11 Mitos que crees cuando regresas con tu ex

Pareja 2

11 Mitos que crees cuando regresas con tu ex

Muchas personas en algún momento de sus vidas han intentado reanudar la relación que por una u otra razón ya había quedado en el pasado. Sin duda, a veces existen motivos contundentes para regresar con tu ex y vale la pena hacerlo. Pero en la mayoría de casos, al cabo de un tiempo notas que las razones para volver a empezar no fueron nada más que un mito.

Acá están los 11 pretextos que sueles usar en estas situaciones sin darte cuenta, y que solo son engaños.

1. Esta vez todo será diferente

© warnerbros

El mundo no se detiene, por lo tanto, claro que todo será diferente. Solo que existe una gran probabilidad de que sea peor de lo que era antes. De acuerdo con las investigaciones, después de volver a empezar, las personas prestan menos atención a los lados positivos de su relación y se enfocan más en los puntos negativos, mientras que muy de vez en cuando intentan corregir las cosas y no se esfuerzan en el proceso. Y también adoran recordar los rencores del pasado.

2. Ha cambiado drásticamente

© universalstudios

Las personas no cambian. Más bien, no cambian tan rápidamente y solo porque sí. Para librarse incluso del hábito más inofensivo, se requiere un deseo sincero y fuerte, una motivación, un gran trabajo interior y tiempo. Por eso, responde honestamente esta pregunta: ¿tu ex ha tenido todo esto para cambiar?

3. Nadie me conoce tan bien como mi ex

© gaumont

Sí, es verdad. Pasaste mucho tiempo a su lado y es normal cuando tu ex pareja sabe que odias la cebolla frita y que, de todas las bebidas, prefieres el jugo de uvas, es decir, vino. Sin embargo, esto no es ningún argumento para reanimar la relación, porque incluso el detalle de que se conocen a la perfección no ha podido evitar la separación. O tal vez esto fue lo que provocó la separación porque en cualquier relación siempre debe existir algún misterio.

4. Todos alrededor son unos idiotas y es poco probable que encuentre a alguien mejor que él

© foxmovies

Observando cómo tu nuevo amigo se baña en una piscina infantil, recordarás cómo tu ex nadaba como un pez. También conducía con más calma, y sus bromas eran más divertidas. Es como el síndrome del pasto que es más verde en el patio de tu vecino. Sí, tal vez tu ex de verdad nadaba mejor, pero tu nuevo amigo plancha sus camisas a la perfección y no soporta los videojuegos. Solo que no queremos notarlo porque una nueva relación significa salir de la zona de confort, y no queremos pasar por otro estrés.

5. No es perfecto, pero es mío

© enjoy-movies

El cerebro humano es más sensible a las pérdidas que a las ganancias, por lo tanto, para muchas personas es más importante evitar pagar una multa de 100 dólares que ganar en la lotería la misma cantidad. Aunque, en sí, ambas situaciones son igual de importantes para nuestro presupuesto porque en ambos casos en nuestra cartera aparecen los 100 dólares.

Lo mismo sucede con las relaciones. Sin embargo, hazte esta pregunta: ¿qué es mejor, conocer a la persona con la que vivirías el resto de tu vida dentro de uno, dos o incluso cinco años o aguantar toda la vida a la persona que “no es perfecta pero es tuya”?

6. No tengo tiempo para tener citas con otros. Las páginas web tampoco son una opción

© paramount

Si el resultado final de una cita no son los votos matrimoniales, no quiere decir que la cita pasó mal. La vida no solo se trata de bodas. Conocer a una persona nueva es una oportunidad de conocer un poco más del mundo, lo cual es bastante interesante. Tampoco menosprecies el Internet. Por ejemplo, en Estados Unidos alrededor del 17% de los matrimonios del año pasado fueron contraídos por personas que se conocieron en páginas de citas.

7. Seamos amigos y luego veremos qué pasa

© leopolis

La amistad entre los ex, por lo general, tiene una calidad por debajo del promedio. Estas relaciones no tienen muchas emociones, ni confianza y, en realidad, solo son un interés mercantil bien disimulado de uno de los dos. Otro detalle: querer ser amigo de tu ex puede ser señal de un transtorno psicológico.

8. Bebieron un poco y se dieron un beso. Pero podrían regresar a casa juntos

© universalpictures

En la mayoría de los casos así sucede. Después de la separación, el 43% de las mujeres y el 47% de los hombres duermen con sus ex. Por lo tanto, si te despertaste al lado de él otra vez, solo recuerda que tu caso no es único y no es un motivo para volver a empezar. Simplemente haz todo lo posible para que esto no se convierta en un patrón porque el sexo regular con tu ex es un freno enorme en el camino hacia un mejor futuro.

9. Las personas perfectas no existen

© warnerbros

Es cierto, nadie es perfecto. Pero nadie tampoco necesita a los perfectos. No se trata de perfección sino de que tú y tu pareja deben ser compatibles y complementarse uno al otro.

Así que el error es confundir las imperfecciones con las incompatibilidades. Tu ex no era compatible contigo. Acéptalo y sigue con tu vida.

10. Mi ex no me deja en paz

© warnerbros

A veces sucede que después de terminar una relación, tu ex empieza a mostrar la actividad que jamás había mostrado antes. Llamadas telefónicas, mensajes de texto, comentarios en las redes sociales y, a veces, visitas inesperadas. “Me quiere”, piensas tú. Te quiere y no te puede olvidar. Desafortunadamente, en la mayoría de los casos, no es señal de un gran amor sino la necesidad de tener un control total y verificar si aún sigues enganchado.

11. Tal vez estoy exagerando

© uphe

Puede ser que sí. Si el motivo de la separación fue familiar, el trabajo u otras razones exteriores, a veces vale la pena reconsiderar la decisión y “borrón y cuenta nueva” puede resultar en algo bueno. Las probabilidades aumentan si es la primera separación y tienes muchas cosas en común con tu pareja. Sin embargo, en la mayoría de casos los motivos de la separación son circunstancias mucho más serias, por ejemplo, infidelidad. Y no es ninguna exageración sino un motivo contundente para terminar una relación.

Foto de portada warnerbros

Vía: Genial

Deja un comentario