¿Cómo estar seguros si tenemos fuertes dificultades perceptivas?

¿Y SI NADA FUERA REAL?                                                                      
Después de muchos enfrentamientos y argumentaciones, las teorías mal llamadas “conspiranoicas” parecen haber obtenido su lugar en la red, mezcladas con el escepticismo, las ofertas de sexo y los intentos de fraude. Pero que sucedería si, de pronto, descubriéramos que esto TAMPOCO es verdad.

En mi caso particular, las dudas acerca del vivir normalmente surgieron en mi juventud, desafiando al sistema y sus creencias religiosas. Podría decirse que nací con una idea diferente del mundo que me impidió compartir muchos juegos de niños a favor de mis viajes mentales a mundos desconocidos.

Esa predisposición innata y las posteriores incursiones profundas en logias y sectas ocultistas, me abrieron todo un mundo que el común de la gente ignoraba. Por qué un adolescente de doce años leía a Freud y Jung en vez de jugar fútbol, o un ejecutivo de una multinacional invertía sus tardes, hasta muy entrada la noche, en reuniones secretas, es algo que yo nunca me pregunté… lo hice sin parpadear.

Pero ahora, todo esto parece  haber salido a la luz y en las redes sociales se discute nada menos que sobre la divinidad de dios o la posible maldad de los que siempre fueron héroes en las películas.












Deja un comentario