Efectos en la salud de la radiación procedente de los dispositivos inalámbricos: ¿posible o probable?

Conferencia del Dr. Dariusz Leszczynski en Melbourne, Australia, el pasado 23 de noviembre de 2016

Profesor Adjunto de Bioquímica de la Universidad de Helsinki, Finlandia

Editor Jefe de la revista Fronteras en la Radiación y Salud, Suiza.

Blog científico: Entre la espada y la pared

QUIÉN SOY… LABOR DOCENTE Y TRABAJOS DESEMPEÑADOS

Dos doctorados y docente en Bioquímica

Experto independiente; labores de asesoramiento y conferencias

22 años en STUK (1992-2013)

Jefe del Laboratorio de Biología de la Radiación (2003-2007)

Profesor de investigación (2000-2013)

Profesor Asistente en la Facultad de Medicina de Harvard, Estados Unidos (1997-1999)

Profesor en la Universidad de Zhejiang, Hangzhou, China (2006-2009)

Profesor visitante en la Universidad Tecnológica de Melbourne, Australia (2012-2013)

QUIÉN SOY… EXPERIENCIA

20 años de trabajo experimental sobre campos electromagnéticos y la salud

Audiencia en la Cámara de los Comunes del Parlamento de Canadá, 2015.

Audiencia ante el Ministro de Salud y Bienestar Familiar de la India, 2014.

Audiencia ante el Comité de Asignaciones del Senado de los Estados Unidos, 2009.

Miembro del Grupo de Trabajo de la IARC durante 2011 para la clasificación como carcinógenas las radiaciones procedentes de los teléfonos móviles.

Asesoramiento del Parlamento de Finlandia; las Academias Nacionales de los Estados Unidos; Organización Mundial de la Salud; Bundesamt für Strahlenshutz, Alemania; Comisión Internacional sobre la Protección contra la radiación no ionizante (ICNIRP); Fundación Nacional Suiza; Organización de Investigación de la Salud y Desarrollo, los Países Bajos.

Efectos: térmicos frente a no térmicos

Los términos térmico y no térmico generan una cierta confusión

Sería más correcto hablar de efectos por exposiciones de bajo nivel, es decir, dentro de los niveles permitidos o por debajo de los actuales límites de seguridad

Los efectos por exposiciones de bajo nivel = efectos no térmicos, que los hay.

Los estudios epidemiológicos y mediante electroencefalogramas proporcionan pruebas convincentes en humanos, efectos no térmicos (efectos por bajo nivel de exposición).

• Los estudios epidemiológicos muestran efectos provocados por los teléfonos móviles

• Los electroencefalogramas muestran también un efecto, incluso si no es dañino a bajos niveles de exposición.

IARC (Agencia Internacional de Investigación del Cáncer) 2011: Estudios epidemiológicos

Estudios Interphone y Hardell

• No hay datos fiables de exposición basados en los recuerdos de una persona.

• Aumento del riesgo en las personas que lo utilizan con profusión durante largos períodos de tiempo.

Niños, sólo CEFALO

• Exposición de los 2 a los 4 años.

• Desde el punto de vista estadístico no se pueden detectar los riesgos pequeños.

A parte de la IARC: estudios epidemiológicos

Tendencia de datos, Little et al. 2012: lento aumento de los casos de cáncer cerebral en los Estados Unidos.

• Tendencia similar a la predicción del estudio Interphone, pero no de la predicción del estudio Hardell.

El estudio de actualización de la Cohorte danesa, 2011- sin efectos.

• no hay datos de exposición, sino sólo la duración del servicio con el proveedor telefónico.

Estudio con millones de mujeres, año 2014: ningún efecto observado, pero los datos de exposición son inadecuados.

• Uso del teléfono móvil: nunca, menos de una vez al día, todos los días.

Estudio CERENAT en Francia, año 2014: efectos observados como en los estudios Interphone y Hardell.

• no hay datos fiables basados en los recuerdos de la persona.

Chapman et al. 2016

• Alegaciones falsas de 29 años de uso y 10 años de latencia del cáncer cerebral.

Interphone: 3 artículos científicos de un único conjunto de datos.

• Larjavaara et al. 2011: datos parciales; los resultados no apoyan la hipótesis de la aparición de gliomas entre los usuarios de los teléfonos móviles, que se producirían preferentemente en aquellas parte del cerebro más expuesta a la radiofrecuencia.

• Cardis et al. 2011: datos parciales; hay escasas evidencias de asociación de los gliomas y meningiomas cuando se realiza una estimación completa de las dosis de radiofrecuencia, en lugar de tener en cuenta sólo el uso del teléfono móvil en el análisis del grupo de control.

• Grell et al. 2016: conjunto completo de datos; asociación estadísticamente significativa entre la distribución intracraneal de los gliomas y la colocación (posible sesgo) del teléfono móvil.

Los estudios epidemiológicos emplean datos pobres sobre la exposición a la radiación.

• Cuando un estudio no muestra ningún efecto eso no quiere decir que no lo haya.

• Cuando un estudio muestra un efecto, no prueba que tal efecto exista, pero…

• Indica que el efecto es posible o probable, porque se ve un efecto incluso en situaciones en las que se utilizan datos de exposición a la radiación muy pobres. Tales estudios subestiman el efecto.

Evidencias epidemiológicas que apoyan el riesgo de cáncer

La clasificación de la IARC se basó en los resultados de los estudios Interphone y Hardell.

En 2014 se publicó un nuevo estudio epidemiológico, CERENAT, realizado en Francia.

El estudio francés llegó a conclusiones similares a las de los estudios Interphone y Hardell: el uso durante un largo período de tiempo y con profusión del teléfono móvil aumenta el riesgo de desarrollar cáncer cerebral.

El análisis de los datos completos realizado en 2016 del estudio Interphone confirma la presencia del cáncer en la zona más expuesta del cerebro.

Se han realizado tres réplicas de un mismo tipo de estudio epidemiológico, estudio de casos y grupos de control, y sugieren que la radiación del teléfono móvil podría aumentar el riesgo de desarrollar cáncer cerebral.

La duración de la llamada no dice mucho sobre la exposición a la radiación

radiacion1
Todos los estudios epidemiológicos se basan en datos de exposición poco fiables

La duración de las llamadas o la duración del contrato con el proveedor del servicio no dice si se usó alguna vez o nunca el teléfono móvil, de modo que no informa de la exposición real del usuario al teléfono móvil.

Usando datos de exposiciones anteriores, con personas expuestas a diferentes niveles de radiación, se colocan en el mismo grupo sometido a evaluación, lo que diluye la gravedad de los resultados.

El estudio en curso, COSMOS, recopila datos de exposición basándose en la duración de las llamadas.

Existe una manera de recopilar datos reales de exposición mediante el uso de aplicaciones instaladas en los teléfonos móviles actualmente utilizados.

Aplicación para teléfono móvil que mide la exposición a la radiación

La aplicación mide la exposición procedente del teléfono móvil, de las antenas de telefonía y dispositivos wifi.

Para que los usuarios controlen los niveles de exposición.

Para que los científicos recojan datos de exposición a la radiación

radiacion2
Algunas sugerencias por parte de algunos científicos dicen que esta aplicación podría sobreestimar la exposición y corporal y la tasa de exposición específica (SAR). Los desarrolladores de Quanta Monitor no están de acuerdo con esta apreciación.

Estudios en humanos

La gran mayoría son estudios de los estados de ánimo realizados por psicólogos.

• Se pregunta a los sujetos cómo se sienten cuando reciben radiación y cuando no hay tal.

• Se deben aprobar normas para las personas electrosensibles (EHS), pero la cuestión es saber dónde establecer el nivel máximo de radiación.

• De lo contrario, los campos electromagnéticos serían considerados como el único factor que no influye en la sensibilidad individual.

• El problema de las normas de higiene y salud ambiental, es que han sido establecidas por psicólogos y no por fisiólogos, empleando métodos erróneos.

• La definición de salud hecha por la OMS, ¿cómo considerarla? La clasificación de la IARC justifica las razones para hablar de bienestar social y mental.

Ausencia de estudios que analicen las respuestas bioquímicas de los tejidos humanos (!)

• Estudios de proteómica de una sola capa.

• Dos estudios examinaron el metabolismo de la glucosa en el cerebro.

IARC, 2011: estudios en animales

No es posible la utilización de los métodos toxicológicos clásicos

• No es posible una sobredosis de radiación procedente del teléfono móvil debido a los efectos de calentamiento.

• Según las normas clásicas de la toxicología, la Radiofrecuencia sería considerada nociva para los seres humanos.

• Exposiciones de por vida a la radiación a dosis similares a las emitidas por los teléfonos móviles no muestran ningún efecto, pero el resultado no tiene validez para la estimación de riesgo para la salud humana.

Resulta falso decir que debido a que los estudios con animales no muestran efectos, eso significaría que las personas no sufrirían ningún riesgo.

Los estudios cocancerígenos muestras algunos efectos: la radiación potenciaría los efectos de productos químicos cancerígenos o de la radiación.

• La réplica publicada por Tillmann et al, 2010, ha sido confirmada por el estudio de Lerchl et al. 2015.

Exposiciones poco realistas en los estudios mecanicistas

radiacion3
Discrepancia entre los niveles máximos de exposición in vitro y los niveles reales de exposición de los teléfonos móviles que operan a 900/1800 Mhz.

El análisis demostró que la exposición de la piel, la sangre y los tejidos musculares puede superar los 40W/kg a nivel celular. En consecuencia, los estudios in vitro que no detectan efectos o son mínimos en respuesta a una exposición máxima de 2W/kg o menos a nivel celular, puede tener un valor escaso para analizar el riesgo de exposición a unos niveles más realistas de la radiación procedente de los teléfonos móviles. Por lo tanto, recomendamos que en futuros experimentos in vitro se utilicen niveles de absorción específicos que reflejen las exposiciones máximas y que se incluyan grupos de control de temperatura adicionales para tener en cuenta el calentamiento de la muestra”.

Los niveles de exposición a la radiación de células in vitro son significativamente inferiores a las exposiciones recibidas en estudios epidemiológicos.

Exposiciones poco realistas utilizadas en estudios in vitro en el laboratorio son la razón por la cual no se ha establecido con claridad el mecanismo de los efectos.

Los estudios mecanicistas deben repetirse con unos mayores niveles de exposición a la radiación.

Mecanismos de algunos de los efectos biológicos: respuesta al estrés celular

Proliferación celular y expresión de los genes reguladores del cáncer

Proliferación celular y expresión de los genes reguladores del cáncer

Cambio de las reglas del juego después de la consideración de la IARC en 2011

Se refuerzan las evidencias de la carcinogenicidad de la radiación del teléfono móvil.

Estudios epidemiológicos

Coureau G., et al. Uso del teléfono móvil y tumores cerebrales en el estudio CERENAT de casos y grupo de control. Occup Environ Med. 2014; 71: 514-522.

Grell et al. Distribución intracraneal de los gliomas en relación con la exposición a los teléfonos móviles. Análisis del estudio INTERPHONE. Am J Epi. Nov. 2016; 10.193/aje/kww082

Estudios en animales. Réplica por parte del grupo de Lerchl del estudio de Tillman et al.

Lerchl A. et al. Fomento de tumores por exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia por debajo de los límites de exposición para los seres humanos. BBRC 2015; 459: 585-590.

Dosimetría. Reevaluación de la dosimetría in vitro por Schmid & Kuster

Schmid G. & Kuster N. Discrepancia entre los niveles máximos de exposición in vitro y los niveles reales de exposición de los teléfonos móviles que operan a 900/1800Mhz. Bioelectromagnetismo, 2015; 36: 133-148.

En mi opinión, la información de que disponemos actualmente, es decir las evidencias científicas de los estudios epidemiológicos y estudios en animales, es suficiente para establecer la posible carcinogenicidad de la radiación procedente de los teléfonos móviles (Grupo 2B) o como probablemente carcinógenas (Grupo 2A)

Razones para invocar el principio de precaución

La información científica es insuficiente, inconclusa o incierta

• Clasificación de la IARC como posiblemente carcinógenas (Grupo 2B)

Existen indicios de que posibles efectos sobre la salud humana potencialmente peligrosos

• Estudios epidemiológicos Interprhone, Hardell y CERENAT

Incoherencia con el nivel de protección establecido

• Estudios epidemiológicos muestran un mayor riesgos por el uso a largo plazo según se ha observado en la población que ha utilizado el teléfono móvil con regularidad. Hay una insuficiente protección para los usuarios cumpliendo las actuales normas de seguridad.

• Los estudios epidemiológicos proporcionan pruebas convincentes de la presencia de efectos, efectos por bajos niveles de exposición.

Impacto de la aplicación del Principio de Precaución

Precaución no es igual que prevención

Fuerte oposición por parte de la Industria de Telecomunicaciones

• Los proveedores de tecnología tendrían que hacerse responsables de probar que sus productos son seguros.

• Requerimiento de la tecnología fuese más eficiente (menores niveles de radiación).

• Limitar el despliegue desenfrenado y descontrolado de las actuales redes inalámbricas.

Aumentar el conocimiento por medio de nuevas investigaciones

Crear nuevos puestos de trabajo en investigación y tecnología.

Brechas en la investigación

Algunos ejemplos

• Estudios epidemiológicos con datos reales de exposición a la radiación

• Búsqueda de subpoblaciones sensibles utilizando métodos bioquímicos.

• Averiguar si se produce en las personas daño en el ADN

• Examinar si resulta dañada la barrera hematoencefálica.

Falta de una visión clara sobre lo que se necesita para establecer el riesgo para la salud.

Científicos responsables de crear y mantener lagunas en la investigación

Mala supervisión por parte de los organismos de financiación de la actividad de los científicos.

Conclusiones

La clasificación de la IARC de la radiación de los teléfonos móviles como posiblemente carcinógena es una razón para invocar el principio de precaución

Las afirmaciones de que las actuales normas de seguridad protegen a todos los usuarios no estas respaldadas por las evidencias científicas.

Los usuarios deben estar mejor informados sobre la actual incertidumbre científica y recomendarles encarecidamente que no mantengan los teléfonos móviles cerca de su cuerpo (por ejemplo en los bolsillos).

Deben utilizarse los datos reales de exposición a la radiación en los estudios epidemiológicos.

¿Qué efectos son posibles o probables por la radiación procedente de los dispositivos inalámbricos?

• Según la clasificación de la IARC, 2011: posibilidad de cáncer

• Evidencias actuales, año 2016, sobre el cáncer: más probable que posible.

• El cáncer seguirá considerándose una enfermedad rara

• La radiación procedente de los dispositivos inalámbricos podría estar actuando como cocarcinógeno

• de ahí un muy lento aumento de los casos de cáncer a pesar del gran número de usuarios

• el impacto de la latencia en difícil de estimar

• Otras enfermedades: pruebas demasiado limitadas como para poder extraer conclusiones fiables.

• Necesidad de una revisión integral de todos los esfuerzos de apoyo a la investigación que proporcionen datos útiles para la estimación del riesgo para la salud.

Dariusz Leszczynski, Conferencia ARPANSA, Melbourne, Australia, 23 de noviembre de 2016


Presentación del profesor Leszczynski (en inglés) (pdf)

—————————————

Tagged: Cerenat, Dariusz Leszczynski, dispositivos inalámbricos, efectos en la salud, Hardell, IARC, Interphone, principio de precaución, Quanta Monitor, radiación electromagnética, radiofrecuencia, teléfonos móviles
Ir a la fuente

Deja un comentario