Dioses creadores llegados de otros mundos: el origen de la humanidad según antiguas tablillas sumerias

Según numerosos textos antiguos y libros escritos a través de los siglos, cientos de miles de años atrás, antes de la historia registrada, el planeta Tierra fue visitado por viajeros de un mundo extraño. Estos seres, que se habrían asentado en lo que hoy es el Golfo Pérsico, realizaron actividades para detectar reservas de oro en el sudeste de África y llevaron a cabo una expedición colonial en la Tierra.

Actualmente hay dos tipos de personas: las que miran los orígenes de la vida desde un punto de vista científico, sosteniendo que dicha vida comenzó hace millones de años y que la humanidad evolucionó hasta formar una especie avanzada partiendo de microorganismos, y las que argumentan que la vida fue creada por una intervención divina, que es el resultado de Dios, quien creó todo: la Tierra, la Luna, nuestro Sistema Solar y todo el universo. Así, en Génesis 1:27 podemos leer: «Así creó Dios a la humanidad a su imagen, a imagen de Dios los creó; Varón y hembra los creó.» Tenemos, por tanto, dos teorías prevalecientes que vendrían a explicar la existencia de la humanidad sobre la Tierra.

Si echamos un vistazo a la religión, nos encontraremos con algo que es prácticamente imposible probar, pero hay millones de personas dispersas por todo el mundo que creen firmemente que la humanidad -y todo lo que nos rodea- fue creado por Dios. Si mañana descubriéramos otras vidas en el sistema solar, ¿cómo sobreviviría la religión a este descubrimiento?

La Creación de Adán, fresco de la Capilla Sixtina obra de Miguel Ángel, Ciudad del Vaticano. (Dominio público)

La Creación de Adán, fresco de la Capilla Sixtina obra de Miguel Ángel, Ciudad del Vaticano. ( Dominio público )

Curiosamente, son varios los textos antiguos anteriores a la Biblia –como el Popol Vuh , libro sagrado de los antiguos mayas- que afirman,  literalmente, que la humanidad fue CREADA por extraños seres. En el Popol Vuh a estos seres se les conoce como «el Creador, el Antiguo, el Dominador, la Serpiente Emplumada, los que engendran, los que dan ser, los que rondan sobre el agua como una luz naciente.»

Por su parte, en el Corán encontramos lo siguiente:

Versículo 96.1: «¡Recita en el Nombre de tu Señor que creó!»; 
Versículo 96.2: «Creó al hombre de un coágulo»; 
Versículo 96.3: «¡Recita que tu Señor es el más generoso!»; 
Versículo 96.4: «Quien enseñó con el cálamo»; 
Versículo 96.5: «Enseñó al hombre lo que no sabía.»

Esta es la razón por la que nos preguntamos de nuevo, ¿quiénes eran estos dioses? ¿Es posible que algunos de los escritos más antiguos de la Tierra –procedentes de la antigua Sumeria– puedan ayudarnos a entender el origen de la humanidad? Lo cierto es que, si obviamos las hipótesis antes mencionadas, hallaremos otra más que, según muchos, es tan aceptable como las dos anteriores: la humanidad creada por una civilización llegada desde algún lugar del universo.

Según los textos sumerios, la humanidad habría sido creada por seres procedentes de otros mundos. ( Imagen: ‘The fall of Ur’ / Berov )

Tan controvertida hipótesis es, sin embargo, tan aceptable como las otras dos. ¿La antigua humanidad producto de los antiguos Anunnaki? ¿Y si el polémico Sitchin tenía razón? Según expuso este autor en una  entrevista publicada en el New York Times en el año 2010 , el origen de la humanidad actual habría comenzado con la llegada de los habitantes del planeta Nibiru, cuya larga órbita elíptica lo acercaría a la Tierra una vez cada 3.600 años. Unos seres que habrían sido tecnológicamente muy avanzados y que medirían más de 2,5 metros de altura según aseguraba Sitchin. Hace unos 450.000 años, estos seres habrían detectado reservas de oro en el sudeste africano, iniciando una expedición colonial a la Tierra y asentándose en lo que hoy es el Golfo Pérsico.

«Estos Nibiru-itas (seres de Nibiru) reclutaron como trabajadores a primates erectos de la Tierra para construir ocho grandes ciudades. Enki, que se convirtió en el dios de la ciencia de los sumerios, otorgó parte de la composición genética avanzada de los Nibiru-itas a estos bípedos para que pudieran trabajar como mineros, » añadió Sitchin al respecto.

Ir a la fuente

Deja un comentario