¿De verdad el sur está debajo?

Desde pequeños nos han enseñado que el norte está arriba y el su está debajo. Además, resulta que se concibe que lo que está arriba es mejor que lo que está abajo. Pero, ¿estamos seguros de que el sur está debajo?

Un ejemplo muy presente en la cultura judeo-cristiana reside en la creencia de que el cielo está arriba y el infierno abajo. Los buenos van al cielo y los malos al infierno, por tanto los buenos van arriba y los malos abajo. Esta asociación arriba=bueno, abajo=malo ha prevalecido con el paso del tiempo y se extrapola a las situaciones más diversas a pesar de su irracionalidad.

Los estudiantes que sacan buenas notas están por encima de los que sacan malas notas. El jefe de una empresa está a un nivel superior que sus empleados. Hay profesiones que están por encima de otras y así con un sinfín de ejemplos.

Si miramos un mapa del globo terráqueo, en la parte superior están los que se llama países desarrollados y en la parte inferior los países en vías de desarrollo. Pero, ¿qué pasaría si le diéramos la vuelta al mapa, si la Antártida estuviera en el norte y el polo norte pasara a llamarse polo sur?, ¿seguiríamos estando lo bueno arriba y lo malo debajo? Puede que ese norte y ese sur no sean más que interpretaciones subjetivas que se podrían intercambiar.

El sur global

Desde las teorías de los decolonialismo se propone que existe un sur global. Este sur no es algo espacial y no se pueden trazar líneas en un mapa para delimitarlo. Este sur global se distingue del norte global mediante las prácticas institucionales. Pero ¿qué son las prácticas institucionales?

Estas no son más que las acciones que se realizan desde las instituciones que gobiernan el país. Aquellas instituciones que pertenecen al estado. Ejemplos que escenifican perfectamente esta división, tristemente, son los casos de violencia de género. Si un marido abusara de su mujer y ambos fueran de clase alta y ricos, la reacción de la policía no sería la misma que si el caso de violencia de género sucediera en una familia de etnia gitana. ¿O sí?

Según la teoría, las acciones de la policía deberían ser las mismas ya que todos somos iguales ante la ley, pero la práctica, una vez más, nos distancia del cumplimiento de este deber que marca la ley. Y, ¿qué pasaría si estas dos mujeres fueran a juicio? ¿Tendrían la misma opinión los jueces y fiscales de ambas mujeres? ¿Sería la pena la misma para ambos maridos? Aunque es tentador pensar que sí, las atribuciones y las actitudes hacia estas personas probablemente serían diferentes.

Cuando un rico pierde su trabajo tuvo mala suerte, cuando un pobre lo pierde se debe a que era un vago. Cuando un rico roba es porque se lo han puesto muy fácil (véanse los casos de corrupción), cuando lo hace un pobre es porque es una mala persona que quería hacer daño. Este tipo de interpretaciones son muy comunes y están asociadas a las creencias en un mundo justo.

avion-dando-la-vuelta-al-mundo

¿Por qué defender a los que están en el sur global?

Una duda común es por qué dar voz y defender a los que se sitúan en el sur global y no a los que están en el norte si las injusticias les suceden a ambos. El ideal sería defender a los dos, pero como se ha dicho entre ambos hay una gran diferencia.

Esta diferencia es el trato que las instituciones les dan. Mientras las instituciones defienden a unos, culpabilizan a los otros y, por esto, se hace necesario apoyar a aquellos que sin mérito ni demérito han nacido en el sur global.

Nadie tiene el poder de elegir donde va a nacer y, aún así, esa diferencia va a marcar en muchos aspectos su futuro. Como decía Jacques Derrida, debemos deconstruir todo aquello que creemos verdad para dividirlo en partes tan pequeñas que podamos analizarlas y comprender qué es verdad y qué es una construcción social.

Cosas tan simples, como saber donde están el sur y el norte, se pueden rodear de asociaciones negativas. Unas asociaciones que acaban por considerarse verdades naturales que terminamos creyéndo mientras, sin darnos cuenta, hacemos daño a los demás.

Cómo romper la contagiosa cadena de la injusticia

Cómo romper la contagiosa cadena de la injusticia

La cadena de la injusticia puede ser un hecho muy contagioso y pernicioso. Sin embargo, un estudio demuestra que se puede romper Ver más »

La entrada ¿De verdad el sur está debajo? aparece primero en La Mente es Maravillosa.

Deja un comentario