CATÁSTROFE NUCLEAR en el 2024 AC?

64522_164312910387897_721046193_n

a caída súbita de Sumer
El misterioso comienzo de la civilización en Sumer, hace casi seis mil años, estuvo acompañado por su igualmente repentina y misteriosa desaparición.
Las circunstancias que rodean esta desaparición son generalmente barridas por los libros de historia general. Nos dicen que esta magnífica civilización engendra un rival en el igualmente misterioso imperio acadio vecino, y que alrededor del año 2000 A.C., tanto los sumerios como los acadios desaparecieron sin ninguna razón en particular.
Se nos dice entonces que dos nuevas civilizaciones, los babilonios y los asirios, surgieron como de la nada para dominar Mesopotamia. Con esta enorme y excesiva simplificación, el asunto se deja reposar. Y sin embargo existe una masa de evidencia describiendo la caída de Sumer, ¿por qué no aparece esta evidencia en los libros de historia?
La respuesta es que la naturaleza del desastre final que afectó a los sumerios los desconcertó tanto como desconcierta a los estudiosos de hoy. La descripción de los sumerios del desastre es tan extraña que está convenientemente considerada como mitología y barrida a un lado. Es un hecho arqueológico, sin embargo, que la desaparición de Sumer llegó repentinamente. 
En 1985, Zecharia Sitchin presentó un escenario creíble para el uso de armas nucleares en el oeste de Sumer, en una fecha que coincidió con su misteriosa caída.
Nos ocuparemos de ese escenario en su momento, pero mientras tanto, vamos a examinar la alegación de Sitchin de que los sumerios fueron diezmados por la lluvia radiactiva nuclear. La evidencia está contenida en varios textos, conocidos como “lamentaciones” sobre la destrucción de varias ciudades sumerias.
Las siguientes traducciones han sido publicadas por el experto más destacado en Sumer, el profesor Samuel Kramer.
En la tierra [Sumer] cayó una calamidad, una desconocida para el hombre;
una que nunca se había visto antes,
uno que no podría ser soportada.
Una gran tormenta del cielo…
Una tormenta aniquiladora de la tierra…
Un viento maligno, como un torrente…
Una tormenta arrasadora unida por un calor abrasador…
De día se privó a la tierra del brillante sol, por la noche las estrellas no brillaban…
La gente, aterrorizada, casi no podía respirar;
el viento maligno les agarró, no les concedió otro día …
Las bocas estaban empapadas de sangre, las cabezas se revolvían en sangre…
El rostro se tornó pálido por el Viento Maligno.
Esto causó que las ciudades fueran desoladas, las casas se volvieron desoladas;
los establos se volvieron desolados, los redileas fueron vaciados …
Hizo que los ríos de Sumer fluyeran con agua que es amarga;
sus campos de cultivo crecieron con malas hierbas, sus pastos crecían plantas marchitas.
La naturaleza del desastre fue tal que hasta los Dioses eran impotentes para resistirla.
Una tablilla llamada El lamento de Uruk afirma:
Así, todos sus Dioses evacuaron Uruk, se mantuvieron alejado de ella, se escondieron en las montañas, escaparon a las distantes llanuras.
En otro texto, llamado El lamento de Eridu, Enki y su esposa Ninki también huyeron de su ciudad Eridu:
Ninki su gran dama, volando como un pájaro, dejó su ciudad… El Padre Enki se quedó fuera de la ciudad… Por el destino de su perjudicada ciudad lloró con amargas lágrimas.
Numerosas tablillas sumerias con lamentos han sido encontradas y traducidas en los últimos cien años, cubriendo Uruk, Eridu, Ur y Nippur.
Estas tablillas sugieren que todas las ciudades simultáneamente experimentaron el mismo fenómeno. Sin embargo, no hay ninguna mención de guerra – un tema en el que los cronistas sumerios estaban muy familiarizados. Por el contrario, el desastre no apareció como una destrucción sino como una desolación.
Un erudito, Thorkild Jacobsen, concluyó que Sumer no había sido golpeada por invasores, sino por “grave catástrofe “, que fue “realmente muy desconcertante”. Según se cita más arriba, lo que golpeó las ciudades sumerias fue un “mal viento” que llevó la muerte como un invisible “fantasma” que “nunca había sido visto antes”.
No es de extrañar que una lluvia radiactiva nuclear ha sido sugerida como la causa. ¿Cuáles son las alternativas? ¿Podría simplemente haber sido una enfermedad mortal sin precedentes?
Si bien esto debe permanecer como una posibilidad, las detalladas descripciones de los sumerios del agua haciéndose amarga, la gente con arcadas de sangre, y el efecto en animales como en humanos, sugiere que esto no fue cualquier tipo de enfermedad que conocemos hoy en día. Por otra parte, varios textos de lamentaciones, como el citado anteriormente, se refieren a una “tormenta” que acompañó al “fantasma” invisible.
Los que han experimentado la lluvia radioactiva invisible de una explosión nuclear seguramente no pudo encontrar mejores términos para describirlo. Vamos ahora a revisar la evidencia de esa explosión.
Sodoma y Gomorra
El relato bíblico de la destrucción de Sodoma y Gomorra con fuego y azufre, es familiar para la mayoría de nosotros.
Pero, ¿cuántos de nosotros lo tomamos literalmente? Al igual que muchos otros eventos importantes en la historia de la humanidad, la historia ha sido relegada al “mito” o al simbolismo religioso.
Sin embargo, el relato bíblico en Génesis 18-19 describe un acto premeditado, controlable por un Dios que no diferenciaba entre el pueblo y la vegetación de la llanura. Este fue un evento real, como lo demuestra la descripción de un denso humo levantándose de la tierra a la mañana siguiente.
Si aceptamos la historia de Sodoma y Gomorra como una cuenta de testigo presencial, se produjo una explosión tan poderosa que puede ser comparada con el uso de armas nucleares en Hiroshima y Nagasaki en 1945. Esta historia es tratada como un mito, porque nuestros paradigmas no permiten la existencia de armas nucleares hace cuatro mil años. También es tentador descartar la historia a causa de la referencia a la mujer de Lot, que se dio la vuelta y se convirtió en “estatua de sal”.
Sin embargo, no suena tan ridículo cuando nos enteramos de que varios estudios han sugerido que el término “sal” es un error de traducción. Si fuéramos capaces de leer una versión original sumeria del evento, nos encontraríamos con la palabra NIMUR, es decir, tanto sal como vapor.
Así, la mujer de Lot pudo haberse convertido en “un pilar de vapor”. Varios textos antiguos han sido ahora descubiertos, en paralelos con el relato bíblico, pero anteriores al mismo. Estas cuentas proporcionan detalles adicionales de fondo que hacen falta en el Antiguo Testamento.
Uno de los primeros textos sumerios claramente paralelo a la destrucción bíblica de las malvadas ciudades por fuego y azufre,
Señor, portador del Abrasador que quemó al adversario;
quien borró la tierra desobediente;
que marchitó la vida de los seguidores de la Palabra del Mal;
Que hizo llover piedras y fuego sobre los adversarios.
¿Quiénes eran los “adversarios desobedientes”, y qué era la “Viento Malvado” que siguió?
El significado completo del incidente Sodoma y Gomorra fue revelado en un estudio detallado por Zecharia Sitchinen en 1985. Los antecedentes de Sodoma y Gomorra fue una acalorada discusión sobre el derecho del dios Marduk de volver a su ciudad, Babilonia, y asumir la supremacía sobre los Dioses.
Mientras el padre de Marduk, Enki, defendió los derechos de su hijo primogénito, los otros Dioses se opusieron amargamente, por razones que se aclararán en su momento. Un Dios, llamado Erra se comprometió a utilizar fuerza contra Marduk.
Un texto largo conocido como la Epopeya de Erra describe lo que ocurrió después, cuando un furioso Erra salió del consejo de los Dioses con una desafiante promesa:
“Las tierras voy a destruir, en un basurero las convertiré, las ciudades agitaré, a la desolación los enviaré, las montañas aplastaré, sus animales haré desaparecer, los mares voy a agitar, aquello que abunda en ellos lo haré diezmar, las personas haré desaparecer, sus almas convertiré al vapor, ninguno será salvado…”
La Dioses, encerrados en disputa, le pidieron a Anu resolver el conflicto. Anu acordó el uso de siete poderosas armas para atacar a Marduk, pero Gibil, hermano de Marduk, le advirtió del plan de Erra:
“Esos siete, en la montaña permanecen, en una cavidad dentro de la tierra habitan.
Desde este lugar con una brillantez saldrán corriendo, desde la tierra al cielo, vestidos con terror”.
Un Dios llamado Ishum, que significa “Abrasador”, fue entonces nombrado para unirse a Erra en el Mundo Inferior (África) para reunir armas y entregarlas a sus objetivos.
Zecharia Sitchin ha identificado a este Dios como Ninurta. Como hijo de Enlil por su media hermana Ninharsag, Ninurta era el rival directo de Marduk, hijo de Enki.
En cuanto a Erra, no hay duda de que este Dios era Nergal, un Dios que fue referido a menudo en los textos antiguos como el “rey furioso”, “el violento” y deliberadamente “el que arde”, un Dios de la guerra y caza y un portador de la peste. Fue Erra/Nergal, el amargado y celoso hermano de Marduk, quien asumió el papel más agresivo, prometiendo destruir no sólo a Marduk y sus partidarios, sino también a su hijo Nabu.
Erra sugirió que las armas fueran usadas contra las ciudades de Sodoma y Gomorra, donde se cree que se escondían Marduk y su hijo Nabu, y, por razones que más tarde se harían en claro, contra el propio centro espacial de Sinaí:
“De ciudad en ciudad enviaré a un emisario [arma], el hijo, la semilla de su padre, no escapará, y su madre cesará su risa … Al lugar de los Dioses, acceso no podrá tener, el lugar desde donde los Grandes ascienden conmocionaré”.
Ninurta trató de calmar a Erra con palabras casi idénticas a las utilizadas por Abraham con Dios en el relato bíblico:
“Valiente Erra, tú, el justo destruirás junto con los injustos? ¿Destruirás a aquellos que han contra ti pecado junto con aquellos que en tu contra no han pecado? “
Después de haber acordado un plan, los Dioses entonces llevaron a cabo el devastador ataque, Ishum al centro espacial y Erra a Sodoma y Gomorra:
Ishum al Monte Más Supremo fijó su curso, y los impresionantes siete, sin paralelo, lo seguían atrás.
En el Monte del Más Supremo el héroe llegó, levantó su mano y el monte fue aplastado.
La llanura de la Montaña Más Suprema él entonces borró, en sus bosques no quedó ni un solo tronco de pie.
Entonces, emulando a Ishum, Erra siguió el Camino del Rey. Las ciudades remató, a la desolación las volcó
En las montañas causó la hambruna, sus animales hizo perecer.
Los “Textos Khedorlaomer” confirman los detalles de la Epopeya de Erra y resumen la destrucción:
Aquel que abrasa con fuego, y aquel del viento malvado, conjuntamente ejecutaron su maldad. Los dos hicieron huir a los Dioses, les hicieron huir del abrasador. Aquello que levantado y lanzado hacia Anu hicieron marchitar: su rostro hicieron desvanecerse, su lugar desolaron.
De acuerdo con la Epopeya de Erra, el ataque de Erra no solo destruyó las ciudades malvadas de Sodoma y Gomorra, sino que también creó el Mar Muerto como lo conocemos hoy en día:
Él buscó a través del mar, su integridad dividió. Aquello que vivía en él, incluso los cocodrilos, hizo marchitar, cuando el fuego quemó los animales, hizo que sus granos se volvieran polvo.
¿Vivieron cocodrilos alguna vez en el Mar Muerto? No es una coincidencia que nueve siglos antes Gilgamesh fue advertido de no dejar que su mano tocara las “aguas de la muerte”, ya que su barco se acercó a la orilla occidental del “Mar de las Aguas de la Muerte”.
En los tiempos modernos es conocido como el Mar Muerto por una razón diferente, debido a que su concentración de sal es tan alta que la vida marina no puede vivir en el.
Evidencia geográfica
¿Dónde tuvieron lugar los acontecimientos de Sodoma y Gomorra?
La Biblia claramente identifica el valle de Sidim con el Mar Salado, lo que sugiere que hubo una vez un valle donde ahora se encuentran las aguas.” Los libros modernos de referencia afirman que las ciudades destruidas estuvieron, de hecho, una vez situadas en la zona del Mar Muerto, sacando esta conclusión de los historiadores griegos y romanos, quienes manifestaron que el valle fue inundado después del evento.
No es coincidencia que el nombre de Gomorra llegó a significar “inmersión” en el idioma hebreo, ni que la Biblia se refiera al Mar Salado como el Mar Arabá, el último término significando en hebreo “seco o quemado”, y por lo tanto conmemorando el ataque. ¿Podrían estar todas estas fuentes en el error?
Más específicamente, los estudiosos localizan las ciudades malvadas en la parte sur del Mar Muerto, que hasta hoy es llamado “Mar de Lot”, conmemorando al hombre a quien se le permitió escapar del desastre. La Biblia ofrece una serie de nuevas pistas que señalan la localización exacta: referencias a sal, betún y alquitrán (brea), todo encaja en el sur del Mar Muerto. Primero, esta área sigue siendo, en algunos lugares, una plana ciénaga de sal.
Y Segundo, hasta la fecha, trozos de alquitrán todavía flotan en la superficie del Mar Muerto, que por esta razón fue llamado Lago Asfaltitas en la antigüedad. Además, la costa sur-este del Mar Muerto está de hecho “bien regada” y es rica en vegetación, de acuerdo con la descripción bíblica. ¿Qué evidencia física puede demostrar que una explosión nuclear ocurrió en el Mar Muerto en la antigüedad?
La geología del Mar Muerto es inusual. Está dividido en dos partes por una gran península llamada la Lisan (“la lengua”), que alcanza hasta dos millas de la costa occidental. Al norte de la Lisan, el Mar Muerto es de hasta 1,310 metros de profundidad, el punto más bajo sin salida al mar en la Tierra.
Hacia el sur, en total contraste, las aguas son poco profundas, de sólo tres a cuatro metros de profundidad. ¿Podría esta inusual característica geológica atribuirse a una explosión que penetró la Lisan original y causó que el previamente seco “valle de los campos” se sumergiera bajo el agua? Hasta el día de hoy, niveles anormales de radiactividad se encuentran en el agua de los manantiales alrededor de los bordes del extremo sur del Mar Muerto.
Un estudio confirmó que esta radiactividad era suficientemente alta como para “inducir esterilidad y aflicciones aliadas en los animales y los seres humanos que la absorben durante un número de años”. Otra prueba de una explosión está siendo revelada por el descenso del nivel del Mar Muerto, que en los últimos años se redujo de 1,280 pies a 1,340 pies bajo el nivel del mar.?
La contracción de su superficie ha expuesto extrañas fisuras, descritas por un observador como “fisuras de las rocas casi arquitectónicamente articuladas”. ¿Qué pasa con la alta concentración de sal, más de cinco veces el nivel normal? Esto es causado por la ausencia de cualquier corriente del Mar Muerto que no sea por evaporación.
Los 6,5 millones de toneladas de agua dulce que se vierten todos los días desde el río Jordán erosionan la sal natural del fondo del mar Muerto, que no se puede evaporar, lo que aumenta la concentración de sal. Pero aquí hay un hecho extraño. En octubre de 1993, se anunció que los científicos israelíes y alemanes intentarían tomar muestras de sedimentos de debajo del Mar Muerto, utilizando la última tecnología de perforación.
Los intentos anteriores habían fracasado debido a una capa muy dura de sal de roca, a unos pocos metros por debajo del fondo del mar! ¿Qué suceso no natural podría haber formado una costra de sal de roca tan dura que la tecnología moderna luchaba por penetrar?
Ahora vamos a ir al sur a una prueba aún más dramática de antiguas armas nucleares. Zecharia Sitchin ha señalado una enorme cicatriz geológica de la península de Sinaí, exactamente donde el centro espacial de la Dioses debía haber estado. Esta cicatriz es visible desde lo alto de la Tierra, que aparece como una misteriosa mancha blanca.
Fuente: Veritas Boss y FC

Deja un comentario