BENEFICIOS DE LA FITOTERAPIA

fuente argosenlared

Las plantas medicinales han sido utilizadas desde la antigüedad. El hombre aprendió de su experiencia y transmitió, de una generación a otra, el uso y el conocimiento de cuales son las plantas alimenticias, cuáles las tóxicas y cuales las medicinales. En la mayoría de ellas, en su estructura a base de hojas, tallos, y raíces, se podían encontrar numerosos principios medicamentosos.
La fitoterapia con base científica sustituye a la herboristería tradicional, basada en una experiencia no siempre rigurosa. La fitoterapia es, pues, la ciencia que estudia el tratamiento de las enfermedades por las plantas medicinales, basada en la investigación, estudio y experiencia clínica. Se ha dado el nombre actual de fitoterapia a una ciencia, o conocimiento médico, que se remonta a miles de años de antigüedad.
Las hierbas han constituido uno de los principales remedios curativos empleados desde la antigüedad por el hombre. Durante mucho tiempo los remedios naturales, y sobre todo las plantas medicinales, fueron el principal e único recurso de que disponía el medico.
Hoy día, a pesar de los avances imparables de la medicina química o convencional, la confianza en el poder curativo de las plantas no sólo no ha decaído, sino que esta viviendo un espectacular auge en la sociedad occidental. La fitoterapia puede convertirse en muchos casos en una alternativa limpia y sin efectos secundarios a determinados tratamientos farmacológicos para dolencias corrientes y no demasiado graves.
VENTAJAS DE LAS PLANTAS
Algunos puntos a favor del uso de las plantas medicinales y que, sin desmerecer los medicamentos convencionales, pueden ser tenidos en cuenta como argumentos para sopesar en determinadas situaciones que afecten a la salud:
*  Reparación global del organismo: las hierbas ejercen una acción global sobre el organismo más efectivo que los medicamentos a causa, básicamente, de la interacción entre sus diferentes principios activos.
*  Un mayor efecto preventivo: las hierbas tienden a estimular la acción de protección y regulación de las funciones defensivas del organismo, preparándolo contra el ataque de posibles agentes externos.
*  Menores efectos secundarios: probadas durante milenios, muchas veces el efecto de las hierbas medicinales puede ser más suave o progresivo que el obtenido con determinados medicamentos, con el aliciente de que conllevará escasos riesgos de efectos secundarios o secuelas.
*  Efecto más duradero: debido a su mejor tolerancia, los tratamientos con plantas medicinales por regla general pueden tomarse durante periodos largos.
*  Acción polivalente: a diferencia de los medicamentos, que son prescritos para una dolencia muy específica, las hierbas, a causa de sus múltiples propiedades, pueden actuar sobre diferentes dolencias al mismo tiempo.
*  Complemento seguro: las plantas, además, pueden servir de complemento a tratamientos con medicamentos convencionales.
COMO UTILIZAR LAS PLANTAS
El procedimiento más conocido es la infusión. Para ello debes echar agua hirviendo sobre la parte de la planta a utilizar, y dejar reposar unos minutos. Si deseas, puedes edulcorar con miel, sirope de manzana o azúcar. La infusión de poleo es aconsejada en caso de afecciones respiratorias. En algunos casos, las propiedades medicinales se encuentran en la planta fresca, que puedes consumir en una ensalada o extrayendo su zumo. Las hojas tiernas de diente de león y ortiga, que poseen buen sabor y son depurativas, son una buena opción.

La maceración se prepara dejando reposar la planta durante varias horas en agua fría o fresca. Este proceso se usa para extraer los principios que son inestables frente al calor. La maceración de zarzaparrilla es un buen remedio depurativo, pues estimula la limpieza del organismo.
En tanto que el extracto  es  un tipo de maceración en la que el líquido solvente es una mezcla de alcohol etílico y agua, que disuelta las sustancias activas contenidas en una planta medicinal. En otras palabras, es “el poder de una Planta Medicinal” transformado en “Medicamento”.
Para la decocción, debes hervir la planta a fuego lento, de 20 a 30 minutos, y luego dejar reposar. En general, se utilizan en cocción las partes más duras de la planta, como raíces, tallos y semillas. La cocción de corteza de abedul es usada como astringente y diurética, y la raíz de primavera se emplea contra la tos.oceso farmacológico– se obtiene como resultado de la evaporación de una maceración en agua o en una solución alcohólica. Se utiliza diluido, a razón de una cucharada de extracto por cada 200 ml de agua. El extracto de árnica es recomendado para las contusiones.
La tintura se obtiene dejando durante unos días la planta, fresca o seca, en maceración en un alcohol destilado. Las tinturas se utilizan para obtener una reacción más rápida a la acción de la planta. La tintura de tomillo es un buen remedio para las afecciones de la piel, y las fricciones con esta curan tiña, sarna, piojos, pie de atleta y otras infecciones.

También existen otras formas de usar las infusiones y cocciones. Puedes utilizar la infusión, la cocción o la tintura diluida de una planta para hacer gárgaras y enjuague e incluso para baños terapéuticos, como los de asiento y el baño genital. Para las gárgaras, se usan plantas astringentes para afecciones de amígdalas y garganta. La malva o el tomillo actúan sobre las vías respiratorias y ejercen una acción desinfectante. Los enjuagues se utilizan para las afecciones de la boca, como el dolor de muela. La salvia, por ejemplo, alivia la inflamación de las encías y elimina el mal aliento.

Deja un comentario