ūüĆ≥ LA LEYENDA DEL FLAMBOYANT O ACACIA, EL √ĀRBOL DEL FUEGO


Delonix regia, popularmente conocida como malinche, ponciana framboy√°n, flamboy√°n, flamboyant o acacia (en Venezuela) es una especie de la familia de las fab√°ceas.


Es uno de los √°rboles m√°s coloridos del mundo por sus flores rojas, anaranjadas, un tono lila y un follaje verde brillante.


Este √°rbol alcanza una altura media de unos 8 metros, aunque puede llegar hasta los 12 m. Su follaje es denso y muy extendido, en zonas con temporadas secas muy marcadas pierde las hojas, sin embargo, en condiciones menos rigurosas es perennifolio.

Es originario de la selva seca caducifolia de Madagascar, en donde está en peligro de extinción. No obstante, sus semejantes cultivados y naturalizados se extienden por varias partes del mundo. Requiere de clima tropical o parecido al tropical para sobrevivir, aunque puede tolerar la sequía y la salinidad.



Este árbol brindó a muchos escritores la magia inspiradora de quizás describir ese calorcito fresco y exquisito que tanto el árbol como nuestra Isla del Encanto brinda, entre estos escritores se encuentran José Agustín Balseiro quien escribió un soneto y parte de él recita:
“Sensual antorcha que calienta y brilla
de violencia llanuras y monta√Īas;
fuente de sangre, airón de maravilla,
cuaja ardor de verano en tus entra√Īas.

La flor de fuego en tu corona humilla
la luz caribe en que tu copa ba√Īas,
y el paisaje antillano se arrodilla
a tu lumbre, hecho de miel, entre las ca√Īas‚ÄĚ.


Flamboy√°n de mis recuerdos
En aquel viejo camino
que dos hileras bordean
de esa explosión rojo sangre
salpicado con follaje.
Oriundo de Madagascar
es mi flamboy√°n embajador
de c√°lidas tierras caribe√Īas,
hermoso aspecto de parasol.
Sus flores como doncellas
danzan al son de la brisa
así brindando a la vista
espect√°culo sin igual.
D√° sombra para descanso
del campesino cansado,
perfecto modelo al pintor
que recoge sus colores.
Hay uno en particular, que
un día cualquiera tallaste
mi nombre enlazado al tuyo,
en su erguido y viejo tronco.
A este lugar, siempre regreso
para evocar esos tiempos
en que me robaste un beso
a la sombra de un flamboy√°n.

LA LEYENDA DEL FLAMBOYANT

LEYENDA BRASILE√ĎA


“En el silencio del bosque se o√≠a una voz llorar, amargada. Era un √°rbol que lloraba tristemente por no tener flores. Tup√£ le escuch√≥, y condolido por tanta angustia decidi√≥ cambiar la suerte del pobre √°rbol. Y sentenci√≥: Que los rayos de fuego del sol ardiente transformen las verdes ramas en millares de flores apasionadas. E inmediatamente eso ocurri√≥. El ramaje de los grandes arboles del bosque se apartaron y el sol iluminando el √°rbol que lloraba, realiz√≥ el milagro; la copa verde del flamboyant se transform√≥ en un bonito ramillete de flores rojas fulgurantes”. Soy Enrique Cesario.



LA LEYENDA DEL FLAMBOYANT

Deja un comentario