¡Cerrado por vacaciones! Tu mente también necesita descansar

Es imposible vivir constantemente bajo estrés y con prisas porque ni nuestro cuerpo ni nuestra mente están preparados para vivir en un nivel de activación alto durante mucho tiempo. Esto nos desgasta y provoca que nuestro rendimiento, a medida que pasan horas y días, decaiga. Sin embargo, el mundo en el que vivimos es tan competitivo que, aunque lo necesitemos, no sabemos ni nos permitimos descansar de verdad. Cuando ocurre esto, nos situamos a un paso de sufrir un trastorno de ansiedad.

De nada sirve poner en práctica diferentes técnicas de relajación o asistir a yoga tres veces por semana si no eres capaz de poner otras pausas de tranquilidad en medio del ajetreo diario. A veces, es difícil frenar los pensamientos llenos de preocupaciones que asoman por nuestra mente, entre otras cosas porque nadie nos ha enseñado. No obstante, ¿recuerdas algún día en el que no hayas estado pendiente del móvil?, ¿cuándo fue la última vez que realizaste esa actividad que tanto te gusta?

Desconectar de los problemas cotidianos no es un lujo, es una necesidad

Tu mente necesita descansar

No necesitas vacaciones para relajarte, un simple fin de semana, un día o una horas pueden servir para poner un punto y a parte en el ajetreo que te envuelve o, mejor dicho, del que te sientes envuelto. El problema radica en la forma en la que lo aprovechas. ¿De verdad eres capaz de desconectar?

Seguro que por tu mente siguen pululando futuros proyectos, lo que tendrás que hacer cuando llegue el lunes, a quién llamar y otras múltiples responsabilidades que están evitando que disfrutes de esos dos días que tienes. Es como si dejar a un lado lo que te agobia por un rato te hiciera irresponsable, cuando no puedes hacer nada por ello hasta que el Lunes llegues a la oficina. Así, el fin de semana se convierte en una constante anticipación de este momento, con su estrés asociado claro!

mente de vacaciones

El hecho de poder descansar bien y aprovechar el tiempo que tenemos de “no trabajo” viene dado por un cambio de actividades y formas de pensar diferentes a los días laborables en los que realmente tenemos esa responsabilidad. Es decir, no tienes por qué levantarte a determinada hora ni desayunar con prisas por tener que ir al trabajo. Sin embargo, acostumbrados a esta rutina, nos resulta difícil salir de ella. Por eso, en nuestro período de descanso cometemos algunos errores.

Para empezar, intentamos planificarlo todo sin dejar espacio para la improvisación, lo que provoca que cualquier improvisto curse con un conflicto. Seguimos con el hecho de no dejar el móvil a un lado, apagado o en modo avión. Por último, no nos atrevemos a hacer cosas nuevas, locuras, y la gran pregunta es “¿por qué?”

Un claro ejemplo de todo esto lo encontramos en estas fechas próximas a la Navidad, en los que la mayoría solemos tener unos días de vacaciones. No obstante, lo que debería ser un disfrute, termina convirtiéndose en un suplicio. Reuniones familiares, viajes para estar con nuestros seres queridos, determinar lugares que queremos visitar para aprovechar estas “mini vacaciones”… ¡Basta!

El simple hecho de tener vacaciones no es de por sí reparador

Recuerda que estás en tu periodo de descanso. Si no te liberas del estrés cuando no tienes que trabajar, ¿cuándo lo harás? Estás saturando tu tiempo porque temes no saber cómo proceder sin tener cosas que hacer. No obstante, déjate llevar. Tal vez quieras dedicarte un día a estar en casa leyendo, mirando la televisión o haciendo algo totalmente improductivo. No pasa nada. No debes sentirte mal por ello. Te lo mereces.

mente descansar

La herramienta olvidada contra el estrés

La herramienta olvidada contra el estrés

El estrés es un mal de nuestro tiempo, la globalización y la necesidad de lo urgente nos causan diversos problemas relacionados a este “mal,… Ver más »

Los beneficios del descanso

Tal vez creas que descansar es una pérdida de tiempo y que no hacerlo es lo que da lugar a la productividad y el trabajo bien hecho. Te encuentras en un error. Estar constantemente “en funcionamiento” no dará mejores resultados, sino que acortará el tiempo para que afloren los problemas mencionados al principio (estrés, ansiedad, depresión). ¿Quieres descubrir los beneficios que te aporta descansar de verdad?

  • Aumenta notablemente la creatividad: si tu trabajo requiere de inventiva e imaginación, sabrás que hay veces en las que no estar inspirado ocasiona verdaderas chapuzas. Intentarlo con cabezonería no te ayudará. Es necesario que te relajes, que hagas alguna actividad que te gusta y que desconectes. No estás perdiendo el tiempo, pues cuando regreses al trabajo ya no te darás contra esa barrera que antes existía. Todo empezará a fluir e irá más rápido.
  • Mejora la capacidad de juicio y decisión: la toma de decisiones es muy importante en nuestra vida, ya que ellas nos acercarán o nos alejarán de lo que pretendemos. Cuando nuestra mente está saturada, es imposible que veamos las cosas con claridad para poder analizar todas las opciones posibles y sentirnos satisfechos con el producto de nuestra decisión.
  • Reduce el estrés y la ansiedad: un buen descanso provoca que el nivel de activación descienda. Piensa que cuando sufres estrés el cortisol aumenta y esto tiene consecuencias para tu organismo, especialmente si estos niveles altos se cronifican. Dolores de cabeza, disminución de las defensas, problemas digestivos y cansancio permanente son algunos de ellos.
  • Nos hace más felices: cuando los esquemas de pensamiento negativos desaparecen de nuestra mente, esta empieza a liberar endorfinas, la conocida hormona de la felicidad. Gracias a esto podemos disfrutar de lo que ocurre a nuestro alrededor y sentirnos en equilibrio, en un estado de paz y tranquilidad.
Descansar propicia un incremento de la productividad y de la concentración, al mismo tiempo que disminuye el bloqueo intelectual

mente de vacaciones

Si sabes descansar, tu rendimiento en el trabajo también será mejor, se contagiará. Estarás lleno de energía y optimismo para empezar con ganas. No obstante, ¿recuerdas cuando volvías a la rutina y tenías la sensación de estar agotado? Esto ocurre cuando no te has relajado de verdad. Obsesionarse con las vacaciones y querer hacer muchas cosas provoca que no sepamos sacarle el máximo partido. No lo planifiques todo, deja que todo fluya y, sobre todo, disfruta.

Si no malgastas tu tiempo cuando tienes cosas que hacer, ¿por qué si lo haces cuando mereces descansar? No aprovechas ese fin de semana o esas vacaciones que tanto esperabas. Quizás tus expectativas eran demasiado altas. Sin embargo, tu tiempo libre tiene un principio, pero también tiene un final.

Los beneficios de “perder el tiempo”

Los beneficios de “perder el tiempo”

Perder el tiempo se ha convertido en algo casi utópico y que en ocasiones, para muchas personas es causa de malestar. En un mundo… Ver más »

Imágenes cortesía de Kathrin Honesta

La entrada ¡Cerrado por vacaciones! Tu mente también necesita descansar aparece primero en La Mente es Maravillosa.

Deja un comentario