+9 Consejos para superar la ansiedad

La ansiedad se define como una respuesta que tenemos los individuos frente a diferentes tipos de estímulos que pueden ser tanto internos como externos. Sin embargo, esta respuesta es de anticipación y normalmente involuntaria. Cuando esta ocurre, se desencadenan síntomas o señales que suelen ser bastante desagradables.

Una explicación mucho más sencilla, es que se trata de una emoción. Esta la percibimos en situaciones de riesgo que pueden ser reales o estar en la mente de la persona, es decir, en su imaginación. A pesar de lo molesta que pueda ser, esta emoción ha sido uno de los pilares fundamentales de la supervivencia de los seres humanos en distintos ámbitos.

Existen dos tipos de ansiedad, la natural o normal y la patológica. Donde la primera se caracteriza por adaptarse a la situación, de manera que la persona pueda hallar una solución correcta para el problema o inconveniente que presente; mientras que la patológica es aquella que no permite al individuo adaptarse al estímulo, trayendo consigo efectos negativos como problemas en el rendimiento diario, desmotivación, entre otros.

Los mejores consejos para superar la ansiedad efectivamente

Los profesionales en el área indican que para aprender a superar o controlar la ansiedad, es necesario entender primero cómo funciona. Por ello se explicó anteriormente su definición, pero también es importante conocer otros aspectos como los que mostraremos a continuación.

Busca y reconoce la fuente que genera la ansiedad

Es importante conocer cuál es la fuente de la ansiedad, es decir, qué es lo que la genera. Debido a lo generalizada que puede ser esta emoción, cada individuo puede tener diferentes motivos por los que presenta ansiedad; de manera que tendrás que hallarlo por ti mismo. Entre las situaciones más comunes se puede deber a algún tipo de fobia, como la social, el exceso de carga en el trabajo o responsabilidades, entre otros.

¿Existe una solución para lo que te preocupa?

A veces tenemos el grave problema de que nos afectan ciertas situaciones que realmente no podemos controlar o resolver; por lo que es muy importante reconocer si existe alguna solución para el problema. De esa forma, en caso de haberla podrás centrarte en conseguirla; mientras que si no, entonces no deberías estar preocupándote por ello.

Un problema que puede tener solución es cuando tenemos un exceso de carga en el trabajo. Seguramente se puede solucionar hablándolo con tu jefe o tratar de dividir el trabajo; al igual que el problema puede ser tu organización, por lo que podrías adquirir hábitos para distribuir mejor tu tiempo y así superar la ansiedad que te impide avanzar.

Por el contrario, un problema que no tiene solución es cuando sabemos que falta poco para que se termine el plazo del contrato donde estamos trabajando. En vez de dejarte consumir por la ansiedad, entonces busca otro trabajo. Pero obviamente preocuparte por lo principal es innecesario, ya que no hay forma de evitarlo.

 ¿Qué es lo peor que puede pasar?

Debido a que la ansiedad es algo que está en la mente de las personas, una buena idea es pensar en el peor escenario posible con respecto a aquello que te preocupa. ¿Realmente es tan grave y el mundo terminará? Lo más seguro es que no; por lo que superar la ansiedad no es tan difícil.

Es increíble cómo la mente puede jugar con nosotros. Sin embargo, si piensas el problema ya generado, entonces te darás cuenta de que no es el fin del mundo; más bien tendrás la posibilidad de ver las alternativas que tienes una vez llegue el momento.

Debes aprender a aceptar tu situación

En muchas ocasiones solemos negar que estemos atravesando por dicho problema, algo que genera más emociones negativas. Por ese motivo deberás aceptar la situación; así podrás batallar y controlar la ansiedad de una manera más efectiva.

Recomendaciones para evitar y controlar la ansiedad

Si tienes en cuenta los consejos mencionados anteriormente, de seguro lograrás evitar o controlar la ansiedad de la mejor manera posible. Sin embargo, también queremos dar a conocer algunas recomendaciones que pueden serte de utilidad.

Superar la ansiedad con ayuda del positivismo

Las personas con problemas de ansiedad suelen ser negativas la mayoría del tiempo, por lo que al ver todo desde un lado donde las cosas saldrán mal, entonces se genera la ansiedad. Por ello se recomienda encarecidamente que dichos individuos se centren en pensamientos positivos, para de esa manera encontrar las mejores opciones y alternativas para resolver cualquier problema o aceptarlo en caso de que no exista una solución adecuada.

Por lo tanto, las personas negativas y ansiosas simplemente se encuentran en un círculo vicioso. La negatividad les genera ansiedad y al estar ansiosos piensan negativamente; siendo así una bola de nieve que se va formando hasta que el individuo no soporta la carga.

Piensa que si el contrato con tu empresa terminará, posiblemente es la oportunidad que estabas esperando de conseguir un empleo con mejor sueldo, emprender aquella idea que habías tenido o lo que sea. Pero si te sienas de brazos cruzados a preocuparte, lo que harás es hundirte tú mismo.

La idea es básicamente no prestarle tanta atención a los problemas que te rodean, pero no huir de ellos; ya que has comprobado que tienen solución y estás centrado en conseguir tus objetivos, o no la tienen y no debes dejarte dominar por la situación. Eso significa que pudiste superar la ansiedad.

Intenta encontrar el punto intermedio en la vida

En muchas ocasiones pensamos que las situaciones son buenas o malas, pues es el concepto con el que nos han criado a la mayoría. Las personas ansiosas siempre ven todo del lado malo; mientras que algunos de los que intentan ser positivos, se entristecen cuando no todo fue perfecto.

La vida tiene sus puntos intermedios. Desde el punto de vista de bueno, malo e intermedio, podríamos considerar:

  • Malo: quedarte sin empleo y las facturas acumulándose (no sucedió)
  • Bueno: conseguir un mejor empleo o evitar la finalización del contrato (no es posible).
  • Intermedio: conseguiste un empleo similar.

Tal vez te has quedado sin trabajo, pero has encontrado uno con el que poder mantenerte mientras atraviesas la situación; por lo que a pesar de no ser algo “muy bueno”, tampoco es lo “peor” que pudo haber pasado. Así que agradece esos puntos intermedios, pues muchas veces estarás en una situación similar. Aunque, depende de ti si conformarte con ello o seguir adelante hasta lograr tus objetivos.

No hagas conclusiones antes de tiempo

La mayoría de personas que no pueden superar la ansiedad o que están buscando cómo hacerlo, suelen hacer conclusiones antes de tiempo. Además, estas conclusiones siempre están llenas de negativismo, ya que como hemos visto a lo largo del artículo, las personas ansiosas siempre esperan lo peor.

Las conclusiones de este estilo es cuando pensamos que como tenemos miedo de salir en una conferencia a hablar en público, entonces todo irá mal, se burlarán de nosotros y posiblemente nos despidan del trabajo; o también puede que digamos “me quedaré callado y apenado, por lo que tendré que bajarme del escenario”.

Simplemente son conclusiones apresuradas y vista desde un punto negativo; por lo que debes aprender a controlar la ansiedad para que eso no ocurra. Tal vez gracias a tu dominio del tema (razón por la que estás allí), puedes hablar de forma fluida tras unos minutos de ver como el público se ha interesado por lo que tienes que decir.

El hecho es que evita concluir o más bien, precipitarte a hacerlo antes de que la situación suceda. Sí, está bien saber que las cosas pueden salir mal, pero, ¿y si salen bien? Recuerda que la vida siempre es así. Si te estancas en sólo seguir aquello que te brinde la máxima seguridad, entonces vivirás en una burbuja de cristal toda tu vida.

Controlar tus emociones te permitirá evitar la ansiedad

Los individuos afectados por este trastorno también suelen tener problemas para controlar sus emociones; ya que piensan con ellas en vez de usar el raciocinio. Cuando esto ocurre, obviamente no pueden superar la situación, adaptarse o hallar una solución al problema.

Por ejemplo, una persona que se quedó sin trabajo está ansiosa porque se le está acabando el dinero y las facturas se están cumulando. Si le ofrecen un trabajo que no le agrade, lo aceptará si piensa racionalmente (al menos mientras está buscando algo mejor); mientras que si se deja guiar por las emociones, dirá que no le gusta, le frustra o le da vergüenza que las personas lo vean trabajando allí.

Evita asociar los problemas a ti mismo

Millones de veces los profesionales han escuchado decir a las personas que sufren de ansiedad que sus problemas están relacionados a ellos. Esto es algo bastante común, pero a su vez, fuera de la realidad. Para explicarlo de una manera más entendible, un ejemplo podría ser:

  • La persona que se quedó sin trabajo, puede pensar que el motivo es porque el dueño del negocio le parece que hace un mal trabajo o no le cae bien.
  • Alguien que está buscando dónde trabajar, puede pensar que no consigue porque lo han criticado en la comunidad debido a su mal desempeño en el trabajo anterior.

En ambos casos, la situación puede ser completamente diferente. En el primero, tal vez el dueño está reestructurando la empresa debido a problemas económicos; mientras que el segundo no ha ido a suficientes lugares y debido a la crisis, la búsqueda de trabajo es complicada.

Aunque pueden existir casos personales, te aseguro que la mayoría de los que generan ansiedad no lo son; por lo que intenta no ser parte de los individuos que poseen este tipo de pensamientos, si es que realmente quieres superar la ansiedad.

Deja un comentario