (la audiencia dice “¡Oh!”).
SEAN: Gracias, sí, lo sabía… está bien. Él tenía que decir lo que dijo. Sí.
ADAMUS: Era una noche oscura, fría y sin ningún alimento. Ah, sí. Una de esas. Pero podemos reírnos de ello – ja, ja, ja, ja, ja. Sí. Ahora, ¡eso sería una gran historia! Cuando llegues al Club de los Maestros Ascendidos – “No van a creer lo que me pasó”.
SEAN: ¿Así que podemos hacerla de vidas anteriores?
ADAMUS: Sí, sí. Puedes hacerla de vidas anteriores, sí, puedes hacerla sobre todas tus vidas. Puedes construirla de unas cuantas vidas, ya sabes, si tienes tema (más risas).
Siguiente. Bienvenida. ¿Quién ha sido el más cercano en esta vida para ti?

YASMINA: Primero que todo, quiero darte las gracias. Quiero expresar mi gratitud, simplemente aprovechar el momento y expresar eso.
ADAMUS: Voy a respirarlo.
YASMINA: Su nombre fue Charry.
ADAMUS: Mm hmm.
YASMINA: Él fue mi maestro.
ADAMUS: Sí.
YASMINA: Y…
ADAMUS: ¿Un maestro o un maestro de escuela?
YASMINA: Bueno, un maestro espiritual.
ADAMUS: Un maestro espiritual.
YASMINA: Sí.
ADAMUS: Bien. Bien.
YASMINA: Y…
ADAMUS: ¿Te habló sobre St. Germain?
YASMINA: No (algunas risas).
ADAMUS: Muy bien. Sólo estoy…
YASMINA: No. No.
ADAMUS: … sólo estoy explorando.
YASMINA: Sí.
ADAMUS: Sí, sí. Porque si me postulo, por supuesto, quiero saber que muchas personas son conscientes de mí. Pero no lo estoy haciendo tan bien. Puede que no me postule (más risas).
YASMINA: Pero la mala fama creo que está saliendo ahora, realmente lo siento.
ADAMUS: ¿Crees que la reputación…
YASMINA: Porque como que tuve una ligera cosa con St. Germain.
ADAMUS: Sí.
YASMINA: Creo que fue sólo un capricho.
ADAMUS: Eh, eh. ¿Pero crees que la reputación está bien ahora?
YASMINA: No, no. Se ha ido. Es…
ADAMUS: Oh, la mala reputación.
YASMINA: Estás emergiendo ahora como lo que eres.
ADAMUS: Sí. ¿Así que crees que fue bueno para mí cambiar mi nombre a Adamus Saint-Germain, como que estoy engañando a todos? (risa)
YASMINA: Sí, sí. Absolutamente.
ADAMUS: Sí. ¡Sí! (Adamus se ríe) Bueno. ¿Tan cercano de una manera espiritual?
YASMINA: Creo que en todos los niveles.
ADAMUS: Todos los niveles.
YASMINA: Y no fue solamente luz y belleza, hubo muchas peleas y hubo un montón de contrariedades.
ADAMUS: ¿Sobre qué se trató la lucha?
YASMINA: Creo que tenía que ver con el papel de la divinidad femenina que no siento que fue incorporada en su enseñanza lo suficiente.
ADAMUS: Bien.
YASMINA: Pero tal vez, quiero decir, él mismo fue muy equilibrado, pero sentí que… o no tomé mi papel en este sentido como un ser espiritual.
ADAMUS: Sí. Eso es bueno. Eso es bueno. Ayudaste a traer eso.
YASMINA: Sí. Y siento que en realidad hay una fusión. No siento que hay – a pesar de que él no está más, pero me siento cercano a él.
ADAMUS: Oh, él lo está todavía más. Pero, quiero decir, él simplemente no está aquí.
YASMINA: Entonces, como que no siento que haya realmente una diferencia, aunque siento que la marca sigue ahí, diferente…
ADAMUS: ¿Lo oyes a él, sientes que está alrededor?
YASMINA: Sí.
ADAMUS: Definitivamente lo está. Y ¿cómo crees que lo estoy haciendo con el equilibrio masculino-femenino?
YASMINA: Creo que tú… me gusta el aspecto masculino que llevas.
ADAMUS: Oh, gracias. Gracias.
YASMINA: Me gusta mucho. Y siento que en algún sentido estás asumiendo el papel.
ADAMUS: Sí. (Risas cuando se pavonea un poco)
YASMINA: No, es como el…
ADAMUS: Tengo un lado femenino, pero…
YASMINA: Sí. Eso es lo que estoy diciendo.
ADAMUS: Cauldre es un poco reacio…
YASMINA: El masculino, creo, requiere mucho más apoyo en liberarlo, el – cómo dices
– el masculino liberado.
ADAMUS: Sí, lo masculino liberado.
YASMINA: Ese es mucho más necesitado que el femenino.
ADAMUS: Sí. Sí. Así que voy a estar haciendo la Herida de Adamus…
YASMINA: Sí, algo así. (Ella se ríe)
ADAMUS: … Lo siento, ¡la Herida de Adán! (Risas) Muy pronto, la Herida de Adán.
Vamos a hablar de la herida del masculino. Tobías habló mucho sobre la herida de lo femenino, por supuesto, la Herida de Isis. Pero ambos están heridos, y es importante liberarlos. No vamos a entrar en el tema de la víctima, sino liberarlo. Y eso tal vez podría hacer que yo sea más conocido en todo el mundo, tal vez más hombres empezarían a llegar.
YASMINA: Deseo eso. Sí.
ADAMUS: Sí, sí. Sí. Bueno. Gracias. Uno más.

LINDA: Bien. Uno más.
ADAMUS: Uno más.
LINDA: Uno más. Tiene que estar en una fila de atrás. Veamos. Bien.
ADAMUS: ¡Oh! Siento la llegada de ese micrófono en este momento. Sabías que iba a
venir. Bienvenido. Encantado de que estés aquí.
AMINTAS: Bien.
ADAMUS: Sí.
AMINTAS: Bueno, la persona más cercana a mí era mi padre. Su nombre era Adimee.
ADAMUS: Y ¿por qué era el más cercano a ti? ¿Qué lo hizo tan especial en tu vida?
AMINTAS: Porque siempre me animaba a hacer cosas.
ADAMUS: Sí.
AMINTAS: Y no sólo profesionalmente, sino también espiritual e intelectualmente. Él
era mi mejor amigo.
ADAMUS: Pregunta difícil. Pregunta difícil. ¿Sientes que lo has decepcionado en
algunos aspectos; no totalmente, pero de alguna manera?
AMINTAS: (Suspira) Sí, a veces lo siento.
ADAMUS: Sí.
AMINTAS: A veces.
ADAMUS: Él fue, para ti, un gran mentor. Una gran persona para igualar, y a veces hay ese… y a él le gustaría que supieras que sólo estaba tratando de obtener lo mejor de ti. Pero no se trataba de intentar estar a la altura de sus expectativas. Se trataba de permitirte, que saliera lo mejor de ti. Eso es todo lo que él estaba tratando de hacer. Sí.
AMINTAS: Bien.
ADAMUS: Bueno. Gracias. Muchas gracias.

LINDA: ¡Oh! Una última.
ADAMUS: Bien. Bueno.
LINDA: Una última.
ADAMUS: No puede esperar.
LINDA: Vi un poco de confusión, pero estoy segura de que vas superarlo.
ADAMUS: (Se ríe) Así que, Jean (pronunciado en Francés; Ella está vestida como un hombre), ¿te gustaría venir aquí? Sí. Ella está fingiendo que está ocupada con todos los controles y…
JEAN: ¿Tengo que hacerlo?
ADAMUS: Sí, sí. Entonces, ¿quieres venir aquí arriba?
LINDA: ¿Podrían enfocarla con la cámara?
ADAMUS: Bien, ¿te importaría ponerte de pie. Bien, muchas gracias. Y, ahora esta es una pregunta difícil porque conoces…
LINDA: Tenemos una buena función.
ADAMUS: … a una gran cantidad de personas que te conocen. Una gran cantidad de tu familia está sentada verdaderamente cerca y escuchando (algunas risas). Así que la presión está encima. ¿Quién ha sido el que ha estado más cercano a ti en esta vida?
JEAN: (Pausa)… Esa es una pregunta difícil.
ADAMUS: Es una pregunta Adamus.
(Ella hace una pausa otra vez)…
Eh-eh-eh. Ahora vas al cerebro. Toma una profunda respiración. Cierra los ojos un momento. Toma una profunda respiración. Ya sabes la respuesta. Ya la pensaste cuando estabas sentada allí atrás. Así que, y si no deseas compartirla, eso está bien.
JEAN: Tengo que decir que ha sido Cauldre.
ADAMUS: ¡Ah!
JEAN: Sólo como un espiritual…
ADAMUS: ¡Ahora se pone roja! (Adamus se ríe)
JEAN: Sí, es un poco raro decirlo, pero sólo porque nos ponemos de acuerdo y un espacio tan seguro y una vieja amistad, y hay siempre un entendimiento.
ADAMUS: ¿Él crea un espacio seguro para ti? Esto es muy raro (risas). Sólo un minuto, tengo que deshacerme de él (más risas, cuando Adamus aparta a Cauldre). ¿Él crea un espacio seguro?
JEAN: Sí.
ADAMUS: ¿Te empuja?
JEAN: ¡Oh, sí!
ADAMUS: Oh, sí. Bien. Bueno. ¿Y sientes que hay una vida pasada en la que se conocieron el uno al otro?
JEAN: Definitivamente.
ADAMUS: Bueno. Y ¿cómo sientes el pasado – lo estoy tratando de decir – cómo el pasado se ha transformado en esta vida? ¿Cómo ha florecido de lo que fue en otras vidas?
JEAN: Una profunda confianza, un entendimiento mutuo en la dirección, el compromiso, la razón por la que estoy aquí, que estamos aquí, el trabajo que hacemos. Es sólo una gran amistad.
ADAMUS: Sí. Y, si pudiera añadir un poco a ello antes de traerlo a él de vuelta, ambos lo eligieron “Esto es, no importa qué. Vamos a hacerlo de forma individual, pero también vamos a estar aquí para servir a otros y eso es todo”. No más espera, como muchos de ustedes lo hicieron. Esperaron y luego se sacudieron a sí mismos. Esperaron cuando podrían haber elegido su iluminación hace unas vidas. Eso es todo. Y eso fue un compromiso tan profundo.
JEAN: Por supuesto. Sí.
ADAMUS: Y va a suceder. Bueno.
JEAN: Sí.
ADAMUS: Gracias.
JEAN: Gracias.

ADAMUS: Muy bien. Puedes volver (a Cauldre). Bueno.

Ahora vamos a tomar una buena y profunda respiración. En realidad cada respuesta fue hermosa. Cada respuesta. Hizo que cada uno de ustedes, todos ustedes se detuvieran por un momento.
Las Relaciones Humanas
Ya saben, no hay nada como las relaciones en este planeta. No hay nada como ello. No las hay en cualquiera de los otros reinos, no las hay en cualquiera de los otros planetas habitados, nada como la relación humana. Hay muchos niveles en ella. Hay las emociones. Hay el sexo. Hay el aspecto del compartir y el cariño. Hay el… en medio de mucha soledad, una relación – una relación cercana con alguien – hará que se sientan que no están solos, al menos por un rato. Las relaciones humanas son los mejores y más difíciles.
Las relaciones humanas, cada una de ellas – ya sea con su madre, ya sea con su padre, cada una de ellas – son también como una fricción, como una tensión, como un conflicto. Cada relación cercana eventualmente causará que la otra persona sacará a relucir algo en ustedes y ustedes sacarán a relucir algo de ellos. Una definición de una relación, incluso una buena relación, no es sólo diversión y juegos. Uno se adentra en otras personas, incluso si hay terribles momentos oscuros.
Ahora, la mayoría de ustedes que hablaron, asumieron simplemente una buena relación cercana, pero algunas de las relaciones son difíciles. Ellas fueron difíciles. Es posible que hayan tenido una madre muy, muy difícil o un padre o un amigo que los haya traicionado profundamente. Es todavía cercana. Todavía proporcionaron algunas de las mejores experiencias – no lecciones, sino experiencias – en su vida. No hay nada. en cualquier sitio en toda la creación, como una relación de humano a humano.
Tanto es así que los humanos, llegan a ser tan cercanos, tan conectados energéticamente, físicamente, psíquicamente, todas las demás relaciones, que llegan a estar tan conectados. Ellos se vuelven dependientes, independientes unos de otros. Se siguen unos a otros de vida en vida. Pero ustedes saben, en realidad muchos asesinatos se producen entre amigos y familiares que por cualquier otra causa, aparte, tal vez, de una guerra muy larga. Pero hay asesinatos. Entonces, ¿cómo es que los
humanos en sus relaciones pueden ser tan cercanos, pueden compartir tanto y tan profundamente el amor, pero también luchar entre sí y también, finalmente, incluso a veces matarse unos a otros?
Las relaciones humanas son absolutamente fascinantes. Y de hecho la mejor respuesta, no la única respuesta, pero la mejor respuesta a la pregunta vino de ti, mi querida (Tiffany), “Soy yo. Soy yo”. Pero te cuestioné sobre ello por un par de razones; para asegurarme de que realmente lo sentías de esa manera. Para asegurarme… por cierto, si alguna vez te digo que te arrodilles y gatees hasta la parte de atrás del salón como un perro, dime… (risas) Dime que deje de decirte eso. Dime que pare, por favor. Y voy a pedírtelo porque quiero ver. ¿De verdad sientes eso o es sólo algo mental, algún perfil makyo? Y lo sentiste. Lo sabías. Pero te lo pregunté y dije: “Pero no es ese amigo, ese yo amigo, ¿no es cierto que algunos días sólo es el peor amigo que has tenido?”
La relación más cercana que han tenido siempre, es posible que aún no se den cuenta, es consigo mismos. Ahora, ustedes han tenido muchas otras relaciones maravillosas y algunas terribles, pero la relación más estrecha que alguna vez hayan tenido es consigo mismos. Pueden no haberse dado cuenta de ello, porque gran parte del ser fue recluido. Y lo que vamos a hacer hoy es que vamos a sacar al Maestro. Vamos a traer al Maestro y van a descubrir, se van a dar cuenta que ese es el amigo más cercano que alguna vez y siempre tendrán.
Los humanos tienen muchas relaciones en su vida – una gran cantidad de relaciones, muchos amigos, una gran cantidad de miembros en la familia. No muchas de ellas son en realidad tan intensas. Tienen conocidos, mucha gente que conocen, pero ¿con cuántas personas pueden realmente compartir las partes más íntimas y sensibles de su vida? Incluso si han estado casados con alguien por 20, 30 años, todavía hay partes de ustedes que no están compartiendo, todavía se mantienen ocultas, escondidas, y eso está bien.
Van a terminar descubriendo, darse cuenta de que la relación más cercana es con ustedes, entre ustedes, el humano y el Tú, el Maestro. Es todo ustedes, es todo lo mismo; simplemente son diferentes expresiones, diferentes perspectivas del mismo.
Como un ser humano, pasaron muchos, muchos años de soledad, o al menos la percepción de soledad. Incluso si trabajaron con gente todos los días, incluso si tenían niños y una gran familia y todo eso – mucha soledad, mucha existencia para sí mismos; en sus propios pensamientos, en su propio mundo, con frecuencia se preguntaban si estaban locos.
Ha sido difícil estar solitarios en este mundo. Y, hace muchos años cuando Tobías llegó y empezó a hablar y trabajar con ustedes, dijo, “Nunca están solos”, muchos de ustedes percibieron que simplemente significaba que él estaba allí con ustedes, o los demás seres angélicos estaban allí. Pero lo que él quería decir todo ese tiempo, incluso hace muchos años, nunca están solos; están consigo mismos. No sólo el ser humano. Estamos en el “y” ahora. En la “y”. No se trata sólo de su ser humano.

EL MAESTRO

Lo que vamos a hacer hoy, voy a hablar por un rato y luego vamos a hacer un merabh y sólo vamos a pasar por él. Ese Maestro va a estar aquí. El Maestro siempre ha estado allí. Y uso la palabra “Maestro”. Soy un poco cauteloso sobre el uso del término “ser divino”, porque de repente, van a tener ilusiones de grandiosos ángeles dorados llegando. Uso el término “Maestro”, que significa aquel que es atemporal, que está en el pasado, así como en el presente, así como en el futuro; siempre, siempre ha estado ahí; nunca ha estado en algún otro sitio. Y, de nuevo, cuando uso la palabra “divino” puedo ver a dónde van – “¡Oh! Es este divino ser allí afuera”. El Maestro siempre ha estado aquí, siempre.
El Maestro es el único que no se encuentra atrapado en todo el drama y trauma humano. 
El Maestro es aquél que está en total permitir. 
El Maestro se da cuenta de que no hay muerte. 
El Maestro se da cuenta que gran parte de la energía se queda atascada en el humano, pero no en el Maestro.
El Maestro no ha memorizado Wikipedia o la totalidad de las enciclopedias. El Maestro no conoce todos los hechos y cifras. Así que el humano, se sobrepone. No esperen para ir al Maestro y preguntarle: “Maestro, ¿cuánto pesa la Tierra?” Al Maestro no le importa, no necesita saberlo, no camina por ahí con todos los datos y cifras mirando hacia el futuro, buscando en el pasado. El Maestro está en el presente, y eso es todo. El Maestro no necesita todo eso.
No esperen que el Maestro empiece a realizar milagros en su vida. No esperen que el Maestro resuelva sus problemas. Pero el Maestro será el mejor amigo que hayan tenido. El Maestro va a escuchar los problemas. El Maestro proporcionará una luz sobre estas cuestiones que han enfrentado; no les dirá lo que deben hacer, sino simplemente les proporcionará una luz.

El Maestro va a escuchar. El Maestro no les dirá qué hacer o tratará de controlarlos o alguna de esas otras cosas. Pero si escuchan a ese Maestro que son, si hacen una pausa por un momento, van a sentir algo que proviene de ese Maestro, una perspectiva que el humano podría no considerar.
Van a sentir un nivel de amor compasivo, amor incondicional que nunca han sentido antes. Y deseo que entiendan en este momento, no viene de Dios. Quiero decir, todo es de alguna manera lo mismo, pero no lo pongan afuera en otro lugar. No me den crédito a mí, ni a Jesús, ni a Yeshua. Esos destellos y luego esos sentimientos prolongados de amor absolutamente incondicional están viniendo de ustedes, del Maestro que siempre, siempre ha estado ahí.
El humano ha relegado al Maestro durante mucho tiempo por una sencilla razón: no han sentido que eran dignos; estaba esperando la redención, la salvación, la perfección o alguna otra cosa. El humano lo ha estado relegando, pero no más. Hoy es el día de sacar al Maestro. Ahí es cuando empiezan a darse cuenta de que ya no son individuales. No son individuales. Son, bueno, Linda, si deseas hacer cálculos en el tablero.
LINDA: ¡Oh, no!
ADAMUS: Esto es matemáticas Adamus.
LINDA: (Suspira) Bien.
ADAMUS: Uno dividido por dos es igual a uno.
LINDA: ¿Qué tan grande quieres esto?
ADAMUS: Ocupa todo el tablero. Es gratis.
LINDA: Bien.
ADAMUS: Uno dividido por dos es igual a uno. Más adelante vamos a entrar en uno dividido por tres, en uno dividido por cuatro. Pero hoy, es importante; uno, que es el Yo Soy. Van a empezar a darse cuenta que dos es el humano y el Maestro, pero sigue siendo uno. Todavía es uno.
Estaba alentando a Cauldre para que hablara con todos ustedes sobre Aspectología. 
La Aspectología es la comprensión de cómo el alma o el humano o cualquier parte del ser pueden crear aspectos del mismo; aspectos funcionales que pueden hacer cosas como conducir un coche o cocinar, o aspectos oscuros disociados que representan a las partes del ser heridos, no queridos, descuidados.

El estudio de la Aspectología es fascinante. Es el núcleo de la psicología espiritual – debería ser el centro de toda la psicología – cómo uno puede fragmentarse a sí mismo en lo que llamamos, lo que Tobías llamó aspectos. Con la comprensión de cómo pueden crear, cómo pueden en realidad comprender las diferentes partes de sí mismos, ahora tiene un tremendo impacto en la comprensión de la siguiente etapa, que es el “y”. Yo, el humano y yo, el Maestro. Todo esto es parte del Yo Soy. No son dos o tres piezas separadas, pero son facetas. Son expresiones dentro del uno.

Ustedes permanecen en unidad. No se separan. No se dividen a sí mismos. En realidad, de una manera muy interesante, se están integrando a sí mismos.
Así que aquí tienen al humano, la persona que han conocido tan bien, o al uno que han estado experimentando y expresando; aquí tienen al humano que ha estado tratando y tratando y tratando y tratando de hacerse mejor a sí mismo para alcanzar el nirvana, para obtener algún tipo de iluminación. El humano no va a iluminarse.
El humano va a ser el humano. El humano va a tener lo que el humano consideraría sus defectos, pero el Maestro no. El humano va a tener sus luchas, al menos lo que considera [estar luchando]. Simultáneamente, van a tener al Maestro que no lo considera un defecto. No hay luchas. No hay cosas sin resolver. El Maestro no carga en el cerebro del Maestro cifras y datos e información y siempre está tratando de burlar el sistema del humano. El humano pasa la mayor parte de su vida tratando de burlar al sistema humano. Al Maestro no le importa. El Maestro simplemente está en un lugar de permitir.
El Maestro desea venir. Cualquier término – puedo oír a algunas personas que no les gusta la palabra “Maestro”. Quiero resaltar esa, porque es maestría. Es PERMITIR. Esto no quiere decir que son un perfeccionista, no significa que tienen que perfeccionar todo; están simplemente en el dominio del arte de existir. Se vuelven expertos en el Ser. Ya no están aislados en sólo su disfraz humano, su expresión humana. Han superado todo eso. Y por eso digo que el Maestro es atemporal. No existe en el futuro o el pasado. Es decir, está en todo, pero está muy presente.
Querido humano, el Maestro está aquí y desea entrar, y ustedes han estado frenándolo. “No estoy listo. Si fuera un Maestro, podría volar por el aire”. Al Maestro le importa un comino. Eso es una cuestión egoísta humana. Si desean volar por el aire, súbanse a un avión y háganlo (algunas risas). Es así de simple.
Ustedes quieren hacer milagros, y no estoy diciendo que los milagros no sean posibles, pero el humano quiere dinero, el humano quiere amor, el humano quiere ser perfecto y joven y nunca morir. El Maestro no se preocupa por ninguna de esas cosas. El Maestro es compasión total.
El Maestro está siempre riéndose. 
El Maestro siempre se ríe. 
Vamos a traer al Maestro y van a tener algunas experiencias interesantes, divertidas. Caminarán por su casa, con los pies descalzos, y de repente aplastan su dedo del pie con un objeto de madera grande y sólida sobre el suelo o algo así. ¿Y saben cuál es la primera cosa que hacen? Retroceden, se agachan, “Hijuep-…” Ya saben, agarran su pie. Y luego van a oír la risa, y ese es el Maestro. El Maestro va a destornillarse de la risa, y se van a enojar con el Maestro y oirán algo como “Tsss”, pero luego van a empezar a reírse también. Se darán cuenta que realmente es muy, muy divertido. Es bastante divertido.
El Maestro va a ser el mejor amigo que hayan tenido alguna, alguna vez y algo más. El Maestro es ustedes. Es una parte de ustedes que han reprimido durante mucho tiempo.
El Maestro es muy sabio, absolutamente sabio. El Maestro no va hacer que cambien las cosas, No va a empezar a dirigir su vida, desde luego no va a controlarla o gestionarla. Pero cuando se detengan por un momento, querido humano, paran por un momento y sienten, sentirán en el Maestro que son, de repente ven a tener una perspectiva sobre su vida humana y la vida del Maestro, simultáneamente, que nunca han tenido antes.
Han estado caminando, en un sentido, hablamos de este desequilibrio masculino– femenino; se va a desvanecer, para ustedes. Ya no importa más. En realidad van de una manera hermosa mucho más allá. De hecho, utilizaremos la Herida de Adamus, algo así – ¡Herida de Adán! (Risas) – para de cierta forma ir más allá de eso. Ahora, el verdadero problema no es la falta de equilibrio entre lo masculino–femenino; se trata del humano y el Maestro, se trata del humano y el Yo Soy. Eso es lo que vamos a traer al equilibrio.
En nuestro merabh, voy a pedirle, al humano, hacer una cosa y sólo una cosa – permitir al Maestro en su vida. No tienen que forzarlo o mendigarle No tienen que orar o cantar. No hay ningún mantra. No tenemos que embadurnarnos en ningún aceite Maestro para traer el Maestro. Es, simplemente, “Yo Estoy Aquí. Yo Estoy Aquí”. Eso es todo. Es permitirlo. Es permitir y luego, así es. Así es.
Ahora, voy a decir que el humano va a salir de aquí y va a decir: “¡Oh! Sólo traje al Maestro, por fin”. Y mañana por la mañana, te vas a ir…
SART: Sí.
ADAMUS: … “Sí, sí, sí, sí” (risas). Y entonces lo que ha pasado aquí va a suceder. El humano se va a ir, “No lo sé. Fue sólo otro…” Y luego van a oír la risa.
Van a identificar al Maestro inicialmente a través de esa risa que se despliega. No soy yo. ¡Yo no me reiría de ustedes! (Algunas risas, alguien dice “¡Seguro!”) No son sus guías espirituales. No es otro ser. Es el Maestro dentro de ustedes, y está tan listo. No se está reprimiendo; ustedes lo están frenando. Está tan listo para estar en su vida. No es sólo una meta, no es sólo un producto de su imaginación; está aquí para ser real. Está aquí para ser real. Les hablaré más en nuestras próximas sesiones acerca de lo que el Maestro es–no es. Pero por ahora, sepan que es el mejor amigo que alguna vez puedan imaginar. El más compasivo, el de más aceptación, el amigo más cercano, y el Maestro siempre ha estado aquí.
Van a caminar con el Maestro de ahora en adelante. Van a caminar con el Maestro a partir de ahora. Es por eso que están aquí y es por esto que esta Serie llega – del Transhumano, transformándonos más allá de lo humano – y se va a sentir muy extraño. A medida que el humano, se va a sentir muy extraño, se va a sentir, no sé, ¿cómo lo llaman ellos? Bipolar. Se van a sentir con doble cara (algunas risas). Se van a sentir a veces – estoy tratando de describirlo – pero hay momentos en los que primero están caminando con el Maestro y como el Maestro cuando todo es un poco – Kuthumi lo dijo – como inseguro. Nada va a tener sentido al principio, porque están tan acostumbrados a estar en una conciencia, una conciencia limitada como el humano – pensamientos humanos, emociones humanas, basura humana – que de repente, tienen esta otra presencia ahí que es ustedes, se va a sentir extraño. Se va a sentir como ustedes a veces, y luego no se van a sentir como ustedes a veces. Y a veces se va a sentir como ustedes y no como ustedes al mismo tiempo.
El humano tiene un momento difícil al ser multi-sensorial, multi-dimensional. Es por eso que decía, cuando estábamos hablando de las elecciones, que el humano en realidad no quiere el cambio. Ellos sólo quieren un poco más de circo y un poco más de pan, y es por eso que se va a resistir. Entonces, el humano, entiendan que va a tener un poco de resistencia. Van a sentir extraño su cuerpo, porque ahora no es sólo el humano en el cuerpo. Van a tener al Maestro en su cuerpo.
El Maestro no sólo va a caminar a su lado o dos metros detrás de ustedes – definitivamente no detrás de ustedes. El Maestro va a estar en su cuerpo, en sus ojos, y se va a sentir un poco extraño – “¿Cómo es que las cosas no tienen el mismo aspecto? ¿Cómo es que tengo doble visión borrosa?” Bueno, porque tienen al Maestro allí ahora. El “y”. Así que va a ser un poco borroso.
Y el Maestro no está acostumbrado a dormir mucho por la noche (algunas risas). Al humano le gusta dormir. Al humano le gusta dormir mucho. ¿No es gracioso? Se esfuerzan por estar aquí en este planeta, pasan por el nacimiento, y luego ¿qué hacen? ¡Diluyen su vida! (más risas) “Estoy muy cansado. Ya no puedo manejarlo más. Voy a ir a la cama”. ¡Es como comprar un boleto para ir a ver la película y luego quedarse dormido en la película! (Más risas) Bueno, se están perdiendo la película. Así que al Maestro no, necesariamente, le gusta dormir. Pero cuando el humano se despierta en medio de la noche, reniega y gime porque no puede dormir, ese es el momento para tener un buen diálogo con el Maestro. Gracias, querida Linda (ella le extiende la caja de pañuelos de papel). Todo lo que me está haciendo llorar y estornudar…
LINDA: Necesitas dos.
ADAMUS: … por esta amistad.
LINDA: Necesitas dos.
ADAMUS: Tengo un montón. Gracias.
LINDA: Uno no es suficiente (algunas risas).
ADAMUS: Lo he hecho (se suena y agarra otro papel).
Así que va a ser un poco extraño para el humano. Un poco extraño, de hecho, porque de repente no están simplemente en el humano singular. De repente, tienen al Maestro. Y el Maestro es ustedes, y eso va a ser muy raro para que el humano lo entienda. Van a tratar de poner al Maestro como un ser diferente, como algo distinto a ustedes, pero es ustedes. Y luego se van a confundir y van a tener uno de esos – Tiffany – uno de esos malos días con un amigo que es ustedes mismos. Ese mal día con el amigo era el Maestro, empezando a entrar y preguntándole al humano, “¿Qué demonios está pasando?” Y el humano cuestionándolo en lugar de permitirlo. Es por eso que todo estaba pasándote – “¿Qué pasa conmigo?” El Maestro está en La Puerta y va a derribarla a patadas muy pronto si no permiten que el Maestro esté en su vida.
TIFFANY: ¿El Maestro me dejará dormir ahora? (Risas)
ADAMUS: No, el Maestro no te va a dejar dormir. Pero, ahora aquí está la perspectiva interesante. El humano, “¡Oh! Quiero dormir. Quiero dormir 10 horas”. El Maestro no necesita dormir, y en realidad tampoco lo necesita el humano.
Los Voltea

Así que de repente los voltea, y esta va a ser una palabra que se va a volver común en su vocabulario – ‘voltea’. No hacer la ‘peineta’, voltea (algunas risas). La razón por la que es tan importante cubrir cosas como la Aspectología desde hace años y años y la razón por la que fue importante invitar a muchas personas a salir del Crimson Circle se debe a que la línea entre la neurosis y la psicosis y muchas otras enfermedades mentales, la línea entre eso y la maestría no está tan separada.
LINDA: ¡Oh!
ADAMUS: No, en realidad no lo es. Uno se equilibra en el momento, se ancla, pero también con, podrían decir, su cabeza en las nubes; anclados y con su cabeza en las nubes, mientras una neurosis, psicosis y depresión, y algunas de estas otras cosas están destrozando un viejo sistema.
La mayoría de ustedes han pasado por eso. Sus viejos sistemas se han ido. Fue difícil. Fue muy duro. Pero ellos, para la mayor parte, se han ido. Hay un pequeño residuo, pero vamos a pedirle al Maestro que ayude a limpiar eso.
Así que va a ser interesante. Van a dar la vuelta y, en un momento van a estar maldiciendo, porque no están durmiendo lo suficiente, y al momento siguiente, el Maestro va a estar tendido en la cama y el Maestro va a estar tan emocionado tendido sobre la cama despierto. El Maestro no quiere dormir. El Maestro quiere vivir. El humano quiere dormir y olvidarse de todo.
Entonces, van a sentir como una enorme contradicción por un tiempo. Van a levantarse en la mañana y una parte de ustedes va a estar cansada y una parte de ustedes va a estar bien despierta, listo para la vida. Van a tener momentos en los que el humano tiene hambre y quiere comer al lado de una vaca después de que hayan terminado de volteara – ¡lo superan! (Risas) – y, por otro lado, el Maestro no tiene apetito en absoluto. Y van a preguntarse: “¿Estoy hambriento o no?” Y la respuesta es sí. Sí.
Van a tener una nueva relación consigo mismos. Se van a casar con ustedes y el Maestro, todo al mismo tiempo, y esa es una muy buena noticia. Muy buenas noticias. Muy bueno que estemos aquí en la Serie del Transhumano. Pero, para el humano, voy a decirles esto a ustedes, se va a sentir incómodo. Se van a sentir invertidos – en un minuto ríen, al minuto siguiente lloran. No se van a volver locos; están surgiendo en su maestría. Tienen aquí al humano llorando sobre la leche derramada, y tienen aquí al Maestro meándose de la risa porque la leche derramada es una cosa divertida. Realmente lo es. Ellos no pueden derramar leche en el Club de Maestros Ascendidos. Simplemente no se derrama. Tratamos. Intentamos vaciarla; no se derrama. Nada por qué llorar (algunas risas).
El humano va a perder su trabajo y el Maestro va a estar aplaudiendo, celebrando, bailando en la calle. Y el humano va a decir, “¡Oh! ¿Pero qué pasa con mi dinero y mi alquiler?” Y el Maestro va a decir, “No necesitamos dinero. Ni siquiera necesitamos una casa”. Y el humano va a preguntarse, “¿Qué diablos está mal conmigo?” El humano que está tan acostumbrado a controlar cada pequeña parte de su vida y estar en el control de cosas como el tiempo–espacio y la conciencia de masas va a tener un tiempo duro con el Maestro Yo Soy, porque en realidad no se preocupa por estas cosas.
En realidad no le importan. No es que el Maestro sea perezoso o indiferente, pero estas cosas no son tan relevantes. Y el Maestro estará destornillándose de la risa cuando el humano estará maldiciendo.
Por cierto, esto va a ser un gran material para libros y películas y todo lo demás – “El Maestro y Yo”.
Vamos a hacer un merabh en un momento, pero estoy hablándole al humano aquí. Han solicitado el cambio, ahora está aquí, y voy a pedirles que sólo lo permitan. No lo bloqueen. Y no lo hagan por incrementos. No digan: “Bueno, hoy voy permitir al Maestro como un 14,5% y mañana voy a ver cómo es eso”. Es el Maestro o ningún Maestro.
LINDA: Hmmm.
ADAMUS: Lo permiten o no. Y lo digo porque algunos de ustedes van a tantearlo – “Bueno, voy a ver cómo es hoy y luego volveré hacerlo mañana”. Ahí es donde duele. Ahí es donde es difícil. Ahí es donde ustedes hacen que su humano tenga un tiempo difícil por pensar. “Bueno, lo intentaré”. Saben, es como – Cauldre me está diciendo que tienen esto – no puedo creer que lo hagan en la Tierra – me está diciendo acerca de estas personas en las tiendas que dan degustación de comida para ver si la
compran. No estamos simplemente tomando una muestra aquí en el supermercado local y ver si les gusta. Se van a sumergir en ello. Van a permitir que el Maestro entre.
Si no quieren, si están nerviosos, es mejor dejarlo. Están mejor si lo dejan, quiero decir, regresen a este Shaud otro día, otro año, otra vida. Es mejor que hagan eso. Pero si van a hacerlo, que surja el Maestro.
Ahora, aquí es donde llegamos a ese viejo conflicto humano. Lo han deseado. Lo han querido. Esa es la razón por la que están aquí en el planeta, y ahora está aquí. Y de repente están como, “¡Whewwww! ¡Oh, no lo sé! Caray, Tengo este proyecto. No he terminado todavía mi fuente de agua en el jardín. “¡Inviten al Maestro a hacer la fuente con ustedes! ¿Qué importa?
Al Maestro que no le han dado la bienvenida o permitido en su vida humana. Así que el Maestro, en cierto sentido, a pesar de que es ustedes, no ha hecho muchas cosas. Va a estar tan entusiasmado por lo de la jardinería, por cocinar, y se van a sentir realmente extraños – “¿Por qué – estoy sentado aquí cocinando unos huevos en la sartén – por qué estoy tan jodidamente emocionado por ello? He hecho esto mil veces”. Pero el Maestro no. El Maestro no ha salido a dar una buena y larga caminata y de repente están como, “No me gusta caminar, pero de repente estoy caminando. ¿Qué está pasando?” Está surgiendo su maestría.
No van desde ser el humano a subir las escaleras, de subir las escaleras y luego ser el Maestro. Están siendo el humano y el Maestro. Uno dividido por dos es todavía uno. Están descubriendo ahora que son Multi-Expresivos. Han estado viviendo en la expresión de un humano con las luchas humanas, los traumas humanos, las limitaciones humanas. Eso es genial. Algo de eso seguirá adelante, pero ahora tienen al Maestro allí. Esto cambia toda la perspectiva. Ahí es cuando aprenden a reírse de sí mismos, porque van a reírse de sí mismos. El Maestro va a reírse de las debilidades humanas. Ahí es donde comienzan a reunir sus historias para el Club de Maestros Ascendidos. Ahí es cuando se ríen cuando les cae el martillo en el dedo del pie y es como, “¡Eii!” Y ahí oyen la risa.

El Maestro va a ser como – le ayudé a Cauldre con su artículo un poco – va a ser su mejor amigo y su mayor irritación. Y lo interesante es, cuando digo van a dar la vuelta – quiero decir, van de un momento, la realización humana; al minuto siguiente están en la realización de su Maestro – pero lo que realmente está sucediendo es que están también en ambas realizaciones en forma simultánea. Las dos al mismo tiempo.
No sólo ser humano, luego ser el Maestro. Empiezan a caminar, vivir, respirar – van a notarlo – voy a pedirles a todos que hagan un poco de respiración, no como una disciplina, sino como una experiencia en los días que siguen. Ahí es donde van a notar realmente al Maestro también. De repente, se van a dar cuenta, “¿Está alguien a mi lado respirando? ¿Por qué mi respiración es diferente? ¿Por qué huelo una respiración diferente cuando exhalo?” Es el Maestro que está con ustedes, y está aquí. Quiere estar en ustedes, en su vida, en sus experiencias. Desea ser parte de su grandeza ahora. Es el momento de dejar de frenarlo.
No le pidan al Ser Maestro que empiece a hacer las cosas por ustedes. No le pidan que resuelva sus problemas. No digan, “Caramba, Ser Maestro, ahora que estás aquí, tengo esta enfermedad en mi cuerpo…” Esa no es la función. Pero lo que sucede mientras empiezan a ser tanto humano como el Maestro encarnado – encarnado – de repente la perspectiva humana de lo que pensaban que era una enfermedad física no lo es en realidad. Incluso si los médicos les dijeron que tienen esta enfermedad médica que ni siquiera se puede pronunciar, los médicos le dijeron eso, de repente, con la luz
del Maestro y con la Yo Soy-dad allí, de repente se dan cuenta, “¡Guau! Tengo esa enfermedad, pero en realidad, no tengo esa enfermedad. Y, de hecho…” Cauldre quiere que haga un descargo de responsabilidad, pero Linda puede hacer eso más tarde.
Ahora, esto es un poco extraño, de repente, el humano puede tener…
LINDA: ¿Quieres decir que esto es como una forma de entretenimiento? Por favor, consulten a su médico antes de tomar cualquier decisión importante? (Risas)
ADAMUS: Sí, es una forma de entretenimiento, porque el Maestro se está meando de la risa en este momento.
Y de repente, y usaré el ejemplo de Malú, de repente descubren que tienen cáncer y los médicos les dirán – les muestran las películas y los negativos de los rayos X, como los llaman – y les dicen: “Ahora, esto es lo que tiene que hacer para su tratamiento”. Es una cosa interesante debido a que el humano puede tener cáncer – podría ser una especie de hecho emocional, el humano podría ser diagnosticado con cáncer – pero el Maestro no lo está. El Maestro no lo tiene. Consideren las implicaciones por un momento. De repente, es el humano y el Maestro. De repente, lo tienen y no lo tienen. De repente, no están tratando de curar al humano, pero están en el “y” del Maestro. Ese humano, debido a la nueva perspectiva del Maestro, ese humano podría tener 30, 40, 50 años más con ese cáncer y que no tenga que afectarlo biológicamente.
Tiempo de descargo de responsabilidad… (Pequeña pausa)…
Descargo de responsabilidad (algunas risas). Adelante.
LINDA: (Muy fuerte) Estos comentarios son sólo una forma de entretenimiento. Por favor, busquen la atención de su médico antes de hacer cualquier cambio o cualquier cambio de medicación. Esto es estrictamente una forma de entretenimiento.
ADAMUS: De un Maestro Ascendido, pero aparte de eso… (risas y algunos aplausos)
Aparte de eso… Tienen una expresión humana, lo llaman un gran cambio. Es, de nuevo, no es el
Maestro entrando y tratando de sanar al humano. El Maestro no lo hará, no tiene la intención ni quiere hacerlo. Pero, de repente, cuando están sentados lado a lado con el Yo Soy, que ahora está entrando en el cuerpo, en la mente, en su realidad, de repente cambia la perspectiva. Cambia la historia, y el humano puede tener cáncer, pero el Maestro no. Quiero que realmente piensen o sientan en esas implicaciones y cómo eso cambia la perspectiva de todo y la forma en que en última instancia podría ser lo que sana al humano, la comprensión de que “yo también soy el Maestro y el Maestro no tiene eso”.
Hemos tenido muchas experiencias juntos en esta Serie en la comprensión de que el Maestro está aquí, ya no hablando de ello o pensando en ello o preparándose para ello. Esta aquí. Está aquí. Es el momento. Pero quiero que le permitan al humano saber que va a ser confuso. Van a ser bi-sensoriales, bi-sensuales, tal vez bisexuales, no importa. Van a ser bi-sensoriales ahora. Entonces, cuando han vivido en una gran cantidad de singularidad, mucho en su mente, en lo que pensaban que era su identidad, de repente va a entrometerse. Van a tener un visitante que nunca va a salir (risas de Adamus). Van a tener, de repente, dos perspectivas en todo. Se va a expandir más adelante, pero van a tratar con los dos. Van a estar en dos perspectivas y eso va a voltearlos hacia atrás y adelante y luego a juntos al mismo tiempo. Los va a voltear. Van a ser un Maestro volteado.
LINDA: ¡Oooh! (Risas)
ADAMUS: O como diría el Maestro, “Eres un humano ‘condenado”. Y, de nuevo, esto va a parecer un poco extraño, un poco desconcertante. Irán a su refrigerador para buscar leche, y ustedes, el humano dice, “quiero un vaso de leche”, y de repente su mano estará en el jugo de naranja. “No quiero jugo de naranja”. “Vamos a tomar jugo de naranja”. (Risas) Y luego lo que es más raro aún, van a verter un vaso de leche a un vaso de zumo de naranja y beberlo al mismo tiempo.
LINDA: ¡Blggh!
ADAMUS: No, pero tendrá un sabor tan agradable.
LINDA: ¡Ughhh! (Más risas)
ADAMUS: Están en el surgir de su maestría. ¿Qué quiere decir? Deja de ser llorón, humano. Deja de quejarte.
Va a ser muy extraño y, de nuevo, van a notar cómo ustedes hacían su rutina de decisiones y se van a dar cuenta, porque el Maestro está aquí, cómo era la rutina de sus elecciones. Sólo creen que querían un vaso de leche, porque han sido programados para la leche, porque es la primera cosa en la mañana y su madre les hizo beber leche todas las mañanas. Pero, en realidad querían jugo de naranja, o al menos el Maestro lo quiere. Así que va a ser bastante extraño, interesante. Compartan sus experiencias al respecto en sus – ejem – medios sociales. Compártanlas en el correo electrónico o lo que sea. Hablaremos más sobre esto el próximo mes, pero ahora es el momento de que la maestría surja.
LINDA: Vaya.
MERABH

Así que con una iluminación para un merabh, con todos aquellos que está mirando en línea, pónganse cómodos. Y si están nerviosos acerca de esto, bueno, que surja su maestría (algunas risas).

Sientan la diferencia ahora, porque el Maestro quiere hacer esto. El Maestro ha estado esperando por mucho, mucho tiempo. (Comienza la música)
Tomen una buena y profunda respiración en este hermoso espacio seguro lleno de compañeros, con Shaumbra. Estamos en la Serie del Transhumano y es el momento. Es el momento para que la maestría surja. Es hora, querido humano, para que permitas al Maestro entrar en tu vida, trayéndolo de un concepto mental, tomando esto de una voluntad y un deseo y hacerlo real. Y todo lo que tienen que hacer es permitir. Eso es todo. Todo lo que tienen que hacer es permitir.

Tomen una profunda respiración y dejen que su maestría surja. El Maestro ha estado allí todo el tiempo simplemente esperando, pero con tanta compasión que ha esperado hasta que estuvieran totalmente listos.

El Maestro trae al comienzo lo que llamarían su Cuerpo de Luz, sus sentidos no orientados por la mente. El sentido de la imaginación, el sentido del sueño. Saben, los sueños son un sentido.

Los sentidos son todo lo que les permite una perspectiva de las diversas formas de la realidad y los sueños son un sentido. Eso es lo que son.

El Maestro viene ahora, simplemente se desliza. Sólo se desliza, y ahora empieza a ser parte de su biología, de su anatomía. Y a pesar de que han tenido algunos problemas con su cuerpo, el Maestro no tiene ninguno. Es posible que se hayan mirado en el espejo y pensaron que eran demasiado gordos, demasiado viejos, que están demasiado desanimados, lo que sea. El Maestro no tiene ninguna de esas fachadas. Y lo oirán. Lo sentirán. El humano dirá, “¡Oh! Mira este cuerpo” y el Maestro dirá, “¡Oh, Dios mío! Me encanta este cuerpo”.

Se sentirá extraño a veces. Van a tener una voz diferente. Están acostumbrados a escuchar la voz del humano y sus aspectos. Están acostumbrados a la voz de la crítica y el juicio, una voz de “yo no soy”, en lugar de “Yo Soy”.

Están acostumbrados a escuchar las sub-voces del humano, voces de los aspectos de ser menos. Su propio ser humano discutiendo con su propio ser humano, ambos tratando de competir para ser elegidos el jefe del día, el controlador del día. Y ahora hay una voz diferente y no pueden oírla incluso en palabras. Puede ser una voz sin palabras, no hay palabras en absoluto. Pero aún así, es como una voz. Es una nueva voz del Maestro.

Van a tener momentos cuando el humano se confunda sobre todo este nuevo Nivel de Presencia, un nivel de presencia en sus sentidos, en sus pensamientos, en las voces, en todo en su vida. Una nueva presencia para manejar un coche, cocinar, incluso ver una película – una presencia totalmente nueva. Y a veces el humano va a tratar de, podrían decir, tomar el crédito para tratar de hacer que el Maestro se convierta en un humano; en otras palabras, tratar de hacer un ego que absorba al Maestro. Simplemente, no funciona. Simplemente, no pueden.

Habrán momentos en los que el humano va a decir: “¿No soy simplemente el más grande humano, porque el humano se ha convertido en un Maestro?” No, no es que el humano ha llegado a ser un Maestro. El humano sigue siendo un humano y hay la presencia del Maestro. Esa es la belleza de todo esto.

No ha tomando el control. No hay alimentación. Es simplemente el “y”. Y llegarán a tal lugar de belleza de “yo soy el humano” y “yo soy el Maestro”, juntos simultáneamente. Pero aún con tantas diferencias, tantas diferencias de carácter, facetas tan diferentes.

El humano no tiene que luchar en absoluto con esto. Es simplemente permitir al Maestro que ha estado esperando, esperando con impaciencia. Simplemente se desliza.

Está simplemente allí.

Es dentro de ustedes, está en su cuerpo, en su conciencia.

Y el Maestro lleva consigo lo que yo llamaría una Luz. Y, de nuevo, no estoy haciendo referencia a la luz que obtienen del sol u otras fuentes de luz, pero el Maestro porta una luz, una radiancia. Para mí, es cuando esa parte de la conciencia simplemente brilla imperturbablemente, ilimitadamente. Sólo brilla. El Maestro trae eso, como una especie de luminosidad que surge desde el interior.

Tan maravilloso como suena, algunos de ustedes han pasado vidas enteras tratando de mantenerla en la sombra, tratando de atenuar la luz. Así que podría sentirse un poco incómodo, el Maestro allí, ahora, en radiancia. Esa luz está brillando, y va a seguir brillando. Entonces, querido humano, empieza a acostumbrarte a ella. No es una luz que puedan o incluso les gustaría tratar de controlar.

Y, querido humano, en la noche, cuando seas capaz de dormir, vas a tener dos sueños, dos sueños, dos estados diferentes del ser. Estás acostumbrado a tener una experiencia de sueño, pero con el Maestro ahora vas a tener dos. Podría ser un poco confuso para el humano que tiene a veces dificultades para recordar siquiera uno, cuando se despiertan; pero de repente, dos sueños diferentes desarrollándose. ¿Como puede ser? Bueno, es el Maestro y el humano.

Recuerden – y recuerden esto – no es el humano convirtiéndose en un Maestro. No es el humano llegando a ser perfecto. Es el “y”. Es el Maestro y el humano. Dos que son uno; uno que llegan a ser dos.

Han estado encerrados en este ataúd de la realidad humana durante tanto tiempo como les es posible recordar. Han estado sellados en la singularidad de la realidad humana, pero ahora llegan a ser ambos. Humano y Maestro.

El Maestro está aquí y comienza la diversión.

El “y” comienza, el verdadero “y”, Hemos estado hablando de ello durante varios años. Hoy es el día de que surja la Maestría.

Tomen una profunda respiración, querido humano, y toma una profunda respiración, querido Maestro.

Ahora tomen una respiración como el humano y el Maestro, y sientan la diferencia. Ambos respirando. Ambos respirando simultáneamente.

Es casi como un nacimiento, cuando tomaron esa primera respiración buena y profunda y sabían que estaban de regreso a otra vida. Y hoy aquí, toman esa profunda respiración. El Maestro y el humano, de repente, se dan cuenta de que no es sólo una respiración; es la respiración del humano y la respiración del Maestro, simultáneamente.

Nunca se trató de superar el humano. Se trató de llegar a vivir en el “y”, el humano y el Maestro.

Qué gran regalo del Maestro y el humano, compartiendo y dándose uno al otro, al igual que los grandes regalos que las personas más cercanas en su vida les dieron, pero de una manera más profunda, más personal y compasiva. Se darán regalos el uno al otro – regalos de vida desde el Maestro, dones de sabiduría, regalos del Yo Soy.

Y el humano, ustedes, también le da regalos a este Maestro que sólo esperaba para estar en la vida, estar en ustedes – regalos de experiencia, regalos de amor, regalos de compartir, regalos de sólo estar en la vida, regalos de tener amigos. El Maestro desea sentir lo que se siente con estos amigos, estos amigos suyos, esta familia suya. Ustedes, el humano, están dándole regalos a este Maestro. No es sólo una calle de una sola vía.

El Maestro está aquí ahora.

No hay que esperar más. No hay más anhelo por el mejor amigo que alguna vez han tenido. El Maestro está aquí.

El Maestro no se irá. El Maestro no está aquí sólo para estar probando por un día.
El Maestro está aquí.

Voy a seguir hablándole al humano lo que puede parecer contradicciones en su vida, a veces, lo que parece ser, podría decir, niveles de confusión humana, lo que parece ser un estado de existencia múltiple. Voy a seguir hablándole al humano acerca de eso.

Voy a seguir hablándole al Maestro de la vida humana, sobre las cosas extrañas que hacen los humanos.

Pero en este momento me gustaría que tomen esa respiración del Maestro y el humano juntos, y es posible que todas nuestras respiraciones a partir de ahora sean del Maestro y el humano.

Ya no es un sólo un aliento de un humano solitario, pero ahora es la respiración del humano y el Maestro reunidos.

Tomen una buena y profunda respiración. Tomen una buena y profunda respiración profunda.
(La música se disipa)

Ahora viene el Maestro. Ahora viene el Maestro.

Tomen esa nueva respiración en el Maestro y el humano, juntos.

Y así comenzamos todo un nuevo capítulo.
Con eso, mis queridos amigos, siempre es un placer estar aquí con ustedes en estos momentos de transformación, y les pido, no importan los pensamientos locos que tengan, los sueños, su experiencias humanas, quiero que recuerden que el Maestro está aquí y por eso…

ADAMUS y la AUDIENCIA: … todo está bien en toda la creación.

ADAMUS: Con eso, mi más grande amor. Verdaderamente. (Aplausos de la audiencia)

Serie del Transhumano – Shaud 2
Presentando a Adamus Saint-Germain
Canalizado por Geoffrey Hoppe
Octubre 1 de 2016
Traducción: Yezid Varón

Deja un comentario