El cambio climático como Genocidio

Por Michael T. Klare, 20 de abril de 2017

Common Dreams

No se recuerda desde la Segunda Guerra Mundial mayor cantidad de seres humanos en riesgo de contraer enfermedades y morir de hambre. El 10 de marzo, Stephen O’Brien, Subsecretario General de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, informó al Consejo de Seguridad que 20 millones de personas de tres países africanos, Nigeria, Somalia y Sudán del Sur, así como en Yemen, morirán si no se les proporciona comida y ayuda médica de manera urgentes. Dijo: “Nos encontramos en un momento crítico de la Historia. Actualmente estamos padeciendo la mayor crisis humanitaria desde la fundación de la ONU… (sin una acción internacional coordinada) la gente morirá de hambre o de enfermedades”.

Se han producido grandes hambrunas con anterioridad, pero no se recuerda que fuese de tales dimensiones y en cuatro lugares simultáneamente. Según O’Brien, son 7,3 millones de personas en situación de riesgo en Yemen, 5,1 millones en el área del lago Chad, al noreste de Nigeria, 5 millones en el sur de Sudán y 2,9 millones en Somalia. En todos estos países se produce una letal combinación de guerras, persistentes sequías e inestabilidad política, lo que está provocando drásticos recorres en el suministro de alimentos y agua. De estos 20 millones de personas en riesgo de muerte, se estima que 1,4 millones son niños de corta edad.

El coste de la intervención para llevar a cabo los planes de la ONU y tratar de salvar a estos 20 millones de vidas, se estima en 4.400 millones de dólares. ¿Cuál ha sido la respuesta internacional? Pues a grandes rasgos: indiferencia, un encogimiento de hombros.

A pesar de la potencial gravedad de la crisis, los responsables de las Naciones Unidas siguen confiando en que muchas de las personas en situación de riesgo se puedan salvar si se les proporcionase la suficiente comida y asistencia médica a tiempo, y las partes beligerantes permitiesen a los trabajadores de ayuda humanitaria llegar a los más necesitados: “Hay planes estratégicos, coordinados y establecidos para cada país. Con un apoyo financiero suficiente y oportuno, la ayuda humanitaria todavía podría evitar los peores escenarios”.

Pero para poder llegar a tiempo, los responsables de la ONU indicaron que el dinero tendría que estar disponible a finales de marzo. Estamos en el mes de abril y las donaciones internacionales sólo alcanzan los 423 millones de dólares, menos de la décima parte de lo que se necesita. Por ejemplo: el Presidente Donald Trump solicitó al Congreso la aprobación de un aumento del presupuesto en gasto militar de 54.000 millones de dólares (con lo que el gasto en defensa alcanzará este año en los Estados Unidos los 603.000 millones de dólares), o lanzó los misiles Tomahawk contra una base aérea siria, con un coste de 89 millones de dólares. Sin embargo, poco ha ofrecido para evitar el desastre que se avecina en los tres países donde ha emprendido acciones militares en los últimos años. Trump dijo al Presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, que estaba dispuesto a vender a su país 12 aviones de combate Super-Tucano, lo que podría suponer un coste de 600 millones de dólares para Nigeria, dinero que necesita urgentemente para paliar el hambre.

Si por un lado los responsables de las Naciones Unidas están tratando de manera infructuosa que se aumenten las cantidades destinadas a ayuda humanitaria y que se ponga fin a los complejos conflictos de Sudán del Sur y Yemen (para permitir que lleguen los suministros de emergencia a esos países), el Presidente Trump anunciaba planes para reducir las contribuciones de los Estados Unidos a las Naciones Unidas en un 40%. También se está preparando para enviar más armas a Arabia Saudita, el país responsable de los devastadores ataques aéreos contra las infraestructuras y las reservas de alimentos y agua de Yemen. Esto va más allá de la indiferencia: se trata de complicidad con un exterminio de grandes dimensiones.

Como muchas otras personas de todo el mundo, el Presidente Trump se quedó horrorizado por las imágenes de niños asfixiados por el gas tóxico usado por el Gobierno sirio en una incursión del pasado 4 de abril en la aldea de Khan Sheikhoun, controlada por los rebeldes. El Presidente Trump dijo a los periodistas: “Este ataque ha supuesto un enorme impacto. Ha sido horrible, algo horrible. He estado observándolo, y no he visto nada peor que eso”. En reacción a estas imágenes, ordenó al día siguiente un ataque masivo con misiles de crucero contra una base aérea siria. Pero Trump no parece haber visto, o las ha ignorado, las imágenes también desgarradoras de los niños pequeños que mueren por hambre, algo que se extiende por África y Yemen. Está claro que estos niños no merecen ninguna atención por parte de la Casa Blanca.

¿Por qué el mundo, no solamente Donald Trump, se está mostrando tan indiferentes ante las actuales hambrunas? Puede ser por la fatiga de los donantes o que los medios de comunicación se estén ocupando sobre todo del psicodrama que diariamente se representa en Washington, o los crecientes temores sobre una crisis mundial sin precedentes de refugiados, y por supuesto, del terrorismo. Es una pregunta que vale la pena hacerse, pero quiero ocuparme de otra cuestión.

Hambrunas, sequía y cambio climático

En primer lugar, vamos a considerar si las hambrunas de este año pueden ser un indicador válido de lo que puede ser una tierra sometida a un rápido cambio climático. Después de todo, se han producido grandes hambrunas a lo largo de toda la Historia. Los brutales conflictos armados que actualmente se están desarrollando en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, son, al menos en parte, responsables de la expansión de las hambrunas. En los cuatro países hay fuerzas (Boko Haram en Nigeria, al-Shabaab en Somalia, varias milicias y el gobierno en Sudán del Sur, y las respaldadas por Arabia Saudita en Yemen) que interfieren en la entrega de la ayuda humanitaria. No obstante, no cabe duda de que la escasez generalizada de agua y la prolongada sequía (consecuencias esperadas del calentamiento global) están contribuyendo de manera significativa a las desastrosas condiciones en que se encuentran estos países. La probabilidad de que se produzcan sequías tan severas en un escenario sin cambio climático es pequeña.

De hecho, los científicos están de acuerdo en que el calentamiento global supone una disminución de las lluvias y que serán más frecuentes las sequías en gran parte de África y de Oriente Medio. Esto hará que aumenten los conflictos de todo tipo y pondrá en peligro la supervivencia básica de muchas maneras. En su evaluación más reciente, del año 2014, de las tendencias mundiales, los científicos del prestigioso Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) concluyeron que: “La agricultura en África se enfrentará a notables desafíos para adaptarse a los cambios climáticos previstos para mediados de este siglo. Las altas temperaturas son cada vez más frecuentes”. Incluso en el año 2014, cuando se publicó este informe, el cambio climático ya estaba contribuyendo a la escasez de precipitaciones y persistentes condiciones de sequía en gran parte de África y Oriente Medio. Los estudios científicos ha revelado que se ha producido “una expansión generalizada de los desiertos y la disminución de las áreas de vegetación”, en ese continente. Con una disminución de las tierras de cultivo y la escasez de los suministros de agua, las cosechas ya estaban en franco declive en muchas zonas, mientras que las tasas de desnutrición estaban aumentando, que son exactamente las mismas condiciones donde se están produciendo las hambrunas actualmente.

Rara vez es posible atribuir con absoluta certeza las consecuencias específicas del calentamiento global, tales como sequías o tormentas. Tales cosas ocurren con o sin cambio climático. Sin embargo, los científicos ya pueden asegurar que grandes tormentas y severas sequías (especialmente cuando se producen en tándem en varias partes del mundo al mismo tiempo) se pueden relacionar con el cambio climático. Si, por ejemplo, un tipo de tormenta que normalmente ocurre sólo una vez cada 100 años se produce dos veces en una década y cuatro veces en la década posterior, se puede decir razonablemente que hemos entrado en una nueva era del clima.

Sin duda, será preciso más tiempo para que los científicos determinen en qué medida las actuales hambrunas en África y Yemen están inducidas por el cambio climático y hasta qué punto son el producto de un caos político, militar y el desorden reinante. ¿Pero esto no nos está hablando ya del tipo de mundo en el que estamos entrando?

El impacto selectivo del cambio climático

En algunos comentarios populares sobre los futuros estragos del cambio climático, hay una tendencia a sugerir que sus efectos se sentirán más o menos democráticamente en todo el mundo, es decir, que todos sufriremos en cierto grado, si no por igual, los efectos negativos a media que suben las temperaturas. Y es cierto que sus efectos se sentirán en toda la tierra, pero no pensemos que los efectos más dolorosos también se distribuirán por igual, sino que serán dispares. Ni siquiera supone una ecuación muy complicada: los que están en los estratos más bajos de la sociedad, es decir, los pobres, los marginados y los que viven en los países que ya están o están cerca del borde, sufrirán mucho más (y mucho antes) que los que forman parte de los estratos sociales más altos y se viven en los países más desarrollados y ricos.

La dinámica geofísica del cambio climático dice que los efectos más graves del aumento de las temperaturas y la reducción de las precipitaciones se sentirán primero en las regiones tropicales y subtropicales de África, Oriente Medio, Asia meridional y América Latina, lugares donde viven cientos de millones de personas que dependen de la agricultura de secano para mantenerse a sí mismos y sus familias. Investigaciones llevadas a cabo por científicos de Nueva Zelanda, Suiza y Gran Bretaña, encontraron que el aumento en el número de días extremadamente calurosos ya es más intenso en las latitudes tropicales y afecta sobre todo a los agricultores más pobres.

Viviendo en condiciones de subsistencia, estos agricultores y sus comunidades son especialmente vulnerables a la sequía y desertificación. En un futuro en el que los desastres causados por el cambio climático sean más comunes, sin duda se verán obligados a elegir entre dos alternativas no deseables: el hambre o la emigración. En otras palabras, si pensábamos que la crisis global de refugiados ya es grave hoy en día, sólo tenemos que esperar unas pocas décadas.

El cambio climático también está intensificando los peligros a los que se enfrentan los pobres y marginados de otra manera: a medida que las tierras de cultivo se van desertificando, más agricultores emigran a las ciudades, especialmente a las situadas en zonas costeras. De utilizar una analogía histórica, piense en la gran emigración de los “Okies” provocada por el Dust Bowl, desde el interior de los Estados Unidos hasta la costa de California en la década de 1930. Con el cambio climático actual, las únicas viviendas disponibles para estos emigrantes estarían en los inmensos barrios en expansión (o “asentamiento informales” como se les llama de manera eufemística), a menudo ubicados en llanuras aluviales y áreas costeras expuestas a las tormentas y a la subida del nivel del mar. A medida que avanza el calentamiento global, las víctimas por la escasez de agua y la desertificación se verán afectadas de nuevo. Estas tormentas pueden destruir las partes más expuestas de las megaciudades costeras en las que se agruparán. En otras palabras, los desarraigados y desesperados no tendrán escape ante el cambio climático. Como decía el último informe del IPCC: “Las personas que viven en asentamientos urbanos informales, de los cuales ya hay alrededor de mil millones en todo el mundo, son particularmente vulnerables a los efectos climáticos”.

La literatura científica sobre el cambio climático señala que la vida de los pobres, los marginados y oprimidos, será la primera en verse afectada por los efectos del calentamiento global: “Los que presentan desventajas sociales y económicas y los marginados sufrirán de manera desproporcionada los efectos del cambio climático y los fenómenos atmosféricos adversos”, se dice en el Informe del IPCC de 2014. “La vulnerabilidad será alta entre los pueblos indígenas, las mujeres, los niños, los ancianos y los discapacitados, que experimentarán múltiples privaciones que les impedirán solventar los riesgos y los problemas diarios”. Es indudable que estas personas son también las menos responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global (lo mismo se puede decir de los países en que viven).

El no actuar nos hace responsables de su aniquilación

En este contexto, considere la responsabilidad moral por la falta de actuaciones sobre el cambio climático. Una vez creímos que el proceso de calentamiento global se produciría lo bastante lentamente como para permitir que las sociedades se adaptaran a las temperaturas más altas sin afectar demasiado a su forma de vida, y que en toda la familia humana se haría esta transición de manera más o menos simultáneamente. Pero esto no parece ahora un cuento de hadas. El cambio climático se está produciendo con tal rapidez que impide que todas las sociedades humanas se adapten con éxito a él. Sólo los más ricos tendrán éxito, pero incluso de forma moderada. A menos que se realicen grandes esfuerzos para detener las emisiones de gases de efecto invernadero, los que viven en las sociedades opulentas también sufrirán los efectos de grandes inundaciones, sequías, hambre, enfermedades y muertes en un número muy elevado.

No se necesita un doctorado en Climatología para llegar a estas conclusiones. Una amplia mayoría de los científicos de todo el mundo están de acuerdo en que cualquier aumento en las temperaturas medias anuales que exceda de los 2 grados centígrados por encima de la era preindustrial, algunos incluso hablan de 1,5 grados, alterará el sistema climático de manera drástica. En tal situación muchas sociedades se desintegrarán como está ocurriendo actualmente con Sudán del Sur, produciendo un enorme caos y miseria. Hasta ahora el mundo ha sufrido un aumento de 1º en las temperaturas globales de esos 2º de que se habla, y a menos que dejemos de quemar combustibles fósiles pronto alcanzaremos el nivel de 1,5º.

Pero siguiendo nuestra actual trayectoria, parece improbable que el proceso de calentamiento se detenga ni siquiera en 2º o 3º C, lo que significa que en este siglo muchos de los peores escenarios provocados por el cambio climático, inundación de las ciudades costeras, desertificación de vastas regiones y el colapso de la agricultura de secano en muchas áreas, se convertirá en una realidad cotidiana.

En otras palabras, piense en los acontecimientos que se están produciendo en esos tres países africanos y en Yemen como un indicador de lo que podría pasar en otras partes del mundo en un cuatro de siglo: un mundo en el que cientos de millones de personas estén en riesgo de aniquilación, de sufrir hambre o enfermedades, o que tengan que emigrar cruzando fronteras, dirigiéndose a los barrios pobres de las principales ciudades, buscando campos de refugiados y otros lugares de supervivencia. Pues bien, todo esto parece posible. La respuesta del mundo ante semejante catástrofe de hambruna, y los temores cada vez mayores ante los refugiados en los países ricos, es una indicación de que un gran número de personas pueden morir sin esperanza de que sean ayudadas.

En otras palabras, de no detener el avance del cambio climático, en la medida en que tengamos tiempo para hacerlo, significa una complicidad con ese exterminio de un gran número de personas. Sabemos, o deberíamos saber, que tales escenarios ya están presentes en el horizonte. Todavía podemos, si no parar, al menos mejorar radicalmente la situación, y nuestro fracaso en esa empresa significaría que la situación se volvería insostenible, algo que podríamos calificar de Genocidio Climático. ¿Cómo es posible que los países responsables de la mayoría de las emisiones de gases de efecto invernadero escapen a tal calificativo?

Y si tal conclusión es ineludible, entonces cada uno de nosotros debe hacer todo lo posible para reducir nuestra contribución individual, comunitaria e institucional al calentamiento global. Incluso si ya estamos haciendo algo, es preciso hacer todavía más. Por desgracia, los estadounidenses no sólo vivimos en en una época de crisis climática, sino con el Presidente Donald Trump al frente, lo que significa que el Gobierno y sus socios de la Industria de los combustibles fósiles ejercerán su inmenso poder para obstaculizar todo intento de revertir el calentamiento global, con lo cual serán los verdaderos responsables del genocidio climático. Como resultado, el resto de nosotros tenemos la responsabilidad moral no sólo de hacer lo que podamos a nivel local para frenar el cambio climático, sino también participar en la lucha política para contrarrestar las políticas neoliberales y de la Industria. Sólo una acción relevante y concertada en múltiples frentes puede impedir que los desastres humanos que se están desarrollando en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen se convierta en la nueva norma que se extienda por el mundo.

Michael T. Klare es profesor de estudios por la paz y la seguridad mundial en el Hampshire College Es autor de “ The Race for What’s Left: The Global Scramble for the World’s Last Resources” (Metropolitan Books) y en edición de bolsillo (Picador).  Otros libros suyos: Rising Powers, Shrinking Planet: The New Geopolitics of Energy and Blood and Oil: The Dangers and Consequences of America’s Growing Dependence on Imported Petroleum

————————————————-

Etiquetado como: , , , , , , , ,

Clasificado en:cambio climático, Régimen político y económico

Ir a la fuente

Deja un comentario