Dos ensayos clínicos muestran que los hongos del género Psilocybe pueden ayudar en los casos de ansiedad y depresión

Por Justin Gardner, 4 de diciembre de 2016

thefreethoughtproject.com

Psilocybe semilanceata. Imagen:http://recogidosenelmonte.blogspot.com.es

Psilocybe semilanceata.
Imagen:http://recogidosenelmonte.blogspot.com.es

En junio de 2015 se informaba de la aplicación de los hongos psicodélicos para tratar las enfermedades mentales, en particular los del género Psilocybes, que muestran destacadas propiedades para curar la ansiedad y la depresión crónica. La Medicina Occidental ya se dio cuenta de este hecho en los años 1940, pero la investigación médica fue obstruida por la llamada Guerra contra las Drogas.

Ahora que hemos descubierto la ineficacia de las guerra contra las drogas, se están llevando a cabo nuevas investigaciones sobre el asombroso poder de la psilocibina. William Richards de la Universidad Johns Hopkins, ha estado ensayando con dosis de psilocibina en personas durante 15 años, y en el año 2006 publicó un estudio que mostraba los efectos terapéuticos positivos.

Este estudio dio un impulso a la investigación con sustancias psicodélicas. El 1 de diciembre pasado se han publicado los resultados de los primeros ensayos clínicos en el Journal of Psychopharmacology, que muestran una vez más el efecto de la psilocibina sobre la depresión y el estrés en la etapa final de la vida.

Los estudios se titulan:

“Reducción rápida y sostenida de los síntomas después del tratamiento con psilocibina para la ansiedad y la depresión en pacientes con cáncer que pone en peligro su vida: un ensayo aleatorio controlado”.

– “La psilocibina disminuye sustancialmente y de manera sostenida la depresión y la ansiedad en pacientes con cáncer que pone en peligro su vida: un ensayo aleatorio a doble ciego”.

Los autores del primer estudio resumen sus resultados de la siguiente manera:

Antes de la encrucijada, se observó que la psilocibina producía mejoras inmediatas, sustancias y sostenidas de la ansiedad y la depresión, con una disminución de la desmoralización y la desesperación relacionadas con el cáncer, provocando bienestar espiritual y un aumento de la calidad de vida. A los 6 meses y medio de seguimiento, la psilocibina seguía manteniendo los efectos ansiolíticos y antidepresivos duraderos (aproximadamente del 60% al 80% de los participantes continuaron con la reducción significativa clínicamente de la depresión y la ansiedad), con beneficios en la angustia existencial y la calidad de vida, así como una mejor actitud hacia la muerte. La experiencia mística inducida por la psilocibina medio en un efecto terapéutico sobre la ansiedad y la depresión”.

psilocibina_estudio1

Los autores del segundo estudio concluyen:

… una sola dosis de psilocibina produjo sustanciales disminuciones duraderas del estado de ánimo depresivo y la ansiedad, junto con un aumento de la calidad de vida y la disminución de la ansiedad frente a la muerte en pacientes con un diagnóstico de cáncer que ponía en riesgo su vida. Las observaciones de los propios pacientes y otros sugieren que estos efectos perduraron al menos durante 6 meses. La tasa global de respuesta clínica a los 6 meses para el tratamiento de la depresión y la ansiedad fue del 78% y el 83%, respectivamente”.

psilocibina_estudio3

En ambos estudios no se registraron efectos adversos graves, aunque al menos el 18% de los pacientes experimentaron cierto grado de náuseas, dolor de cabeza u otros síntomas que no requirieron de intervención médica.

La experiencia de algunos pacientes fue poco menos que increíble. Dinah Bazer, diagnosticada con cáncer de ovario, estaba consumida por el miedo y la ansiedad. Sin embargo, el tratamiento con psilocibina le permitió visualizar su miedo como un obstáculo físico al que se enfrentó y logró apartar.

Bazer es atea, pero describió su posterior estado mental en términos espirituales:

Realmente estaba bañada en el amor divino, y se prolongó durante horas. No tengo otra forma de describir esta experiencia increíblemente poderosa”, dijo Bazer.

Su miedo, depresión y ansiedad desaparecieron.

Esta experiencia mística es algo característico de muchos pacientes en el entorno clínico, y puede cambiar la vida de una manera positiva. Se puede describir como lo opuesto al Trastorno de Estrés Post-traumático (PTSD), donde un determinado acontecimiento tiene un efecto negativo duradero en el estado mental.

Por eso Roland Griffiths, autor principal de uno de los estudios mencionados, dice que el tratamiento con psilocibina es como una intervención quirúrgica.

Médicos y científicos han escrito 10 comentarios en la revista sobre la importancia de estos dos nuevos ensayos clínicos.

Para muchas personas que han crecido en la era Reagan los mensajes en torno a las drogas han frito su cerebro; la psilocibina podría parecer una extraño, incluso peligroso, tratamiento de las enfermedades mentales graves. Pero la alta calidad de la investigación y sus destacados apoyos, la lista de las personas que hacen los comentarios son de lo más destacado de la psiquiatría americana y europea, deberían tranquilizar a cualquier persona que dudara sobre el uso de la psilocibina dentro de la Psiquiatría moderna”, añade Nutt, un neuropsicofarmacólogo del Imperial College de Londres.

Del mismo modo que el cannabis, el Gobierno federal se opone a las investigaciones al incluir a la psilocibina como un medicamento incluido en la Lista 1, lo que dificulta que los investigadores puedan adquirir la sustancia y usarla en sus estudios. La Guerra contra las Drogas es una guerra contra las gentes. El verdadero crimen es la continuación negación por parte de los Gobiernos a aquellos personas que sufren, a causa de una guerra contra las drogas que se sostiene bajo el amparo de la corrupción política.

[N. del T.: “Las sustancia química psilocibina están incluidas en la lista de sustancias prohibidas en España, no siendo así las setas (como lo están la amapola de opio y el cannabis)” , Legalidad de las setas alucinógenas en España;

El Informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), citado en el libro Psilocibes, dice que la seta Psilocybe NO está incluida con nombre propio en las listas de drogas prohibidas, como si lo están el Cannabis, las hojas de coca o la amapola de opio. Pero el autor del capítulo jurídico del libro omite un interesante párrafo final del informe de la JIFE: “Tampoco los preparados (por ejemplo las decocciones para consumo oral) elaborados a partir de plantas que contienen esos ingredientes activos son objeto de fiscalización internacional (…) si bien la JIFE recomienda que los gobiernos consideren la posibilidad de fiscalizar esos materiales a nivel nacional si la situación lo requiere” Informe de la JIFE citado por INCB (International Narcotics Control Board) http://www.incb.org/pdf/annual-report/2010/es/Spanish_pdf.pdf, Psilocibes, leyes y sentencias]

——————————————–

Tagged: angustia, ansiedad, calidad de vida, depresión, efecto terapeútico, pacientes cáncer, psilocibina, Psilocybes, trastornos mentales, William Richards
Ir a la fuente

Deja un comentario