10 consejos para romper con tu pareja y dejar la relación

Todo en este mundo puede cambiar de repente, y las relaciones no son diferentes en este sentido. Para ayudaros en estos momentos tan difíciles, hemos preparado un listado con 10 consejos para romper con tu pareja, de manera que lo hagáis de la forma más digna posible y sin hacer daño a la otra persona.

10 consejos para romper con tu pareja y dejar la relación

Observa que no se trate de un problema con solución

Uno de los principales problemas a día de hoy es el hecho de que la gente ha adoptado un comportamiento mucho más individualista, y eso les hace incapaces de adaptarse a las necesidades o características de otras personas. En esencia, en la sociedad actual estamos perdiendo nuestra capacidad de adaptación, algo que, sin darnos cuenta, nos está perjudicando y mucho.

A partir de esto, muchas parejas se pueden querer, pero sólo exigen tiempo para uno mismo sin pensar en el tiempo que deben dedicar al otro, de manera que el egoísmo y el individualismo es lo que al final acaba por romper esas parejas que, de otra manera, hubiesen tenido mucho futuro.

Este es otro aspecto que debemos valorar, porque si amamos a nuestra pareja y el problema real es este, quizás ambos podamos solucionarlo siempre y cuando seamos sinceros con nosotros mismos y sepamos enfocar bien el problema real.

Si lo hemos intentado (no sólo por parte de uno, sino por parte de los dos) y no ha funcionado, entonces ya no nos quedará otra que cortar con nuestra pareja por mucho que la amemos y por mucho que nos duela.

Otra de las razones habituales son los celos, uno de los enemigos más mortales de la pareja. En ese caso siempre podemos buscar consejos para dejar de ser celoso o celosa, de manera que siempre existe una pequeña posibilidad de que lo solucionemos, pero claro, es importante que ambos pongamos de nuestra parte, seamos sinceros y sobre todo hagamos un esfuerzo para conseguir nuestro objetivo.

Toma una decisión definitiva

Si pese a todos los intentos no ha habido forma de solucionar los problemas y queremos seguir adelante, será imprescindible que estemos totalmente convencidos de lo que vamos a hacer y no nos echaremos atrás, para lo cual hay que analizarlo todo adecuadamente..

Absolutamente todas las parejas pasan por buenas y malas rachas, y seguramente ahora os encontraréis en una de las malas, razón por la cual es posible que os estéis planteando hacer borrón y cuenta nueva para empezar desde cero con una nueva vida, pero lo cierto es que estamos tomando la decisión en caliente. Es decir, debemos estar totalmente convencidos de que realmente queremos acabar con la relación, ya que a menudo podemos ver casos en los que la pareja corta y al poco tiempo se arrepiente de haberlo hecho.

Cuando esto ocurre, lo mismo podemos volver de nuevo, pero lo más habitual es que ya no haya marcha atrás y tengamos que conformarnos con la decisión que tomamos en su día y perdamos a la persona querida.

Por ello, lo primero que deberemos hacer es serenarnos y tomar la decisión en frío para estar seguros de que es la más correcta y que más nos beneficiará a los dos en el futuro.

Sé sincero y cuenta las razones reales de la ruptura

El segundo consejo que os damos es que seáis sinceros en la ruptura, de manera que no quedemos como hipócritas si la otra persona ya sabe algo acerca de nuestras verdaderas razones para cortar.

Es importante que tengamos claro que en su día esa persona ha significado mucho para nosotros, y muy posiblemente todavía siga significando algo más, pero por desgracia, en ocasiones tenemos que tomar decisiones adecuadas para evitar mayores daños en el futuro. Por esa razón, tu pareja merece sinceridad y saber la verdadera razón por la que queremos cortar, ya que de lo contrario se dará cuenta de que estamos mintiendo, además de que le haremos mucho más daño, puesto que lo más habitual es que pase a autoculparse de la situación, por lo que no debemos dejar que esto ocurra.

Ya no es el momento de discutir

Eso sí, es importante que midamos muy bien nuestras palabras, ya que no es el momento de culpar a nadie de la situación, es decir, no estamos en el momento de la negociación, puesto que hemos tomado una decisión y no vamos a echarnos atrás.

10 consejos para romper con tu pareja y dejar la relación

Por ejemplo, la mayor parte de las veces, los problemas de pareja nacen a partir de las diferencias y la incapacidad de adaptarnos el uno al otro, de manera que uno siempre tiene la sensación de que el culpable es el otro, pero en este momento ya no vale la pena intentar averiguar nada, sino que seremos sinceros del tipo:

Discutimos muy a menudo, y nuestra incapacidad de entendernos mutuamente nos está haciendo mucho daño a los dos

Pero no caeremos en la búsqueda de culpa:

Lo he intentado muchas veces, pero nunca me escuchas y no te preocupan mis sentimientos”.

En definitiva, lo tenemos que orientar de una forma general, como un problema de pareja en el que no importa de dónde nace la culpa, y así conseguiremos, por una parte evitar la discusión, y por otra conseguiremos ser sinceros pero no hirientes, permitiendo a la otra persona que haga sus valoraciones por su cuenta y sin entrar a debatir.

Prepara un discurso corto

Otro de los consejos para romper con tu pareja que os damos es precisamente que seáis breves en cuanto a la conversación, incluso aunque la otra persona se preste a hablar. Debemos recordar que ya hemos tomado la decisión definitiva, por lo que simplemente la vamos a comunicar, no es nuestra intención la de negociar nuevas condiciones.

Aunque no lo parezca, hacer que la conversación sea corta nos va a ayudar a los dos, pero además va a impedir que la situación se caliente y acabemos discutiendo y echándonos las cosas a la cabeza.

Eso sí, debemos tener claro que durante la situación vamos a ver cómo nuestra pareja se enfada o llora, por lo que deberemos estar preparados. Sin embargo, al hacer el proceso corto, nos podemos ahorrar mucho sufrimiento.

Mucho cuidado con las falsas esperanzas

Otro de los errores habituales al cortar una relación es precisamente el recurso de las esperanzas.

Ya sea porque queremos salir de esa situación que no es para nada agradable para nosotros (ni para la otra persona), o porque con ello pensamos que vamos a conseguir mitigar el dolor de la otra parte y así aliviar un poco la tensión, en ocasiones recurrimos a ese detalle que da esperanza de que quizás en el futuro podremos volver a estar juntos, pero aquí estamos ya incumpliendo una de las normas de las que hablábamos antes, que no es ni más ni menos que la sinceridad.

Esas falsas esperanzas no sólo van a suponer una prolongación del dolor para la que era nuestra pareja, sino que también será una sensación de vacío que le hará sentirse mucho peor porque, no sólo nos ha perdido, sino que tampoco nos ha conseguido recuperar.

A su vez, esa esperanza también supone que habrá contacto más adelante, lo que se traduce en que para nosotros también significará prolongar el dolor, además de que estaremos limitados a la hora de tomar nuevas decisiones en relación con nuestra vida sentimental, ya que, si esa persona piensa que estamos a la espera de solucionar el problema, no haríamos más que crear dolor si seguimos nuestra vida manteniendo esas esperanzas falsas.

Prepara el sitio y el momento adecuado

También os recomendamos que preparéis un sitio adecuado para cortar la relación. Quizás esto no parezca demasiado importante, pero lo cierto es que tiene más importancia de lo que parece y por varias razones.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que lo más probable es que se monte un drama por la situación, razón por la cual deberemos estar en un lugar neutro donde nos sintamos relajados. Tampoco es recomendable irnos a una zona muy apartada, sobre todo porque de esa forma estimulamos que el drama pueda ser mucho más intenso. Sin embargo, estando rodeados, lo más habitual es que nos ayude a contener la situación, pero evidentemente vamos a evitar estar en algún sitio habitual para nosotros, ya sea porque nos traiga recuerdos o porque pueda haber gente en la zona que nos conozca y, por tanto, el proceso de cortar sea más complicado.

Por otra parte también vamos a elegir un momento en el que tanto nosotros como la otra persona estemos bien emocionalmente, o todo lo bien que podamos, ya que de esta forma evitaremos que un golpe como la ruptura pueda suponer un mazazo más fuerte y que nos hunda más de la cuenta.

Finalmente, a la hora de elegir el momento para cortar, también vamos a necesitar que cada uno salga de allí por su lado, es decir, no deberemos ir ambos en el mismo coche, ya que si no después tendríamos que volver juntos, y eso estropearía la situación.

Y si vivimos juntos, lo ideal es que para esa misma noche tengamos ya pensado algún sitio en el que descansar en lugar de en casa, ya que de lo contrario la intensidad sería mayor. Eso sí, si estamos casados, evidentemente deberemos consultar antes con un abogado para no hacer cosas que después se puedan malinterpretar en un juicio como por ejemplo el hecho de ser acusados de haber abandonado el hogar.

Pero si no hay hijos de por medio ni obligaciones legales, lo mejor es cortar por lo sano rápidamente.

No olvides lo que representa para ti

Aunque lo hemos ido dejando claro a lo largo de los puntos anteriores, no está de más repetir que esa persona con la que vamos a cortar, en un momento significó mucho para nosotros, por lo que debemos pensar en sus sentimientos y hacerlo todo de la forma más suave posible, y por supuesto sin acusaciones y sin discusiones.

10 consejos para romper con tu pareja y dejar la relación

Eso sí, debemos tener muy clara nuestra decisión, y no deberemos dejar que los sentimientos nos hagan volvernos atrás, pero eso no está reñido con tener tacto en ese instante. Y por supuesto os volvemos a recordar que lo mejor en estos casos es preparar un discurso breve y conciso, evitando así dar pie a discusiones.

Si es necesario, una vez lo finalicemos utilizaremos una excusa para marcharnos.

Cuidado con las nuevas relaciones

Al terminar una relación, habitualmente nos proponemos empezar otra, de manera que utilizamos esa conocida frase de “un clavo saca otro clavo”, lo cual puede ser bastante cierto porque, no lo olvidemos, cuando una pareja se rompe, el sufrimiento está en ambas partes, y en nuestro caso somos los que hemos tomado la decisión, pero eso no significa que no nos haya dolido la situación.

Por esa razón deberemos hacer todo lo posible por recuperarnos, pero cuidado, muchas veces aquí buscamos algún sustitutivo a modo de nueva relación pero nos puede más la necesidad de encontrar esa persona sustituta que realmente salir de las malas relaciones, por lo que podemos acabar metiéndonos en un lugar peor del que salimos.

En estos casos siempre es recomendable pasar un tiempo sin pareja, de manera que volvamos a contactar con nosotros mismos y con nuestras necesidades, consiguiendo así conocernos un poco mejor y utilizando lo aprendido para evitar cometer los mismos errores en la próxima relación.

Una buena idea sería la de dedicar un tiempo a hacer todas aquellas cosas que habíamos dejado aparcadas por estar con esa persona, volviendo de nuevo a ver a aquellas personas que quizás hayan quedado fuera de nuestro grupo actual, de manera que recargaremos las pilas y nos daremos cuenta de que hay cosas a las que se puede renunciar por una pareja, y otras a las que no hay que renunciar en absoluto.

El amor, como todo en esta vida, es algo que se debe aprender, ya que nadie nace sabiendo llevar adelante una relación. Pero si sabemos escuchar los consejos que nos da la vida y sobre todo nos dedicamos un tiempo a nosotros mismos, analizamos todo lo que nos ha ido ocurriendo con el paso de los años e intentamos conocernos mejor, podéis estar seguros de que tendréis muchas más posibilidades de ser felices el día de mañana.

Comparte estos consejos para romper con tu pareja

Y por supuesto os animamos a que compartáis estos consejos para romper con tu pareja y ayudéis a esos amigos que se ven obligados a pasar por este proceso pero no saben realmente cómo afrontarlo.

No olvidéis que vosotros sois las únicas personas a las que tendréis que aguantar durante el resto de vuestras vidas, por lo que es importante que toméis siempre aquellas decisiones que os ayuden a mirar al frente y eviten la aparición de problemas, y aunque no queremos decir con esto que el resto de las personas que nos rodean sean prescindibles, en realidad hay que hacer una selección correcta y quedarnos tan sólo con aquellos que realmente nos aportan un beneficio, pero eso sí, sin depender nunca de ellos emocionalmente, ya que, por cualquier razón es posible que en el futuro no estén ahí, y perderlos se convertiría en un problema y un dolor innecesario para nosotros cuando la persona que siempre estará a nuestro lado es ni más ni menos que nosotros mismos.

Deja un comentario