EL GOBIERNO SIGUE CARGANDO LA CUENTA DE LOS INCOMPETENTES A NUESTROS BOLSILLOS: AHORA TOCA EL AVE A LA MECA



Por enésima vez a los contribuyentes españoles nos vuelven a colar el timo de la estampita y nos endosan la factura de un negocio en cuyos supuestos beneficios no ibamos a tener participación alguna, pero cuyas pérdidas el gobierno nos carga: bancos y cajas, constructoras, autopistas y el canal de Panamá, supuestamente asuntos de empresa privada pero que por arte de birli-birloque convierten sus deudas en nuestras deudas, fueron solo el aperitivo. Ahora toca cargar al erario público los 50 millones de euros de deuda por sobrecostes del “negociazo” del tren a La Meca. Celebren los necios que ya tenemos gobierno, porque con él en funciones y la posibilidad de votar con conocimiento de estos desmanes, igual se cortaban un poquito. Yo solo celebro el tri-fracaso de la candidatura de Madrid a sede olímpica, que hubiera supuesto la ocasión de multiplicar estos mejunjes. 

La arena del desierto se desplaza y puede enterrar vías férreas.
Lo sabe hasta un niño, pero al gobierno le ha costado enterar-
se un pastizal. Total, como paga el contribuyente.

¿Cómo funcionan las grandes corporaciones y constructoras españolas?: Se presentan a concursos con los proyectos más baratos y así los ganan (luego dicen que es por la intermediación del rey o del gobierno), pero fuera se ríen de nosotros cuando los espabilados al mando no llegan a terminarlo sin ayuda estatal para rescatar las compañías.

Las empresas españolas que construyen el Ave a la Meca, pretenden que los españoles les paguemos los 50 millones de pérdidas (tan buen negocio que decían que era y que nos lo han estado vendiendo 4 años en las televisiones como un logro de Juan Carlos Palito), la idea es que Fomento, o sea nosotros nos hagamos cargo de las pérdidas del sector privado.

Renfe, Adif, Talgo, Indra, Cobra, OHL, Copasa, Siemens, Inabensa, Imathia, Consultrans e Ineco, califican el acuerdo de deficiente.

Ministra de Fomento, jeta de cemento.

Quieren tener el mismo trato que con las autopistas en dónde algunas de las compañías constructoras como OHL también presente en La Meca como en las autopistas les ha salido bordado que el España se haga cargo de sus malos negocios y previsiones.

Los mismo ocurrió con el Canal de Panamá en dónde el Estado tuvo que rescatar con ayudas a la deficiente empresa privada Sacyr por su malas previsiones, sorpresas del terreno, e incompetencia contable. La cerebrito incompetente arruinó el presupuesto de Fomento para ayudar a Sacyr en Panamá. Ni siquiera han llegado a declarar cuanto dinero público fue desviado a Sacyr de los 1.200 millones que les faltaron si querían terminar la obra. Que España tenga 300 empresas en Panamá no es una excusa para rescatar a la peor. Esta no era muy diferente de la otra cerebrito incapaz Magdalena Alvarez, que también se dedicaba a subvencionar constructoras con ayudas de dinero público.

(Fuente: https://eladiofernandez.wordpress.com/)

Ir a la fuente

Deja un comentario